Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en 'Food Chemistry'

El análisis mineral de la miel de Granada avala su autenticidad

Las mieles de una misma zona geográfica, aunque procedan de plantas distintas, se puden diferenciar por su contenido en cinco elementos: calcio, sodio, potasio, magnesio y cinc. Así lo han comprobado investigadores de la UNED al analizar la miel de Granada, catalogada con la 'denominación de origen protegida'.

Existen diferencias entre las mieles de una misma especie botánica procedente de distintas áreas. Imagen: Dino Giordano.

“Hay múltiples métodos que se están utilizando para intentar evitar fraudes en el etiquetado”, afirma Alejandrina Gallego, investigadora del departamento de Ciencias Analíticas de la facultad de Ciencias de la UNED.

Gallego, junto a un equipo de científicos de la universidad, ha analizado el contenido metálico (de calcio, sodio, potasio, magnesio y cinc) de los siete principales tipos de mieles de Granada, en función de su origen botánico: azahar, castaño, romero, tomillo, aguacate, multifloral y de la sierra.

El estudio, publicado en la revista Food Chemistry, revela que las mieles de distinto origen botánico y el mismo origen geográfico -en este caso, Granada- se pueden diferenciar en función de solo cinco metales. La miel de Granada, por sus características específicas y su calidad, ostenta desde 2005 la 'denominación de origen protegida' (DOP), una categoría con la que la UE garantiza la calidad y procedencia de determinados alimentos.

Los investigadores también han detectado que existen diferencias entre las mieles de una misma especie botánica procedente de distintas áreas. “Según nuestros análisis estadísticos, existen diferencias significativas en su contenido metálico, principalmente en los niveles de calcio y potasio”, indica Gallego. Esto se debe, fundamentalmente, a los suelos y a los factores climatológicos. Como de una región a otra son muy diferentes, aportan distintas características a las plantas de las que se obtiene la miel.

Más ágil y económico

Caracterizar estos fluidos según su contenido mineral, con solo cinco mentales, supone un paso adelante respecto a otros estudios realizados. “El método tradicional para autenticar las mieles, según su origen botánico, es la inspección microscópica del contenido de granos de polen”, explica la investigadora. “Este análisis cuesta unos 40 euros y necesita personal muy especializado”, añade.

Con métodos analíticos como el usado en este trabajo, la identificación de las mieles se agiliza y abarata. Sin embargo, su aplicación en la industria alimentaria es aún hoy muy incipiente. “Es un campo de investigación en auge pero su uso en la producción artesanal de la miel está por definir”, puntualiza Gallego.

Además de emplearse como un edulcorante natural, la miel es un alimento energético con propiedades nutricionales, antibióticas y fungicidas. Estas características dependen tanto de las especies botánicas de las que surge el dulce fluido como del área geográfica donde las abejas la transforman y almacenan, sin olvidar la técnica de extracción empleada por el apicultor.

Referencia bibliográfica:

C. de Alda-Garcilope, A. Gallego-Picó, J.C. Bravo-Yagüe, R.M. Garcinuño-Martínez, P. Fernández-Hernando. “Characterization of Spanish honeys with protected designation of origin “Miel de Granada” according to ther mineral content”. Food Chemistry, 135, junio 2012. DOI: 10.1016/j.foodchem.2012.06.057.

Fuente: divulgaUNED
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Un anillo de glucosa con múltiples aplicaciones en la industria alimentaria

Investigadores de la Universidad de Murcia han revisado las múltiples propiedades que tienen las ciclodextrinas, una familia de oligosacáridos cíclicos capaces de llevar sustancias bioactivas en alimentos funcionales, mejorar envases e incluso usarse como nanosensores.

Detectadas trazas de contaminantes procedentes de plásticos, detergentes y medicamentos en los cereales

Científicos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) han analizado la presencia de contaminantes emergentes en granos de trigo, avena, cebada y arroz. Aunque en concentraciones muy pequeñas, en todas las muestras apareció bisfenol A y nonilfenol, sustancias con potencial actividad como disruptores endocrinos. En algunos cereales también se encontraron restos de ibuprofeno.