Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
La revista 'Behavioural Brain Research' publica los primeros resultados

El aprendizaje asociativo, útil para disminuir los efectos de los antipsicóticos

Investigadores de la Universidad de Sevilla han desarrollado una serie de estudios con animales en los que han demostrado que cuando se administran repetidamente fármacos antipsicóticos, la mera presentación posterior del contexto en el que se ha llevado a cabo el tratamiento produce respuestas similares a las que causa el fármaco.

Gonzalo de la Casa en el nuevo laboratorio de psicología de la Universidad de Sevilla. / US

El grupo Aprendizaje y Cognición de la Universidad de Sevilla (US) ha estudiado en animales que, cuando se administran repetidamente fármacos antipsicóticos, la simple presentación del contexto en el que se ha llevado a cabo el tratamiento produce respuestas similares a las que causa el medicamento.

Esta reacción, que según los autores está basada en un proceso de aprendizaje asociativo, podría contribuir a la mejora en las condiciones de algunos pacientes esquizofrénicos, ya que se podría emplear para reducir la cantidad de fármacos necesarios para que desaparezcan los síntomas y, por tanto, disminuir los efectos secundarios que provocan estos medicamentos.

Luis Gonzalo de la Casa Rivas, catedrático de Psicología de la US y responsable de esta investigación, señala que estos estudios se iniciaron a partir de una pregunta mucho más general: ¿cómo aprendemos a atender a aquellas cosas que son importantes y a ignorar las que no lo son?

Este proceso se inicia cuando detectamos un estímulo novedoso y en nuestro cerebro se genera un neurotransmisor llamado dopamina. En algunas patologías como la esquizofrenia, debido a una alteración en este mecanismo fisiológico, se da una producción muy elevada de dopamina que provoca que para el enfermo “hasta las cosas más insignificantes se conviertan en importantes”.

En las personas con esquizofrenia se da una producción muy elevada de dopamina que provoca que “las cosas más insignificantes se conviertan en importantes”

“El objetivo de nuestra investigación es llegar a comprender cómo aprendemos los seres humanos y los animales y trasladar este conocimiento a la práctica para mejorar las condiciones de vida de los pacientes”, destaca Gonzalo de la Casa.

En sus estudios, que han sido publicados hace sólo unos días en la revista Science Direct, los investigadores administran a los animales en el laboratorio una dosis de anfetamina que dispara la producción de dopamina, para luego inyectarles el fármaco antipsicótico que normaliza la actividad dopaminérgica.

A continuación, emplean diferentes pruebas de aprendizaje en las que miden las reacciones de los animales para observar si la conducta se produce de forma normal. Tras varias repeticiones del tratamiento se sustituye la dosis de antipsicótico en presencia del mismo contexto por una solución inocua y se comprueba que la conducta de los animales sigue las mismas pautas que en los ensayos donde sí se había inyectado el fármaco.

“Si logramos demostrar que esto también ocurre en los humanos podríamos dar un paso hacia delante en las terapias con enfermos mentales”, afirma este investigador. “

La importanca de las emociones

Además, estos expertos han comenzado a trabajar en el estudio de las relaciones entre el proceso atencional y las emociones a partir de un proyecto de investigación denominado Un Estudio Comparado del Efecto de Factores Motivacionales y Emocionales sobre la Preexposición no Reforzada de Estímulos”, financiado en la última convocatoria del Plan Nacional de I+D del Ministerio de Economía y Competitividad.

“Hemos observado que cuando nuestro estado emocional es positivo, por ejemplo cuando estamos alegres o satisfechos, atendemos más y mejor a los estímulos, mientras que cuando estamos enfadados o tristes tendemos a concentrar nuestra atención en aquellas cosas que están relacionadas con ese estado emocional negativo”.

Referencia bibliográfica:

Auxiliadora Mena, Luis G. De la Casa. “Prepulse Inhibition Modulation by Contextual Conditioning of Dopaminergic Activity”. Science Direct. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0166432813003495

Fuente: Vicerrectorado de Investigación de la Universidad de Sevilla
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Demuestran que las enfermedades neurodegenerativas atacan a las células madre del cerebro y les impiden generar neuronas sanas

Un estudio liderado por el CSIC revela por primera vez el efecto en el hipocampo de dolencias como la ELA, el húntington y el párkinson, lo que ayudará al desarrollo de terapias que frenen su avance.

La pandemia aumentó los trastornos depresivos y la ansiedad en todo el mundo

Un estudio publicado en la revista The Lancet confirma el fuerte impacto de la covid-19 en la salud mental, con 53 millones de casos adicionales de depresión severa y 76 millones más de episodios de ansiedad en 2020. Aunque se trata de un problema global, la población más afectada son las mujeres y los más jóvenes.