Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El buque ‘Miguel Oliver’ inicia la segunda fase de su misión para localizar ecosistemas vulnerables en aguas del Atlántico suroccidental

El buque de apoyo y fomento de la actividad pesquera “Miguel Oliver”, propiedad de la Secretaría General del Mar del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM), ha iniciado la segunda parte de la campaña de investigación que está desarrollando en aguas internacionales del Atlántico suroccidental. Ésta es la quinta campaña del buque que terminará el 20 de diciembre.

El buque Miguel Oliver. Foto: MARM.

El estudio científico, que se realiza bajo la dirección técnica del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en la que están participando investigadores del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) de Argentina, tiene como objetivo localizar los ecosistemas vulnerables desde el límite de las 200 millas marinas de la costa argentina y la isóbata de 1.500 metros.

La misión permitirá a los científicos realizar trabajos de cartografiado entre la zona menor (a 200 metros de profundidad) y la zona comprendida entre las isóbatas 130 y 200 metros. También se elaborará una descripción de los tipos de fondos que se encuentran en las zonas cartografiadas.

Utilización del vehículo de inspección remota

La campaña tiene además como principal novedad la utilización del vehículo de inspección remota (ROV, en sus siglas en inglés) y de cámaras fotográficas verticales que permitirá obtener imágenes de vídeo y fotografías en los puntos prioritarios para completar las investigaciones.

El ROV, que es un robot de inspección submarina, está diseñado para maniobrar hasta una profundidad de 600 metros. Dispone de una cámara principal que realiza movimientos de 180º, una cámara de vídeo auxiliar, un manipulador o brazo extensible, dos cables umbilicales de 300 y 700 metros, un sónar de obstáculos, un sistema acústico de posicionamiento subacuático de largo alcance y precisión métrica, un auto-rumbo y auto-profundidad, entre otros equipamientos.

El MARM cuenta con dos robots ROV que están preparados para fotografiar fondos marinos, localizar pecios y examinar el impacto de las artes de pesca en el suelo marino.

Las investigaciones del buque

En 2007 comenzó una serie de campañas sucesivas que se completará con la del 2008 para otorgar un enfoque multidisciplinar al programa general. Los estudios que se han realizado en años sucesivos contemplan investigaciones de geología marina, geofísica, biología de bentos, ecología, oceanografía física, pesca y biología marina.

Hasta ahora, se han realizado cinco fases en las que se han cubierto 31.514 kilómetros cuadrados. El buque de apoyo y fomento de la actividad pesquera “Miguel Oliver” es una embarcación de 70 metros de eslora que cuenta con seis amplios laboratorios especializados, y que está especialmente diseñada para las prospecciones de abundancia, distribución y estudios de especies marinas así como para el desarrollo de estudios de geología marina, física, química y medio ambiente, entre otros.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La isla de La Palma registra miles de pequeños seísmos por una posible incursión de magma

Desde el pasado sábado, la isla canaria de La Palma ha registrado más de 4.200 pequeños terremotos. Ayer, uno de ellos, de una magnitud de 3,2, fue el más potente desde que empezó la crisis. Según el Instituto Vulcanológico de Canarias, una incursión de magma en el subsuelo de la isla podría ser la causa, aunque de momento no hay razón para temer una erupción.

La crecida de un lago en Canadá pudo causar una repentina glaciación hace 12.000 años

El lago de origen glacial Agassiz, que se extendía hace 12.000 años al oeste de Canadá, se desbordó y se vació a una velocidad de 800 piscinas olímpicas por segundo, según un nuevo estudio con participación española. Esto pudo provocar un periodo de enfriamiento brusco del planeta.