Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El calor y la contaminación de las carreteras incrementan el riesgo de bajo peso al nacer

Un estudio de investigadores de Barcelona ha revelado un mayor riesgo de que el bebé nazca con bajo peso relacionado con la proximidad de las viviendas de las mujeres embarazadas a las carreteras principales.

Lightmatter la at night, by A. Logan (Wikipedia)

Existe un mayor riesgo de nacer con bajo peso asociado con una mayor proximidad de las viviendas de las mujeres embarazas a las carreteras principales debido, sobre todo, a la contaminación del aire y la exposición al calor según un estudio publicado en Epidemiology llevado a cabo por investigadores de CREAL, centro de investigación ISGlobal.

Aunque la proximidad de las viviendas maternales a las carreteras se ha asociado con resultados adversos del embarazo, no existía ningún estudio que hubiera investigado los efectos de tampón de los árboles de carretera adyacente sobre esta asociación.

El estudio. liderado por Payam Dadvand y Mak Niuewenhuijsen, investigadores del CREAL, se centró en la asociación entre la proximidad residencial de las madres a las principales carreteras y el bajo peso al nacer (BPN) de sus bebés. Se exploró en esta asociación el posible papel mediador de la contaminación del aire por partículas en suspensión (PM2.5, PM2.5-10 y PM10), dióxido de nitrógeno y óxidos de nitrógeno, el calor y el ruido y el efecto amortiguador de árboles junto a la carretera.

“La principal conclusión de nuestro estudio es que vivir a menos de 200 metros de las carreteras principales se asocia con un aumento del 46% en términos de riesgo de bajo peso al nacer (BPN). Se observó que un incremento en la exposición al calor aumentaba el riesgo de BPN; y la exposición durante el tercer trimestre a las partículas contaminantes en suspensión incrementaba el riesgo entre el 24% y 26%”, indica Dadvand.

La exposición conjunta al calor y la contaminación atmosférica explica cerca de un tercio de la asociación entre la proximidad residencial a las principales carreteras y el BPN. “Sin embargo, nuestras observaciones sobre la atenuación de esta asociación por los árboles de la carretera adyacente no fueron consistentes en nuestras dos medidas de proximidad a las principales carreteras”, concluyó Niuewenhuijsen.

Referencia bibliográfica:

Payam Dadvand, Bart Ostro, Francesc Figueras, Maria Foraster, Xavier Basagaña, Antònia Valentín, David Martinez, Rob Beelen, Marta Cirach, Gerard Hoek, Michael Jerrett, Bert Brunekreef, and Mark J. Nieuwenhuijsen. Residential Proximity to Major Roads and Term Low Birth Weight. The Roles of Air Pollution, Heat, Noise, and Road-Adjacent Trees. Epidemiology 2014 April 29 (In press)

Fuente: ISGLOBAL
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Qué sabemos de la efectividad de las vacunas frente a ómicron

¿Dejarán de ser efectivas? ¿Será esta la variante que escape de nuestro sistema inmunitario? ¿Qué habría que hacer en el peor de los escenarios? Virólogos e inmunólogos españoles nos responden a las cuestiones que más preocupan sobre ómicron.

Por qué las personas transgénero se enfrentan a un mayor riesgo de infección por VIH

Aunque en la actualidad el pronóstico de la enfermedad es bueno, el número de nuevos casos sigue siendo altísimo, especialmente en algunos colectivos. Investigadores europeos analizan las estimaciones actualizadas de la prevalencia mundial y confirman la importancia de una atención integral a esta población.