Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El artículo se ha publicado en la revista ‘Science’

El cerebro de los grandes mamíferos evolucionó por el olfato y el tacto

Un estudio internacional revela que los cerebros de los primeros mamíferos evolucionaron para tener unos sentidos del olfato y del tacto más sofisticados. Los investigadores analizaron los fósiles de dos especies con más de 190 millones de años y observaron que las áreas del cerebro que controlan estos sentidos experimentaron un crecimiento más avanzado que el resto de zonas.

Reconstrucción de un ejemplar de Hadrocodium. Foto: Mark A. Kingler/Museo Carnegie

“Unos sentidos del olfato y del tacto más precisos podrían haber sido cruciales para que los mamíferos sobrevivieran y prosperaran durante la etapa más temprana de nuestra historia de la evolución”, explica Zhe-Xi Luo, uno de los autores del estudio e investigador del Museo Carnegie de Historia Natural de Pittsburgh (EE UU).

El trabajo, publicado en la revista Science, analiza fósiles de hace 190 millones de años pertenecientes a dos de los géneros de mamíferos conocidos: Morganucodon y Hadrocodium. Ambos ejemplares, hallados en un yacimiento fósil del jurásico de China, tenían un cerebro mucho más grande de lo esperado para especímenes de su época y en comparación con su masa corporal.

Exámenes fósiles anteriores habían demostrado a los autores que la estructura nasal de algunos de los primeros mamíferos era bastante avanzada. Los resultados de esta investigación determinaron que una de las áreas cerebrales que más había crecido en Morganucodon y Hadrocodium era la responsable del sentido del olfato. Los expertos también observaron un aumento de la sensibilidad táctil y una mejora de la coordinación neuromuscular.

“Nuestros antecesores mamíferos no desarrollaron ese gran cerebro por la reflexión, sino por los sentidos”, manifiesta Luo. “Unos 190 millones de años después, los humanos pueden reflexionar sobre estas grandes preguntas de la historia natural y la evolución”, añade.

Tecnología, la pieza clave

Los científicos reconocen que la tecnología ha sido esencial para estudiar la anatomía interna de los fósiles sin dañar los cráneos conservados: “Habíamos estudiado sus las características externas durante años, pero sabíamos que el interior albergaba las respuestas”, manifiesta Timothy Rowe, uno de los autores del trabajo e investigador de la Escuela Jackson de Geociencias en la Universidad de Tejas (EE UU).

En concreto, los expertos realizaron tomografías axiales computarizadas (TAC) de alta resolución de los cráneos de Morganucodon y Hadrocodium para construir un modelo virtual de ellos. Los moldes se compararon con los TAC hechos a fósiles de otras 12 especies –como los reptiles primitivos llamados cinodontes (Cynodontia)– y a casi 200 especies de mamíferos modernos.

----------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Timothy B. Rowe, Thomas E. Macrini, Zhe-Xi Luo. “Fossil Evidence on Origin of the Mammalian Brain”. Science, Vol. 332, mayo de 2011. DOI: 10.1126/science.1203117

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubierta una nueva especie de briozoo en un monte submarino del mar de Alborán

Tras analizar la biodiversidad de los briozoos, unos diminutos animales coloniales que viven sujetos al fondo, en el monte submarino del Seco de los Olivos, frente a las costas de Almería, un equipo de científicos españoles y brasileños ha identificado 43 especies diferentes, de las cuales tres nunca se habían visto en el Mediterráneo y otra ha resultado ser nueva para la ciencia.

Hallan microplásticos en agua dulce de la Antártida

Científicos españoles, liderados desde la Universidad Autónoma de Madrid, han descrito por primera vez la presencia de microplásticos en el agua dulce de un área protegida de la Antártida. Los resultados confirman la presencia de fragmentos contaminantes de poliéster, acrílico y teflón, con tamaños menores a cinco milímetros y distintas formas y colores.