Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El ciervo detecta tóxicos en las plantas de las que se alimenta

Científicos españoles han colaborado en un estudio que demuestra que los herbívoros ungulados son capaces de seleccionar plantas con un nivel adecuado de proteínas y minerales esenciales, evitando sustancias tóxicas como el azufre. Se tarta de un hallazgo que permite conocer mejor cómo afectaría a estos animales un cambio en la vegetación de su hábitat.

El ciervo puede seleccionar las mejores plantas para su organismo / CSIC

Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que los grandes herbívoros ungulados tienen en cuenta, a la hora de elegir alimento, el nivel de toxicidad de las plantas, así como sus nutrientes, proteínas y minerales. El trabajo, publicado en la revista PLOS ONE, podría ayudar en la gestión de estos animales en cotos de caza y granjas.

“Se confirma empíricamente la capacidad de los herbívoros ungulados de evitar la presencia en su dieta de cantidades excesivas de minerales tóxicos, como el azufre” asegura Jorge Cassinello, investigador del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (CSIC).

Los investigadores relacionaron los restos vegetales de las heces con las disponibilidad de las plantas

“Esto se realiza a través de una incorporación muy selectiva de plantas en la dieta, añadiendo en menor cantidad aquellas que, a pesar de tener proteínas y minerales esenciales, tales como calcio, manganeso, potasio y fósforo, muestran niveles en el umbral de ser tóxicos”, añade el científico.

Selección de plantas

Para esclarecer qué plantas son las preferidas dentro de la dieta, los investigadores han relacionado los restos vegetales contenidos en las heces de ciervos comunes (Cervus elaphus) con la disponibilidad de esas plantas en el entorno. El análisis se realizó con las 35 plantas más abundantes en la zona de estudio, de las cuales los ciervos preferían 23, entre las que se encontraban, por ejemplo, el lentisco, las jaras y la encina.

Las plantas con minerales tóxicos sobrevivirían mejor ante una mayor presencia de estos herbívoros

“Tras los exámenes de las plantas preferidas y no preferidas, así como de su contenido en minerales y proteínas, pudimos establecer por medio de test estadísticos las características de las plantas que prefieren en su dieta los ciervos y aquellas que no prefieren o rechazan. De ahí pudimos concluir que el factor que mejor explica la selección de la dieta en el ciervo es la presencia de cantidades tóxicas de sulfuro”, añade Cassinello.

Este estudio aporta información acerca de las consecuencias que pueden tener sobre la comunidad de herbívoros los cambios en la composición florística de un lugar, y viceversa, es decir, cómo afecta la presión de los herbívoros a la interacción entre plantas de una comunidad vegetal. Aquellas con presencia de minerales tóxicos podrían sobrevivir mejor ante la presencia de herbívoros.

Estos resultados, aseguran los autores, permitirán mejorar la gestión de los herbívoros en cotos de caza y granjas.

Referencia bibliográfica:

Ceacero, F. et al. “Avoiding Toxic Levels of Essential Minerals: A Forgotten Factor in Deer Diet Preferences”. PLOS ONE. DOI: 10.1371/journal.pone.0115814

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.