Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El fondo marino estuvo habitado por gusanos depredadores hasta hace 5,3 millones de años

Un estudio internacional en el que participa la Universidad de Granada ha permitido identificar una nueva traza fósil de estos animales en sedimentos marinos del Mioceno. Estos organismos, similares al gusano bobbit, medían unos dos metros de largo y tres centímetros de diámetro.

Fotografía de la traza fósil de Pennichnusformosae, la madriguera donde viviría este antiguo gusano depredador. / UGR

Un estudio internacional que publica este jueves la revista Scientific Reports en la que participa la Universidad de Granada (UGR) ha descubierto que el fondo marino estuvo habitado por gusanos depredadores gigantes durante el Mioceno, un periodo que abarca desde hace 23 millones hasta 5,3 millones de años.

Gusano bobbit

Fotografía del 'Eunice aphroditois'. / Chutinum Mora

Los científicos han identificado una nueva traza fósil –restos indirectos de la actividad de animales, como huellas, excrementos, nidos o madrigueras– relacionadas con estos misteriosos animales. Este gusano depredador puede ser un posible ancestro del actual gusano bobbit (Eunice aphroditois), con el que guarda cierta similitud.

Estos organismos pudieron haber colonizado el lecho marino del continente euroasiático hace unos 20 millones de años. El hallazgo está basado en la reconstrucción de madrigueras gigantes observadas en sedimentos marinos de edad Miocena del noreste de Taiwán (China).

El investigador del departamento de Estratigrafía y Paleontología de la UGR Olmo Míguez Salas (‘Ichnology and Palaeoenvironment Research Group’) ha participado en este estudio, que se ha realizado en el marco de un proyecto financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Taiwán y del que el investigador era beneficiario.

Madriguera habitadas por gusanos gigantes

Míguez y los demás investigadores han reconstruido esta nueva traza fósil, a la que han bautizado como Pennichunusformosae. Se trata de una madriguera en forma de L y de aproximadamente dos metros de largo y dos o tres centímetros de diámetro, por lo que el tamaño del organismo que generó esta traza debió ser análogo al de esta cavidad. Esta morfología sugiere que las madrigueras probablemente estaban habitadas por gusanos marinos gigantes, como el bobbit, que todavía se encuentra en la actualidad.

Los gusanos bobbit se esconden en madrigueras largas y estrechas dentro del lecho marino y se impulsan hacia arriba para agarrar presas con sus fuertes mandíbulas. Los autores sugieren que, tras capturar a su presa y regresar a su madriguera para digerirla, se causaron distintas estructuras de colapso conservadas en Penninchnusformosae, que son indicativas de la alteración del sedimento que rodea la madriguera.

estructura depredación gusano bobbit

Modelo esquemático de depredación de los gusanos bobbit. / Pan et al. (2021)

El análisis detallado reveló una alta concentración de hierro hacia la sección superior de la madriguera. Esto, a juicio de los investigadores, puede indicar que el gusano reconstruyó su madriguera secretando ‘mucus’ para fortalecer la pared, ya que las bacterias que se alimentan de esta mucosa crean ambientes ricos en hierro.

Utilidad de las trazas fósiles

Aunque los gusanos marinos han existido desde principios del Paleozoico, sus cuerpos se componen principalmente de tejido blando y, por ello, rara vez se conservan. Los investigadores creen que esta traza fósil es la primera conocida de un depredador de emboscada (que esperan quietos a su presa) subterráneo.

Los autores creen que esta traza fósil es la primera conocida de un depredador de emboscada subterráneo

Míguez apunta que este hallazgo “proporciona una visión poco común del comportamiento de estas criaturas bajo el lecho marino”. “Además –continua– pone de manifiesto la utilidad del estudio de las trazas fósiles para entender el comportamiento de los organismos del pasado”.

Referencia:

Pan, Y-Y., Nara, M., Löwemark, L., Míguez-Salas, O., et al. “The 20-million-year old lair of an ambush-predatory worm preserved in northeast Taiwan”. Scientific Reports. DOI: 10.1038/s41598-020-79311-0

Fuente:
UGR
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Humanos y otros animales actuamos de manera similar ante las enfermedades infecciosas

Muchas de las medidas adoptadas para frenar la infección del SARS-CoV-2, como mantener la distancia social, son mecanismos de protección habituales en el reino animal. Insectos, murciélagos, peces, langostas, ratones y monos, entre otros, comparten con nosotros comportamientos que evitan la propagación de patógenos.

Albatros, petreles y pardelas pasan el 40 % de su vida en alta mar, en zonas sin jurisdicción

Un rastreo de más de 5.000 aves procelariformes muestra que pasan casi la mitad de su tiempo en aguas internacionales, donde carecen de protección legal. Con la mitad de sus especies en peligro de extinción, los responsables del estudio reclaman un acuerdo de regulación global para conservar sus poblaciones.