Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El gasto total en I+D en España cayó un 2,8% en 2011

El gasto en I+D alcanzó los 14.184 millones de euros en el año 2011, con un descenso del 2,8% respecto a 2010. La mayor caída la experimentó la Administración Pública con una bajada del 5,7%, seguida de la Enseñanza Superior y las empresas, según los datos publicados hoy por Instituto Nacional de Estadística.

La Administración Pública disminuyó su gasto en I+D un 5,7% respecto a 2010. Imagen: SINC
El gasto en I+D alcanzó los 14.184 millones de euros en el año 201. Foto: SINC

El gasto en I+D alcanzó los 14.184 millones de euros en el año 2011, con un descenso del 2,8% respecto a 2010. La mayor caída la experimentó la Administración Pública con una bajada del 5,7%, seguida de la Enseñanza Superior y las empresas, según los datos publicados hoy por Instituto Nacional de Estadística.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha presentado hoy, en la sede de la Fundación Cotec en Madrid, la Estadística sobre actividades en I+D 2011. Sus resultados indican que en 2011 el gasto total en I+D –que supuso el 1,33% del PIB–experimentó un descenso en todos los sectores.

La Administración Pública disminuyó su gasto en I+D un 5,7% respecto a 2010, al igual que el sector Enseñanza Superior, que redujo su gasto un 2,9%. Por otro lado, en las empresas, el gasto en I+D descendió por tercer año consecutivo, con un 1,5% menos de gasto, lo que supone un descenso del 8,4% respecto a 2008.

El número de empresas que realizaron este tipo de actividades desciende un 2,6%, pero en menor medida que en 2010 (15,6%). Las pymes fueron las empresas que más sufrieron la caída del gasto en I+D. Las compañías de más de 250 empleados aumentaron su gasto en un 1,8% respecto a 2010, y en las de menos de 250 disminuyó un 4,75%.

Respecto al número de personas dedicadas a actividades de I+D, en equivalencia a jornada completa, supuso el 11,9 por mil de la población ocupada. Este número de personas experimentó un descenso del 3,1% respecto al año anterior.

Por ramas de actividad, la construcción aeronáutica y espacial es la que mayor incremento en I+D experimentó con una subida del 21,3%

Por ramas de actividad, la construcción aeronáutica y espacial es la que mayor incremento en I+D experimentó con una subida del 21,3%.

País Vasco y Navarra, las únicas comunidades que aprueban en I+D

Las Comunidades Autónomas que hicieron en 2011 un mayor esfuerzo en actividades de I+D fueron País Vasco, Navarra, Madrid y Cataluña. Sin embargo, tan solo las dos primeras superan el 2% de la inversión de su PIB, objetivo fijado por el gobierno para el año 2010 por el programa INGENIO.

Asimismo, País Vasco, Navarra y Castilla-La Mancha fueron las Comunidades que presentaron mayores tasas de crecimiento en gasto en I+D respecto a 2010. Las que menos esfuerzo realizaron fueron Islas Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La ciencia constata que la felicidad no tiene precio

El crecimiento económico suele considerarse una forma segura de aumentar el bienestar de las personas en los países menos desarrollados. Sin embargo, un estudio dirigido por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad McGill de Canadá sugiere que existen buenas razones para cuestionar esta suposición.

La pandemia amenaza a millones de hogares de países en desarrollo con caer en la pobreza

Una encuesta en 30.000 hogares de nueve países de África, Asia y América Latina pone de manifiesto la caída de ingresos y las dificultades para acceder a los alimentos que la crisis derivada de la covid-19 ha generado en las zonas más empobrecidas.