Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Nueva especie de dinosaurio con armadura

El hallazgo de un nuevo anquilosaurio arroja luz sobre su origen

Al sur del Estado de Utah en EE UU, un equipo de paleontólogos ha encontrado los restos de una nueva especie y género de anquilosaurio, un dinosaurio con una armadura ósea puntiaguda, al que han denominado Akainacephalus johnsoni. Sorprendentemente, el análisis de los fósiles revela que esta especie estaría más relacionada con los especímenes asiáticos que con los norteamericanos por las espinas de su cráneo.

Reconstrucción de la cabeza del nuevo anquilosaurio Akainacephalus johnsoni. / ©Andrey Atuchin / Denver Museum of Nature & Science

Su cuerpo acorazado es seguramente lo que más caracteriza a los anquilosáuridos, un tipo de dinosaurios originarios de Asia hace entre 125 y 100 millones de años y que vivieron también en Norteamérica hace unos 77 millones de años. Hasta ahora, todas las especies halladas en el continente americano presentaban además una morfología craneal peculiar con una armadura lisa.

Sin embargo, la nueva especie hallada en Utah –llamada Akainacephalus johnsoni, en honor al voluntario del Museo de Historia Natural de Utah, Randy Johnson, que preparó su cráneo– muestra una coraza puntiaguda también en la cabeza, más similar a los anquilosaurios asiáticos. Esta es la principal conclusión de un estudio publicado hoy en la revista PeerJ, en el que los científicos han tardado casi cuatro años en preparar los huesos del dinosaurio.

Akainacephalus, que vivió hace 76 millones de años durante el Cretácico superior y pudo medir hasta cinco metros de largo, ofrece el esqueleto más completo de un dinosaurio anquilosaurido encontrado en el suroeste de EE UU: un cráneo completo, gran parte de la columna vertebral y una rabadilla completa, varios elementos de extremidades anteriores y posteriores, y una armadura de cuerpo huesudo que incluye dos anillos en el cuello y placas de armadura con púas.

La disminución del nivel del mar permitió que los dinosaurios y otros animales se movieran entre Asia y América del Norte

Es justamente la disposición única de la armadura ósea en forma de pequeños conos y pirámides que cubren el hocico y la cabeza la característica más llamativa de este anquilosaurio. Este rasgo lo relacionaría más con los asiáticos Saichania y Tarchia que con los americanos Ankylosaurus y Euoplocephalus.

Un dinosaurio, dos continentes

Akainacephalus vagaba por la parte sur de Laramidia, una isla continente que se situaba en la costa occidental de un mar poco profundo que dividió América del Norte en dos. Esto causó el aislamiento entre las partes occidental y oriental del continente norteamericano hace entre 95 y 70 millones de años atrás.

Según la autor principal, Jelle Wiersma, científica en ese momento en la Universidad de Utah, la distribución geográfica de los anquilosaurios fue el resultado de varios descensos del nivel del mar que permitió a los asiáticos emigrar a América del Norte varias veces durante el Cretácico superior.

Esto provocó la presencia de dos grupos separados de dinosaurios anquilosaurios. Esta disminución del nivel del mar dejó al descubierto el puente terrestre de Beringia, permitiendo que los dinosaurios y otros animales se movieran entre Asia y América del Norte.

“Siempre es emocionante nombrar un nuevo taxón fósil, pero es igualmente emocionante si ese taxón también proporciona información adicional sobre el panorama general de su vida, como su dieta o aspectos de su comportamiento, y el entorno en el que vivía”, declara Wiersma.

La nueva especie de dinosaurio vivió hace unos 76 millones de años. / ©Andrey Atuchin/DMNS 2017

Referencia bibliográfica:

Jelle P. Wersma et al. "A new southern Laramidian ankylosaurid, Akainacephalus johnsoni gen. et sp. nov., from the upper Campanian Kaiparowits Formation of southern Utah, USA" PeerJ 19 de julio de 2018

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las ostras producen materiales espumosos con una técnica parecida a la impresión 3D

Científicos españoles han descubierto que las ostras producen estructuras tridimensionales tipo espuma con una tecnología propia, lámina a lámina. Así estos moluscos han solventado el problema de limitación del espacio extrapaleal, es decir el pequeño espacio que separa al molusco de la concha.

Alt de la imagen
OPINIÓN
La lucha contra los microplásticos pasa por el estudio de los ríos
David León Muez

La basuraleza es un problema global: cada día toneladas de residuos derivados de actividades industriales, agrícolas o domésticas acaban en la naturaleza causando, no solo un daño estético, sino una amenaza para la supervivencia de los ecosistemas. En el caso de los microplásticos, el problema tiene solución gracias a la puesta en marcha de acciones para detectarlos en sistemas acuáticos continentales.