Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El hipocampo y la corteza cerebral cooperan durante la ansiedad

Un nuevo estudio muestra que la colaboración entre el hipocampo, destacado por su papel en el aprendizaje y la memoria, y la corteza cerebral, el tejido nervioso que cubre la superficie de los hemisferios cerebrales, modula los comportamientos relacionados con la ansiedad en los ratones. La investigación, publicada en la revista Neuron, detalla cómo se procesa este trastorno en el cerebro y explica lo que produce este comportamiento.

En la imagen, el hipocampo de un ratón. Foto: JoRGH.

Las últimas investigaciones han conectado una región específica del hipocampo, llamada hipocampo ventral (HV), con la ansiedad. “Aunque sabíamos que el HV desempeñaba un papel clave en los comportamientos parecidos a la ansiedad en los roedores, no estaba muy claro cómo lo hacía”, explica Joshua A. Gordon, autor principal del estudio y psiquiatra de la Universidad de Columbia (EE UU).

Gordon y sus compañeros comprobaron esta hipótesis registrando la actividad eléctrica del HV y la corteza prefrontal medial (CPM) en ratones al explorar diferentes entornos, algunos de los cuales provocaba ansiedad. Los expertos buscaron la sincronización de la actividad cerebral entre las regiones del cerebro porque es signo de la transferencia de información, de que una región del cerebro "habla" y la otra "escucha".

Como están anatómicamente conectados, la actividad cerebral dentro del HV y de la CPM estaba sincronizada en todos los entornos que exploraron los ratones, y la exposición a entornos que generan ansiedad aumentó esta concordancia. En concreto, la actividad cerebral en la frecuencia del ritmo theta (que media en la comunicación entre el hipocampo y otras regiones del cerebro) se vio afectada por la ansiedad.

Junto con el aumento en la sincronización, también se registró un aumento de la actividad del ritmo theta en la CPM, que parecía estar implicado en la inhibición del comportamiento exploratorio, una respuesta relacionada con la ansiedad en los ratones. “Es más, los ratones modificados genéticamente para mostrar una mayor ansiedad revelaron mayores aumentos del ritmo theta que los ratones normales”, indica Gordon.

Estos resultados suponen las primeras pruebas concretas de que el HV y la CPM colaboran durante la ansiedad. “El HV envía a la CPM información a gran escala sobre las emociones del entorno, lo que permite a la CPM reconocer la amenaza”, afirma el investigador. “La CPM modula a su vez otras zonas del cerebro, como las amígdalas, para producir comportamientos defensivos adecuados y relacionados con la ansiedad”.

Los autores subrayan que se necesitan más estudios para investigar en profundidad la importancia de la conexión entre el HV y la CPM y determinar así si existen circuitos similares en los seres humanos con trastornos de ansiedad.

------------

Referencia bibliográfica:
Adhikari et al.: “Synchronized Activity between the Ventral Hippocampus and the Medial Prefrontal Cortex during Anxiety.” Neuron 65, 257–269, 28 de enero de 2010.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Así es el mecanismo que desencadena la respuesta neuronal en el cerebro

Un estudio con participación española ha comprobado por primera vez cómo las proteínas de la superficie de las neuronas controlan la respuesta de la célula al unirse con los neurotransmisores. Este hallazgo puede ayudar en enfermedades como esquizofrenia, psicosis o comportamientos adictivos.

Descubierto en ratones un mecanismo inédito de formación de la memoria social

Una investigación liderada por el Instituto de Neurociencias de Alicante ha analizado en roedores el papel de la encefalina en la creación de la memoria colectiva –aquella compartida, transmitida y construida por el conjunto de la sociedad– y sus efectos en las personas con esquizofrenia.