Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El impacto humano contribuyó al declive del lince boreal desde la última glaciación

El lince boreal cuenta con una población relativamente grande y muy distribuida en diferentes regiones geográficas del planeta. Sin embargo, la especie presenta una variabilidad genética muy baja, comparable con especies en peligro. Esta paradoja se explica por el descenso poblacional continuado desde hace miles de años provocado por la expansión humana.  

Un ejemplar de lince boreal (Lynx lynx). / Aconcagua 

Las poblaciones de lince boreal (Lynx lynx) que se mantuvieron genéticamente homogéneas y relativamente abundantes hasta hace 100.000 años, empezaron a reducir sus efectivos y a contraer su área de distribución en esa fecha, probablemente como consecuencia del enfriamiento del clima.

La especie ha sufrido un declive poblacional continuado desde hace miles de años, mucho más acentuado después de la última glaciación

En ese momento, las poblaciones de la parte asiática del continente empezaron a divergir de las europeas hasta que llegaron a aislarse completamente hace 10.000 años.   

Un estudio, publicado en la revista Molecular Ecology, ha permitido secuenciar 80 genomas completos de muestras de lince boreal de 12 poblaciones con condiciones climáticas y ambientales completamente diferentes, desde bosques templados en Polonia al desierto de Gobi, pasando por bosques de taiga del norte de Siberia hasta la costa oriental rusa.  

Los resultados demuestran que “la especie ha sufrido un declive poblacional continuado desde hace miles de años, mucho más acentuado después de la última glaciación, especialmente en Europa”, explica María Lucena-Pérez, investigadora de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) y autora principal de la investigación.

La caza de los linces boreales

El trabajo, realizado gracias a un convenio con el Instituto para la Investigación de Mamíferos de Białowieża (Polonia), y en colaboración con 15 investigadores de siete países, muestra que no solo el enfriamiento característico de ese período glaciar, sino también la expansión de los seres humanos que comenzó hace unas decenas de miles de años podría haber tenido un impacto sobre los linces.

La presencia humana podría haber contribuido al declive y la fragmentación, sobre todo de las poblaciones europeas de este felino

Esta se habría producido tanto de forma indirecta, mediante la caza de las especies silvestres que servían de alimento al lince boreal, por ejemplo los ungulados, como de forma directa sobre las propias poblaciones del lince boreal.

La presencia humana podría haber contribuido al declive y la fragmentación, sobre todo de las poblaciones europeas de este felino. “Mientras que la presión humana en Asia fue mucho más baja, en Europa la expansión humana se vio intensificada con el desarrollo de la agricultura, a lo que se habría sumado las políticas de exterminio iniciadas en el siglo XX”, subraya la científica.

Como consecuencia, la especie ha desaparecido en casi toda la Europa occidental y se ha producido “un empobrecimiento y diferenciación genética de las poblaciones que quedan”, puntualiza Lucena-Pérez. Según el trabajo, el impacto humano pudo haber comenzado ya hace varios milenios, dejando una huella legible en el genoma de los supervivientes.

La investigación también sugiere que la mejor estrategia para recuperar las poblaciones de lince boreal en Europa, donde el impacto es mayor, es asegurar la conectividad entre las poblaciones. Así, se podría revertir su aislamiento genético y empezar a restaurar los dramáticos cambios causados a la especie. 

Referencia:  

María Lucena-Perez et al. (2020). “Genomic patterns in the widespread Eurasian lynx shaped by Late Quaternary climatic fluctuations and anthropogenic impacts”. Molecular Biology 29(4). https://doi.org/10.1111/mec.15366

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los neandertales tenían mayor semejanza genética con los ‘Homo sapiens’ que con los denisovanos

Un equipo, con participación española, ha analizado las secuencias genéticas del cromosoma Y de neandertales y denisovanos, estrechamente relacionados evolutivamente con los primeros. Los resultados revelan, sin embargo, mayor similitud genética entre los neandertales y los humanos modernos, lo que deja a los denisovanos como un linaje de una raíz más antigua para este marcador genético.

Alt de la imagen
Anatolia y el sur del Cáucaso no son la cuna de los caballos domésticos

El ADN antiguo de 111 restos indica que hace 4.000 años se produjo una entrada repentina de caballos domésticos desde las estepas euroasiáticas. El trabajo, que cuenta con la participación del CSIC, refuta la hipótesis de que la domesticación de los caballos comenzó hace unos 5500 años de forma independiente Anatolia y el sur del Cáucaso.