Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El oceáno Atlántico tiene más microplásticos que los que se creía

Las aguas atlánticas contienen entre 12 y 21 millones de toneladas de pequeños desechos plásticos en tan solo sus primeros 200 metros de superficie, según un estudio de Nature Communications.

Loss expertos midieron la contaminación plástica en muestras recogidas en 12 lugares a lo largo de  10.000 km de norte a sur del océano Atlántico./ © Adobe Stock 

Los microplásticos se acumulan en lugares remotos como los océanos. Evaluar los daños ecológicos y ambientales de este material no es tarea fácil, puesto que se necesita un estudio sólido del entorno.

Científicos del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton (Reino Unido) han medido los tres tipos de plástico más abundantes en la parte superior del océano. Su investigación, que publica la revista Nature Communications, indica que la cantidad de este material contaminante es mucho mayor de lo que se ha calculado hasta ahora.

“Según estudios previos, en los últimos 65 años se han vertido en el océano Atlántico entre 14 y 47 millones de toneladas de basura plástica a granel (de todo tipo). Nosotros detectamos entre 12 y 21 millones de toneladas de solo tres tipos de plástico en un rango de agua del 5 % de la superficie del Atlántico (los primeros 200 metros; la profundidad media del Atlántico es de unos 3,7 km)”, explica a SINC Katsiaryna Pabortsava, que lidera el estudio junto a Richard S. Lampitt.

Para el trabajo de campo, los expertos midieron la contaminación plástica en muestras recogidas en 12 lugares a lo largo de 10.000 km, de norte a sur del océano Atlántico. Después, evaluaron la abundancia de polietileno, polipropileno y poliestireno, que juntos representan más de la mitad de los desechos plásticos mundiales.

“Salimos a mar abierto en un barco de investigación y cubrimos el trayecto desde el Reino Unido hasta las islas Malvinas", dice Katsiaryna Pabortsava

“Salimos a mar abierto en un barco de investigación y cubrimos el trayecto desde el Reino Unido hasta las islas Malvinas. En ese muestreo, nos detuvimos en varios lugares para filtrar un gran volumen de agua de mar y recolectar partículas marinas, incluidos los microplásticos. Luego llevamos esas muestras a nuestro laboratorio para usar espectroscopía de imágenes infrarrojas. De esta forma cuantificamos las concentraciones y caracterizamos los plásticos en esas muestras. Posteriormente, comparamos esta masa con las estimaciones previas sobre la entrada de plástico en el Atlántico desde 1950”, explica la investigadora.

En cada estación se recolectaron muestras de tres profundidades: 10 metros, de 10 a 30 metros y a 100 metros. Los plásticos se analizaron hasta una resolución de alrededor de 25 micras. En el océano cercano a la superficie detectaron hasta 7.000 partículas microplásticas de estos tres tipos de polímeros (de 32 a 651 micras de tamaño) por metro cúbico de agua de mar.

La erosión de los vertederos de residuos, como el de Walney Island, Reino Unido, desentierra continuamente la basura plástica enterrada en el océano. Estos vertederos existen en todo el mundo y son una de las muchas fuentes de contaminación de plástico marino / Centro Nacional de Oceanografía de Southampton

La erosión de los vertederos de residuos, como el de Walney Island, Reino Unido, desentierra continuamente la basura plástica enterrada en el océano. Estos vertederos existen en todo el mundo y son una de las muchas fuentes de contaminación de plástico marino / Centro Nacional de Oceanografía de Southampton

Un vertido constante de desechos plásticos al mar

Según las tendencias de desechos plásticos existentes de 1950 a 2015, el océano Atlántico ha recibido una fracción de desechos plásticos globales constante durante 65 años. Los autores del trabajo estiman que los plásticos en las aguas y sedimentos del Atlántico son de 17 a 47 millones de toneladas.

“Debido a que están presentes en estas altas concentraciones en una capa muy sensible del océano, es muy crítico establecer si causan daños fundamentales al ecosistema marino y al clima actual o si es probable que ocurra en el futuro”, enfatiza Pabortsava.

"Es fundamental realizar más estudios para abordar las cuestiones fundamentales de cuánto se suministra al océano, dónde y durante cuánto tiempo permanece", añade

Cuando la masa de microplásticos de los tres polímeros muestreados se combinó con reservas de plástico marino calculadas previamente, encontraron que la masa total podría superar la que se había apreciado desde que se hicieron en 1950 estas estimaciones.

“La contaminación por microplásticos es un tema de gran preocupación social y ambiental porque tiene el potencial de causar daños a la salud de los océanos y, en última instancia, a la salud humana. Es fundamental realizar más estudios para abordar las cuestiones fundamentales de cuánto se suministra al océano, dónde y durante cuánto tiempo permanece. Debemos reciclar y eliminar los desechos de manera adecuada (¡y tener la oportunidad de hacerlo!)”, concluye.

Referencia:

Katsiaryna Pabortsava, Richard S. Lampitt,"High concentrations of plastic hidden beneath the surface of the Atlantic Ocean". Nature Communications

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los neandertales tenían mayor semejanza genética con los ‘Homo sapiens’ que con los denisovanos

Un equipo, con participación española, ha analizado las secuencias genéticas del cromosoma Y de neandertales y denisovanos, estrechamente relacionados evolutivamente con los primeros. Los resultados revelan, sin embargo, mayor similitud genética entre los neandertales y los humanos modernos, lo que deja a los denisovanos como un linaje de una raíz más antigua para este marcador genético.

Alt de la imagen
Anatolia y el sur del Cáucaso no son la cuna de los caballos domésticos

El ADN antiguo de 111 restos indica que hace 4.000 años se produjo una entrada repentina de caballos domésticos desde las estepas euroasiáticas. El trabajo, que cuenta con la participación del CSIC, refuta la hipótesis de que la domesticación de los caballos comenzó hace unos 5500 años de forma independiente Anatolia y el sur del Cáucaso.