Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Historia

El pelo de momias revela la dieta de hace 2.000 años en la costa peruana

Un equipo internacional de científicos ha analizado el pelo de las momias halladas hace 90 años en la necrópolis de Wari Kayan (Perú) de 2.000 años de antigüedad. Los resultados revelan que los miembros de la cultura paracas, la civilización anterior a los incas, consumieron productos marinos y plantas como el maíz y los frijoles los meses anteriores a su muerte. Según los investigadores, los restos arqueológicos del yacimiento pueden seguir ofreciendo información sobre esta cultura preincaica.

Una de las momias encontradas / J. of Archaeological Science

La necrópolis de Wari Kayan, ubicada a la altura de la península de Paracas (Perú), a unos 260 kilómetros al sur de Lima, fue descubierta en 1927 y desde entonces ha revelado numerosos datos sobre una importante civilización anterior a los incas, la cultura paracas. El más reciente se ha publicado en la revista Journal of Archaeological Science y tiene que ver con la dieta de sus pobladores, cuya base eran los productos del océano Pacífico.

El resultado se ha obtenido analizando el pelo de las momias que encontró hace casi 90 años Julio César Tello, primer arqueólogo profesional de nacionalidad peruana y descubridor de la cultura paracas. Los investigadores estudiaron el cabello de 14 individuos enterrados en Wari Kayan y de dos artefactos elaborados por los humanos que se han conservado en buenas condiciones a pesar de haber sido enterrados hace unos 2.000 años.

Los isótopos estables de carbono y nitrógeno del componente principal del cabello, la queratina, dan la clave para averiguar los alimentos que tomaron estas personas los meses anteriores a su muerte en un tipo de análisis muy poco frecuente en arqueología. “No es común, simplemente, porque en la mayoría de los sitios arqueológicos no se conserva bien el pelo, pero en la costa de Perú el clima desértico es perfecto para la preservación de las momias”, señala Kelly Knudson, profesora de la Universidad Estatal de Arizona (Estados Unidos), donde fueron analizadas las muestras arqueológicas.

"No es común utilizar esta técnica en investigación arqueológica porque pocas veces se conserva el pelo en buenas condiciones"

“Hemos demostrado que las personas enterradas en Wari Kayan consumieron productos marinos y plantas como el maíz y los frijoles”, comenta la investigadora, aunque destaca el hecho de que existía cierta variabilidad en la dieta de diferentes individuos, no todos los habitantes del lugar consumían exactamente los mismos productos.

La necrópolis “es famosa por sus textiles, que reúnen el algodón de las tierras cálidas con la fina fibra de los camélidos altoandinos y las plumas de los loros y papagayos de la selva”, asegura Anne Peters, investigadora del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pennsylvania y otra de las responsables del artículo.

Hacia otras líneas de investigación

Según explica la científica, Wari Kayan alberga tumbas de líderes de una sociedad desconocida hasta los trabajos de Julio César Tello. Los individuos allí enterrados, en posición sentada, fueron envueltos en telas simples y ornamentadas y a pesar del tiempo que ha transcurrido desde su descubrimiento “falta mucho por entender del cementerio y de la sociedad que lo creó”.

Tejido de la cultura paracas en el Museo de Arte de Lima (Perú). / Museo de Arte de Lima

Para la arqueóloga, lo más importante es que estos estudios “aportan información que puede inspirar a otras líneas de investigación, ya que en la actualidad hay numerosos proyectos de investigación en torno a la cultura paracas, que se desarrolló entre 700 a. C. y 200 d. C. en una superficie que se asemeja al actual departamento de Ica.

“Sólo pensando en la dieta, todavía están abiertas muchas otras líneas de investigación”, apunta Elsa Tomasto, especialista de la Pontificia Universidad Católica del Perú. “Tenemos que realizar análisis isotópicos de otros tipos de tejido que guardan archivos de la dieta consumida a lo largo de la vida, lo cual se puede complementar con datos de patología oral y otra información arqueológica”, señala.

Más allá de la dieta, falta mucho por investigar en Wari Kayan. Durante muchos años, el estudio de este importante enclave se estancó hasta que a comienzos de este siglo se ha retomado con fuerza impulsado por nuevas ideas como este análisis del cabello, que confirma la utilidad de usar métodos isotópicos para obtener nueva información de restos humanos que, en algunos casos, pueden haberse almacenado en museos hace décadas.

Referencia bibliográfica:

Kelly J. Knudson, Ann H. Peters, Elsa Tomasto Cagigao. "Paleodiet in the Paracas Necropolis of Wari Kayan: carbon and nitrogen isotope analysis of keratin samples from the south coast of Peru" Journal of Archaeological Science, Volume 55, 2015, Pages 231–243. doi:10.1016/j.jas.2015.01.011

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Hallan en Pompeya una de las perfumerías mejor conservadas de época romana

Un equipo español ha encontrado una tienda  de producción y venta de perfumes, ubicada en la Casa de Ariadna, una imponente domus de Pompeya. Los arqueólogos han hallado una gran cantidad de frascos y ungüentarios cerámicos, que dan buena prueba del comercio al público.

Alt de la imagen
El entorno de Orce fue el ‘Silicon Valley’ de la Prehistoria

Los últimos estudios sobre los yacimientos de Orce, en Granada, desvelan que los primeros pobladores del continente europeo, hace 1,4 millones años, desarrollaron técnicas innovadoras que no se volvieron a utilizar hasta 400.000 años después. En concreto, unas piedras talladas, 'futuristas' para la época, denominadas esferoides.