Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El pene necesita algo más que testosterona

La masculinización en el feto humano no solo es fruto de la testosterona fabricada por los testículos. Un nuevo estudio publicado en PLOS Biology confirma que el desarrollo fetal del pene requiere también de otras hormonas, como la androsterona, producidas por la placenta y otros órganos.

Verónica Fuentes
14/2/2019 20:00 CEST

Algunas personas afectadas por trastornos del desarrollo sexual pueden encontrar dificultades a medida que crecen. / Pixabay

Además del papel que desempeña la testosterona, investigadores europeos han identificado por primera vez los detalles de un proceso biológico ‘alternativo’ que resulta necesario para desarrollar los genitales masculinos en un feto.

Los hallazgos, publicados en la revista PLOS Biology, también arrojan más luz sobre las razones por las que los bebés nacen con testículos no descendidos, malformaciones en el pene y otras anomalías de los genitales externos masculinos.

Este trabajo muestra por primera vez que la placenta y la glándula suprarrenal también intervienen en el desarrollo de los genitales masculinos

Durante el desarrollo del feto masculino, los testículos liberan testosterona, una hormona esteroide producida por los testículos que es convertida en 5α-dihidrotestosterona (algo así como una ‘supertestosterona’ llamada DHT), que asegura la formación de un pene en lugar de un clítoris femenino.

Este nuevo trabajo, liderado por científicos de las universidades de Aberdeen (Reino Unido) y Glasgow (Escocia), muestra por primera vez que la placenta y la glándula suprarrenal también intervienen en la creación de dicha ‘supertestosterona’.

Los resultados revelan una vía previamente desconocida de masculinización de los genitales externos que puede explicar por qué la disfunción placentaria está asociada con trastornos del desarrollo genital masculino. Ambos procesos deben ocurrir con éxito para asegurar que los genitales masculinos se desarrollen normalmente.

“Hay dos maneras de producir la DHT: a través de la testosterona de los testículos y a través de un conjunto diferente de hormonas producidas por otros órganos, incluyendo la glándula suprarrenal del feto y la placenta”, explica Michelle Bellingham, de la Universidad de Glasgow.

“En los seres humanos ambas rutas tienen que funcionar correctamente para que un feto masculino se convierta en un bebé varón. Sabemos que los fetos masculinos cuyas placentas funcionan mal son mucho más propensos a nacer con testículos no descendidos o penes mal formados. Ahora entendemos por qué”, añade.

Imagen de inmunofluorescencia de una glándula suprarrenal fetal humana que muestra las células esteroides. / Zoe Johnston

Optimizar el diagnóstico y tratamiento

Los hallazgos en sí mismos no conducirán directamente a nuevos tratamientos, pero sí aumentarán las posibilidades de desarrollar nuevas estrategias para el diagnóstico precoz y la corrección de la masculinización deficiente.

Los autores encontraron que la androsterona, una hormona esteroide de la vía ‘alternativa’, puede convertirse también en DHT. También encontraron que las enzimas necesarias para dicha vía estaban presentes principalmente en el tejido no gonadal, incluyendo los del hígado y la placenta.

Normalmente el pene se forma completamente a principios del segundo trimestre y aumenta de tamaño durante la adolescencia

Además, comprobaron que los niveles tanto de androsterona como de testosterona eran más bajos en la circulación fetal de las futuras niñas.

“Si se obtienen marcadores de disfunción placentaria alrededor de la síntesis de hormonas esteroides, entonces habrá mayor probabilidad de detección y tratamiento para la corrección o suplementación de tales anomalías”, explica a Sinc Paul Fowler, de la Universidad de Aberdeen.

Normalmente el pene se forma completamente a principios del segundo trimestre y aumenta de tamaño durante la adolescencia. “Lo que ahora sabemos es que los testículos por sí solos no son suficientes para hacer esto en los seres humanos y que las hormonas producidas por la placenta son igualmente esenciales”, continúa.

Algunas personas afectadas por trastornos del desarrollo sexual pueden encontrar dificultades a medida que crecen o necesitar enfrentarse a una cirugía difícil y a una terapia hormonal a largo plazo. “Cada nueva información sobre cómo ocurre la masculinización nos ayuda a entender cómo detectar y tratar estos trastornos”, concluye Fowler.

Referencia bibliográfica:

O'Shaughnessy PJ, Antignac JP, Le Bizec B, Morvan M-L, Svechnikov K, Söder O, et al. (2019) Alternative (backdoor) androgen production and masculinization in the human fetus. PLoS Biol 17(2): e3000002. https://doi.org/10.1371/journal.pbio.3000002

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Alt de la imagen
El melanoma ‘engaña’ a las defensas del organismo para aumentar la resistencia a la inmunoterapia

Un equipo del CNIO ha descubierto cómo el melanoma consigue reorientar al sistema inmunitario, no solo para evitar que ataque el tumor, sino incluso para convertirlo en un aliado que coopere con su desarrollo. Este hallazgo podrá contribuir a optimizar el uso de la inmunoterapia, cuya eficacia en este cáncer es solo parcial hasta la fecha.