Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El devastador incendio de 2007 mermó su población

El pinzón azul de Canarias logra aumentar su población

El pinzón azul es un ave endémica del Pinar de Inagua, Canarias. La especie, con un área total de distribución de alrededor de 30 km2, llegó a tener menos de 200 ejemplares en 2008 tras los grandes incendios ocurridos un año antes. Una nueva investigación, en la que participa el Museo Nacional de Ciencias Naturales, ayuda a encontrar las áreas más adecuadas para la reintroducción de esta ave.

Un pinzón azul, Fringilla polatzeki, macho / Alejandro Delgado

Tras casi 25 años de seguimiento, el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), Luis M. Carrascal, junto a Ángel Moreno, técnico de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y al consultor medioambiental Alejandro Delgado, ha podido comprobar la enorme resiliencia de los pinzones azules, Fringilla polatzeki, de Gran Canaria, cuya población ha logrado recuperarse, e incluso aumentar, tras el catastrófico incendio que sufrió en 2007 su única área de distribución conocida. Asimismo, han descrito las condiciones idóneas para la supervivencia de esta especie, información útil que permitirá encontrar nuevas áreas para su reintroducción.

Estas pequeñas aves tienen una enorme resistencia ante eventos catastróficos

Desde que en 1994 el Pinar de Inagua fuera declarado reserva natural integral, se ha monitorizado la abundancia de las poblaciones de pinzones azules, una pequeña ave forestal de la familia de los fringílidos.Se trata de un endemismo exclusivo de Gran Canaria donde su distribución está restringida a la extensión del Pinar de Inagua-Ojeda-Pajonales.

“La densidad reproductiva del pinzón azul se mantuvo estable en Inagua desde 1994 hasta antes del incendio, momento en que su población se redujo a la mitad”, explica Luis M. Carrascal. Desde 2008 la población fue aumentando gradualmente hasta alcanzar la mayor densidad registrada con un aumento de casi el 24%, aproximadamente 16 aves por km2, en 2016. “Exceptuando el año posterior al incendio, la media de individuos se ha mantenido relativamente estable entre 9 y 16 aves por km2, la menor abundancia y el menor tamaño de población jamás registrados para un pájaro forestal de tamaño pequeño en todo el Paleártico Occidental”, continúa.

Para el investigador del MNCN: “Este estudio demuestra que estas pequeñas aves tienen una enorme resistencia ante eventos catastróficos y que, si bien la creación de la reserva integral de Inagua no promovió un aumento generalizado de la población ni protegió a la especie frente a una crisis demográfica, es más que probable que evitara una disminución más profunda de sus poblaciones a lo largo de los últimos 25 años”.

Se buscan nuevas áreas para repoblar

El pinar de Inagua es uno de los pinares autóctonos mejor conservados de Gran Canaria. Con más de 30 km2, se extiende por la zona central de la isla y alberga profundos barrancos cubiertos de pino canario, Pinus canariensis, a una altitud que va de los 1000 a casi 1600 metros.

Analizaron las condiciones orográficas, climáticas y del hábitat que estas aves necesitan para reproducirse con éxito

Además de contabilizar y estudiar la población de pinzones azules, los investigadores han analizado las condiciones orográficas, climáticas y del hábitat que estas aves necesitan para reproducirse con éxito: pinares con árboles de más de 15 o 20 metros de altura, no muy densos (de 25 a 50 % de cobertura arbolada), situados por encima de los 1.100 metros de altitud y donde llueva de 13 a 24 litros por m2 durante el verano.

“Comprender la limitaciones espaciales a las que tienen que hacer frente especies con áreas de distribución tan reducidas, puede ayudar a encontrar espacios adecuados para desarrollar programas de reintroducción o traslado”, aclara Carrascal. Al modelizar el patrón de distribución de la especie en Inagua, los autores predicen hasta qué punto otros pinares históricos de Gran Canaria son adecuados para para la reproducción exitosa del pinzón azul. De entre ellos, destaca el pinar de Tamadaba, donde la especie habitó en el pasado y tendría unos 2 km2 de hábitat adecuado.

Referencias bibliográficas:

Moreno A.C., Carrascal L.M., Delgado, A., Suárez, V. y Javier Seoane, J. (2018) Striking resilience of an island endemic bird to a severe perturbation: the case of the Gran Canaria Blue Chaffinch. Animal Biodiversity and Conservation 41:131-140

Carrascal, L.M., Moreno, A.C., Delgado, A., Suárez, V., Seoane, J. y Trujillo, D. (2017) Habitat suitability – density relationship in an endangered woodland species: the case of the Blue Chaffinch (Fringilla polatzeki). PeerJ 5:e3771

Fuente: Museo Nacional de Ciencias Naturales
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El deshielo en los mares antárticos favorece la formación de nubes

Un nuevo trabajo demuestra que en la atmósfera de la Antártida se forman partículas procedentes de los gases liberados por los microorganismos que habitan el hielo marino y las aguas que lo rodean. El deshielo aumenta estas partículas que favorecen la formación de nubes, lo que puede ayudar a reducir la radiación solar que recibe la región.

La crisis climática amenaza con trasladar los picos de demanda eléctrica de invierno a verano antes de 2050

Físicos de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto de Geociencias han analizado por primera vez el cambio en los patrones de demanda de electricidad a escala nacional, señalando mayor frecuencia de los eventos extremos.