Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en el ‘International Journal of Biometeorology’

El polen también aparece fuera del periodo de floración

Investigadores de la Universidad de Extremadura han comprobado que los niveles de polen de ciertas plantas, como las gramíneas o las cupresáceas, se pueden disparar antes o después del momento álgido de la floración. La “resuspensión” del polen y su dispersión a largas distancias están detrás de este fenómeno, de gran interés para predecir las alergias.

El polen también aparece fuera del periodo de floración

Investigadores de la Universidad de Extremadura han comprobado que los niveles de polen de ciertas plantas, como las gramíneas o las cupresáceas, se pueden disparar antes o después del momento álgido de la floración. La “resuspensión” del polen y su dispersión a largas distancias están detrás de este fenómeno, de gran interés para predecir las alergias.

El polen también aparece fuera del periodo de floración
El polen también aparece fuera del periodo de floración . Foto: AeroUEx/UNEX

Investigadores de la Universidad de Extremadura han comprobado que los niveles de polen de ciertas plantas, como las gramíneas o las cupresáceas, se pueden disparar antes o después del momento álgido de la floración. La “resuspensión” del polen y su dispersión a largas distancias están detrás de este fenómeno, de gran interés para predecir las alergias.

El polen también aparece fuera del periodo de floración

Investigadores de la Universidad de Extremadura han comprobado que los niveles de polen de ciertas plantas, como las gramíneas o las cupresáceas, se pueden disparar antes o después del momento álgido de la floración. La “resuspensión” del polen y su dispersión a largas distancias están detrás de este fenómeno, de gran interés para predecir las alergias.

El polen también aparece fuera del periodo de floración
El polen también aparece fuera del periodo de floración . Foto: AeroUEx/UNEX

Investigadores de la Universidad de Extremadura han comprobado que los niveles de polen de ciertas plantas, como las gramíneas o las cupresáceas, se pueden disparar antes o después del momento álgido de la floración. La “resuspensión” del polen y su dispersión a largas distancias están detrás de este fenómeno, de gran interés para predecir las alergias.

“Por supuesto que existe una relación muy estrecha entre el momento de la liberación del polen de las plantas y los datos que recogen los captadores usados para cuantificar los granos, pero no siempre es así”, explica a SINC Rafael Tormo, botánico de la Universidad de Extremadura y coautor de la investigación.

Su equipo ha detectado retrasos o anticipaciones de hasta una semana entre la presencia de polen en el aire de especies alergénicas de gramíneas (hierbas de géneros como Poa, Agrostis, Bromus o Avena) y de cupresáceas (cipreses y arizónicas) respecto a los de su época de floración.

Según el estudio, que publica el International Journal of Biometeorology, estas diferencias probablemente se deban al fenómeno de la “resuspensión” de los granos, favorecida por el viento y por el transporte desde fuentes de polen distantes.

“Ahora, por ejemplo, en Extremadura todavía no han florecido las encinas y sí lo han hecho en Andalucía, pero si llegara viento del sur los captadores extremeños ya podrían detectar polen de encina”, indica Tormo, quien destaca la relevancia de conocer la fenología en la floración de las plantas para elaborar pronósticos precisos sobre polen para las personas alérgicas.

En la Península Ibérica y en el resto de Europa, las floraciones se desplazan de sur a norte, de tal forma que los captadores “anticipan la floración” si el viento viene del sur. Por el contrario, si el viento procede del norte, pueden registrar polen procedente de latitudes más septentrionales, aunque en el territorio donde estén situados ya haya acabado el periodo de polinización.

Captadores y visitas al campo

Para realizar el trabajo, los científicos han medido desde 2007 las concentraciones de polen con un captador aerobiológico situado en Badajoz. El equipo también se ha desplazado a los parques y campos de los alrededores de la ciudad para verificar in situ el desprendimiento de polen en las plantas, mediante la agitación de las inflorescencias y los conos masculinos.

“La observación directa supone una herramienta muy útil para conocer qué plantas están en flor y evaluar su abundancia, lo que facilita una valiosa información complementaria a los datos de los captadores”, destaca Tormo.

A pesar de los datos de gramíneas y cipreses, los resultados del estudio confirman que para la mayoría de especies arbóreas (encinas, alcornoques, olivos, y plátanos de sombra), así como para las herbáceas como los plantagos, coincide el periodo de floración con los registros de los captadores.

En el caso de las gramíneas, además, se ha observado que la mayor parte del polen presente en el aire procede de unas pocas especies de esta familia, como Dactylis glomerata, Trisetum paniceum, Lolium rigidum, Phalaris minor o Vulpia geniculata.

El grupo de investigación dispone también de captadores en Plasencia (Cáceres) y Santa Eulalia (Badajoz), y planea instalar otro en el sur de Extremadura. “Es como los datos meteorológicos: cuantas más estaciones y años de observación se dispongan, más valiosa será la información”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Rafael Tormo, Inmaculada Silva, Ángela Gonzalo, Alfonsa Moreno, Remedios Pérez y Santiago Fernández. “Phenological records as a complement to aerobiological data”. International Journal of Biometeorology 55 (1): 51–65, 2011. DOI 10.1007/s00484-010-0308-2.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La nariz electrónica de un dron detecta los olores de una planta de tratamiento de aguas residuales

Investigadores españoles han desarrollado una matriz de sensores químicos que, acoplada a un dron y mediante un software, percibe los malos olores de las aguas residuales como lo hacen los humanos. El objetivo es predecirlos y ayudar a reducir su impacto en zonas próximas a las estaciones depuradoras.

Nuevo algoritmo para prevenir incendios forestales
SINC

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han desarrollado un algoritmo sencillo para elaborar mapas de la estructura de la vegetación y cambios en el bosque, lo que ayuda a determinar el riesgo de incendios. Para realizar el estudio se han utilizado datos LIDAR, obtenidos desde el aire con tecnología láser.