Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Está ubicado junto al antiguo edificio, en Esporles (Mallorca)

El presidente del CSIC inaugura las nuevas instalaciones del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados

El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rafael Rodrigo, ha inaugurado hoy lunes, 2 de junio, en Esporles (Mallorca), las nuevas instalaciones del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA), centro mixto del CSIC y la Universidad de les Illes Balears. La construcción y puesta en marcha del edificio, con un coste de más de 5 millones de euros, ha sido financiada por el CSIC. Durante el acto, Rodrigo y la rectora de la universidad, Montserrat Casas, han firmado un acuerdo que aumenta la colaboración entre ambas instituciones.

Nuevas instalaciones en el IMEDEA./ CSIC

Tras la firma del convenio se ha realizado una visita a las instalaciones, a la que también ha sistido el presidente del Gobierno de las Islas Baleares, Francesc Antich.

El nuevo centro, dirigido por el investigador del CSIC Joaquín Tintoré, consta de cuatro plantas, que rondan los 3.000 metros cuadrados de construcción. Entre otros servicios, como despachos, salas de reuniones y almacenes, el edificio cuenta con 23 laboratorios de investigación, que se suman a los 15 laboratorios con los que ya cuenta el otro edificio del instituto.

Actualmente trabajan en el centro más de 150 personas, entre investigadores y técnicos. Los ejes estratégicos de investigación del centro son el cambio global, que incluye el papel de los océanos y las consecuencias sobre el litoral, y la promoción de la investigación integral e interdisciplinar de la zona costera.

En concreto, entre las líneas de investigación del centro destacan el estudio de la biodiversidad, la ecología de poblaciones y funcionamiento del ecosistema marino; el funcionamiento del sistema oceánico; la oceanografía operacional y las tecnologías marinas; la ecología y evolución en ambientes insulares, y la variabilidad de la zona costera y la respuesta al cambio global en un marco de sostenibilidad a través de nuevos planteamientos interdisciplinarios de gestión integral de la zona costera.

El Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (centro mixto del CSIC y la Universidad de les Illes Balears), dedicado a la investigación en el área de medio ambiente y recursos naturales, fue fundado en 1985 y remodelado en 1995. Tras más de una década de investigación interdisciplinar (fue uno de los primeros institutos que apostó en su momento por este tipo de investigación transversal), los planes actuales del instituto, en línea con el Plan Estratégico vigente (2006-2009), se dirigen a consolidar y ampliar la investigación científica de excelencia y a impulsar también la cultura científica y tecnológica de la sociedad.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Demuestran los hábitos caníbales de los osos de las cavernas

Para devorar los cadáveres de otros animales, los osos pardos usan sus garras delanteras para acceder a las vísceras. Un equipo de investigadores ha comparado los datos arqueológicos relacionados con los osos de las cavernas, con los procedentes de observaciones  de osos en el Pirineo sobre este comportamiento.

Calor, deshielo y microplásticos: lo que revela la mayor expedición realizada en el Everest

Una alianza entre National Geographic y Rolex ha permitido llevar a cabo la investigación más importante realizada hasta la fecha en la montaña más alta del planeta, el monte Everest. Allí, un equipo multidisciplinar, formado por 34 expertos, ha recabado datos que evidencian cómo la acción humana está deteriorando el entorno del Himalaya en Asia.