Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El rover Perseverance recoge la primera muestra de roca de Marte

Este martes se ha completado el sellado y almacenamiento del pequeño cilindro de roca marciana que recogió el vehículo de la NASA el 1 de septiembre. Junto a otras muestras, se traerá a la Tierra en futuras misiones para su análisis.

La primera muestra de roca de Marte extraída por Perseverance dentro de su tubo, antes y después de quedar sellado. / NASA/JPL-Caltech

El pasado 1 de septiembre, el taladro rotatorio del rover Perseverance recogió un núcleo cilíndrico, ligeramente más grueso que un lápiz, del suelo rocoso de Marte. Este martes, los controladores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA han informado de que ya disponen de todos los datos que confirman este “hito histórico”.

Este núcleo cilíndrico de roca marciana se taladró y recogió el 1 de septiembre y ahora está sellado dentro del rover en un tubo de titanio para poderlo traer a la Tierra en futuras misiones 

Según muestran las imágenes captadas por la cámara CacheCam del rover, el núcleo está ahora dentro de un tubo de titanio herméticamente sellado, donde permanecerá para poderlo recuperar en el futuro.  

A través de una campaña de retorno de muestras marcianas, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) planean una serie de misiones para, dentro de unos años, traer a la Tierra los tubos de muestras de Perserverance para su estudio. Serán los primeros materiales identificados y seleccionados científicamente que vienen a nuestro planeta desde otro. 

Confirmación fotográfica

El primer núcleo se ha extraído de una roca marciana plana, del tamaño de un maletín, apodada Rochette. Una vez completado el proceso, el brazo robótico de Perseverance maniobró la broca y el tubo con la muestra para que la cámara del instrumento Mastcam-Z pudiera fotografiar el contenido aún sin sellar y transmitir los resultados a la Tierra.

Esta composición de dos imágenes muestra el agujero perforado por Perseverance para recoger la muestra de roca marciana. / NASA/JPL-Caltech

Una vez que los controladores de la misión confirmaron la presencia de la roca extraída en el tubo enviaron una orden para completar el procesamiento. Este martes, Perseverance transfirió la muestra al interior del vehículo para medir y tomar imágenes del núcleo de roca. A continuación, selló herméticamente el contenedor, tomó otra imagen y almacenó el tubo.

Con más de 3.000 piezas, este sistema de muestreo y almacenamiento es el mecanismo más complejo jamás enviado al espacio

Larry D. James (JPL)

"Con más de 3.000 piezas, este sistema de muestreo y almacenamiento es el mecanismo más complejo jamás enviado al espacio", destaca Larry D. James, director interino del JPL.

"Obtener y tener la primera muestra en nuestro haber es un gran hito", añade uno de los científicos de la misión, Ken Farley, del instituto Caltech (EE UU), "y cuando traigamos estas muestras a la Tierra nos van a decir mucho sobre algunos de los primeros capítulos de la evolución de Marte".

Además de identificar y recoger muestras de roca y regolito (roca fragmentada y polvo) mientras busca señales de vida microscópica antigua, la misión de Perseverance incluye el estudio de la región del cráter Jezero para comprender la geología y la antigua habitabilidad de la zona, así como para caracterizar su clima pasado.

Fuente:
NASA
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Descubierto un misterioso objeto astronómico que emite pulsos cada 18 minutos

Astrónomos australianos han localizado en nuestro vecindario galáctico lo que podría ser el primer magnetar de periodo ultralargo, un tipo de pulsar que expulsa gigantescas ráfagas de energía a un ritmo de tres veces por hora. También existe la posibilidad de que sea una enana blanca con un campo magnético ultrapotente, en cualquier caso un tipo de objeto nunca visto.

El telescopio Webb se inserta con éxito en su orbita

El mayor observatorio espacial de la historia ya está en su destino final: una órbita en torno al Sol, en línea con la Tierra, mientras gira alrededor de L2, un punto situado a 1,5 millones de kilómetros de nuestro planeta. Una vez alineados sus espejos y calibrados sus instrumentos, este verano ofrecerá imágenes nunca vistas del universo.