Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El ser humano abandonó la cuna africana antes de lo que se pensaba

Un equipo internacional de investigadores demuestra hoy en Science que el ser humano podría haber llegado a Arabia directamente desde África hace unos 125.000 años. Hasta ahora se creía que el éxodo humano se produjo hace unos 60.000 años a través del Valle del Nilo o Medio Oriente.

Las herramientas que datan de 120.000 años de antigüedad revelan que el éxodo humano se produjo antes de lo que se pensaba hasta ahora. Foto: Science / AAAS.

“Estos humanos ‘anatómicamente modernos’ evolucionaron en África hace unos 200.000 años y, después, poblaron el resto del mundo”, asegura Simon Armitage, autor principal del estudio e investigador en el departamento de Geografía de la Universidad de Londres (Reino Unido).

Los resultados, que se publican ahora en Science, sugieren una nueva evaluación de los métodos con los que los humanos modernos se han convertido en una especie mundial.

Hans-Peter Uerpmann, investigador en la Universidad Eberhard Karls en Tübingen (Alemania), y su equipo, hallaron una caja antigua de herramientas humanas en el yacimiento arqueólogo de Jebel Faya (Emiratos Árabes Unidos). Los científicos determinaron que los utensilios tenían entre 100.000 y 125.000 años de antigüedad.

Entre los artefactos hallados se encuentran hachas de mano primitivas y una gran variedad de raspadores y perforadores.

La fabricación de los instrumentos, similar a la empleada por los humanos primitivos en África Oriental, es diferente a la usada en Oriente Medio. Según el equipo de investigación, la innovación tecnológica “no fue necesaria para emigrar a Arabia”.

Cambios climáticos de más de 100.000 años

El estudio también analiza los niveles del mar y los cambios climáticos que se produjeron en el Golfo Pérsico durante el primer período interglaciar hace 130.000 años.

Los resultados muestran que el estrecho de Bab el Manded, que separa Arabia de la costa africana, se estrechó porque los niveles del mar eran más bajos. Esto facilitó el paso de los humanos a la Península Arábiga (Arabia).

“Jebel Faya revela una imagen fascinante en la cual los humanos modernos, con ayuda de fluctuaciones mundiales de los niveles del mar y cambios climáticos en la Península Arábiga, emigraron mucho antes de lo que se pensaba”, concluye Armitage.

------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Simon J. Armitage, Sabah A. Jasim, Anthony E. Marks, Adrian G. Parker, Vitaly I. Usik, Hans-Peter Uerpmann. “The Southern Route ‘Out of Africa’: Evidence for an Early Expansion of Modern Humans into Arabia”. Science, 28 de enero de 2011. doi:10.1126/science.1199113

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubierta una nueva especie de briozoo en un monte submarino del mar de Alborán

Tras analizar la biodiversidad de los briozoos, unos diminutos animales coloniales que viven sujetos al fondo, en el monte submarino del Seco de los Olivos, frente a las costas de Almería, un equipo de científicos españoles y brasileños ha identificado 43 especies diferentes, de las cuales tres nunca se habían visto en el Mediterráneo y otra ha resultado ser nueva para la ciencia.

Hallan microplásticos en agua dulce de la Antártida

Científicos españoles, liderados desde la Universidad Autónoma de Madrid, han descrito por primera vez la presencia de microplásticos en el agua dulce de un área protegida de la Antártida. Los resultados confirman la presencia de fragmentos contaminantes de poliéster, acrílico y teflón, con tamaños menores a cinco milímetros y distintas formas y colores.