Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El trabajo aparece publicado en el último número de ‘Science’

El ser humano escribe cartas y correos de forma casi aleatoria e impredecible

¿Es el ser humano predecible o es su comportamiento totalmente aleatorio? Un equipo internacional, con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha analizado una de las actividades humanas más comunes, la comunicación por escrito, y ha logrado establecer un modelo complejo que explica cómo nos comunicamos a través de cartas y correos electrónicos. Las conclusiones revelan que este proceso no responde a la necesidad humana de contestar a otros individuos, teoría aceptada hasta el momento, sino que el ser humano se comunica sobre todo de forma aleatoria, en función de su propia naturaleza y algo de casualidad.

"Self-realization". Imagen: Alles Schlumpf.

El equipo, en el que colabora el investigador del CSIC Daniel B. Stouffer, de la Estación Biológica de Doñana, en Sevilla, ha analizado la correspondencia de 16 figuras históricas, entre ellas la del físico Albert Einstein. En su análisis, identificaron un mismo patrón de conducta que también se podía extrapolar a la correspondencia del siglo XXI, los correos electrónicos. En el modelo, descrito como un proceso de Poisson[1] en cascada, intervienen los ritmos circadianos o biológicos y los factores de repetición. “Es más probable que un individuo continúe escribiendo e-mails una vez que ha escrito el primero, para usar su tiempo de forma más racional. De la misma forma, cuando vamos a un centro comercial compramos varias cosas para aprovechar el viaje”, explica Stouffer.

En el proceso interviene una variable más: los cambios que se producen a lo largo de la vida. Los autores destacan, en este sentido, cómo aumentó el ritmo de correspondencia de Einstein tras la publicación de la Teoría de la Relatividad. Del mismo modo, un bloguero verá aumentada su comunicación vía e-mail cuando publique un artículo polémico en su bitácora.

“El modelo es casi completamente aleatorio. Tan sólo existe una estructura básica debido a nuestros horarios, que sí son estructurados. Nos levantamos y nos acostamos a horas predecibles y, sin embargo, en ese intervalo de tiempo escribimos cartas o correos electrónicos en cualquier momento”, resume el investigador.

Predecir la conducta humana

Identificar y crear modelos para predecir los patrones de la actividad humana tiene múltiples ramificaciones y aplicaciones, desde la predicción de la expansión de enfermedades infecciosas hasta la optimización del uso de recursos. “En el caso de nuestra investigación, conocer cuándo y por cuánto tiempo escriben las personas puede resultar de gran interés para las empresas de telecomunicaciones a la hora de ajustar sus sistemas en momentos de alta y baja demanda”, indica Stouffer.

Sin embargo, como apunta la investigación, quizá no todos los comportamientos humanos son tan predecibles como nuestro despertar. Según los autores, los resultados del trabajo indican que la capacidad de predecir el comportamiento humano es limitada. Este extremo puede tener implicaciones en diferentes sectores económicos, pero también arroja la cuestión de si el resto o la mayor parte de nuestras acciones cotidianas son tan aleatorias y, por tanto, impredecibles.

Los autores sugieren, de hecho, que el modelo establecido para las comunicaciones escritas podría aplicarse a otras muchas actividades humanas si el modelo empleado tuviera en cuenta únicamente variables relacionadas con la naturaleza humana. Si fuera así, establecer modelos, como los que se aplican a la hora de prescribir tratamientos médicos, resultaría más complicado de lo que se piensa.

------------------------------

[1]También conocido como "Ley de los sucesos raros", se trata de un proceso de sucesos independientes donde el número de sucesos en dos intervalos disjuntos siempre es independiente, la probabilidad de que un suceso ocurra en un intervalo es proporcional a la longitud del intervalo y la probabilidad de que ocurra más de un suceso en un intervalo suficientemente pequeño es despreciable (no se producirán sucesos simultáneos). Este modelo se utiliza, por ejemplo, para calcular el número de errores de ortografía que uno comete al escribir una única página, el número de llamadas telefónicas en una central telefónica por minuto o el número de servidores web accedidos por minuto.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Análisis
Islas Baleares, hacia la primera Asamblea Ciudadana del Clima en un archipiélago
Pablo Rodríguez Ros, Clara Ferragut

La acción climática necesita de la colaboración de gobiernos, empresas, grupos científicos y de la sociedad civil. Por eso, siguiendo el ejemplo de otras iniciativas en países como Francia y Reino Unido, España está elaborando una asamblea ciudadana por el clima estatal, que en parte incrementaría la participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas. A ella podría unirse otro proyecto en las Islas Baleares, un archipiélago especialmente vulnerable al cambio climático.

Ángela Bernardo, autora de ‘Acoso. #MeToo en la ciencia española’
“El acoso sexual es un abuso de poder y la ciencia es un sistema muy vertical en el que unas pocas personas tienen mucho poder”

La periodista de ciencia muestra en su libro cómo el sector académico, con estructuras muy jerarquizadas, no es ajeno a los problemas de acoso que afectan a otros entornos laborales. Las víctimas suelen ser mujeres en situaciones de precariedad laboral, en la que su continuidad depende de su jefe.