Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El sexo es femenino ‘por defecto’

Según una investigación dirigida por el CSIC, la ausencia del gen Gadd45g provoca el desarrollo de ovarios en lugar de testículos en ratones macho. El hallazgo podría mejorar la comprensión de las anomalías de la diferenciación sexual.

Expresión del gen Gadd45g. / Wikipedia

Una investigación liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) demuestra que la expresión del gen Gadd45g es esencial en la determinación del sexo, la fertilidad y el desarrollo de testículos. El trabajo, publicado en la revista PLOS ONE, revela que el bloqueo de este gen impide el desarrollo de testículos y provoca el crecimiento de órganos sexuales femeninos, independientemente de la presencia del cromosoma Y.

La familia de genes Gadd45 está compuesta por el a, el b y el g. Diferentes experimentos han silenciado cada uno de ellos y sus diferentes combinaciones por parejas. Según el investigador del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología Jesús Salvador, que ha dirigido la investigación, “los resultados indican que Gadd45g es el único miembro de la familia que tiene una función clave en la determinación del sexo y el desarrollo de testículos”.

Para el investigador del CSIC fue “sorprendente descubrir que, en su ausencia, todas las crías de ratón eran fenotípicamente hembras aunque, al poseer el cromosoma Y, fuesen genéticamente machos”.

Gadd45g es un regulador positivo del gen SRY, que se localiza en el cromosoma Y. Según el trabajo, la ausencia de Gadd45g impide la expresión de SRY, lo que frena el desarrollo de las gónadas masculinas.

Menos de uno entre cada 4.500 recién nacidos en el mundo presenta anomalías de la diferenciación sexual. Son causadas por diferentes alteraciones durante alguna etapa del desarrollo fetal y su baja frecuencia las cataloga como patologías raras.

Menos de uno entre cada 4.500 recién nacidos en el mundo presenta anomalías de la diferenciación sexual

Salvador explica que, aunque se han descrito algunas mutaciones asociadas a estas patologías, la mayoría de ellas no tiene un diagnóstico definido. Para el investigador del CSIC, “la identificación del papel fundamental que Gadd45g juega en el desarrollo sexual embrionario puede ser muy importante para el esclarecimiento del diagnóstico etiológico de este tipo de patologías”.

La investigación ha contado con la colaboración del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares y de la Universidad Complutense de Madrid.

Referencia bibliográfica:

Johnen H, González‐Silva L, Carramolino L, Flores JM, Torres M, Salvador JM. "Gadd45g Is Essential for Primary Sex Determination, Male Fertility and Testis Development". PLOS ONE. DOI: 10.1371/journal.pone.0058751

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Estas células madre resisten el envejecimiento y mantienen la regeneración muscular hasta la vejez

Investigadores españoles han descrito en ratones cómo todas las células madre musculares no envejecen igual, y han identificado un subgrupo con una capacidad regenerativa superior que se mantiene hasta la edad geriátrica. Los resultados se publican hoy en Nature Cell Biology.

Alt de la imagen
Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.