Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El sistema inmunitario detecta la pérdida de la forma polarizada en células epiteliales enfermas

Un estudio del CSIC halla el mecanismo por el que los linfocitos identifican las células epiteliales despolarizadas. El hallazgo contribuye al desarrollo de terapias para controlar la respuesta inmunitaria en el hígado y órganos con epitelios polarizados.

ICAM-1 se confina en la parte apical (flechas) de las células epiteliales de hígado que permanecen sanas y funcionales. Inmunohistoquímica de un hígado infectado con el virus de la hepatitis C.
El sistema inmunitario detecta la pérdida de la forma polarizada en células epiteliales enfermas. Foto: CSIC

Un estudio del CSIC halla el mecanismo por el que los linfocitos identifican las células epiteliales despolarizadas. El hallazgo contribuye al desarrollo de terapias para controlar la respuesta inmunitaria en el hígado y órganos con epitelios polarizados.

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descrito cómo el sistema inmunitario puede detectar la pérdida de la forma polarizada en células epiteliales enfermas, que desempeñan un papel clave en patologías como el cáncer, las infecciones víricas o las enfermedades autoinmunes.

El hallazgo podría contribuir a desarrollar vías terapéuticas para controlar la respuesta inmunitaria en el hígado y, probablemente, en otros órganos que contengan epitelios polarizados. El estudio se publica en la revista Cell Reports.

“Las células epiteliales realizan funciones fundamentales de absorción, secreción y barrera en los tejidos”, según explica Jaime Millán, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, quien ha participado en el estudio junto a la investigadora del mismo centro Natalia Reglero-Real.

“Estas células –añade el científico–, necesitan para funcionar correctamente establecer una polaridad apicobasal, es decir, adquirir una forma asimétrica en la que una parte de la célula se orienta hacia el exterior o hacia la luz de las cavidades del tejido (apical), y otra parte hacia el interior del tejido (basolateral)”.

“Esta última está en contacto con los vasos sanguíneos y otras células, incluidas las células del sistema inmunitario (linfocitos), que patrullan en el interior de los órganos de forma permanente”. Una característica común en las patologías epiteliales –añade Millán–, como el cáncer, las infecciones víricas o las enfermedades autoinmunes, es que las células epiteliales enfermas pierden su forma polarizada.

“Utilizando células epiteliales del hígado como modelo, nuestra investigación ha comprobado que el grado de polarización apicobasal de estas células regula su capacidad para interaccionar con células del sistema inmunitario”, explica el investigador.

Esto ocurre porque las células hepáticas polarizadas segregan en su dominio apical, menos accesible a las células del sistema inmunitario, el receptor ICAM-1, el principal mediador de la adhesión linfocitaria.

“Cuando las células epiteliales hepáticas pierden su forma, ICAM-1 se dispersa del dominio apical y se expone a otras células, favoreciendo la adhesión de los linfocitos. Al contrario, cuando se incrementa farmacológicamente la polarización de estas células, ICAM-1 se confina en el dominio, y la adhesión de los linfocitos T disminuye”, argumenta Millán.

Resultados en pacientes con hepatitis

“El grado de polarización apicobasal de estas células regula su interacción con células del sistema inmunitario”

Este fenómeno de polarización y despolarización de ICAM-1 se ha observado en muestras de hígado de pacientes con infecciones de hepatitis B y C y en hígados trasplantados que han sufrido un rechazo inmunitario.

Así, los linfocitos ‘ven’ preferentemente en el tejido las células epiteliales despolarizadas. “Esto supone un nuevo mecanismo del tejido para ayudar al sistema inmunitario a discriminar entre las células enfermas, que deben ser eliminadas, y aquellas que permanecen sanas y polarizadas”, sostiene Millán.

“La modulación de la polaridad apicobasal del epitelio hepático podría suponer, por tanto, una nueva ventana terapéutica para controlar la respuesta inmunitaria en el hígado y, probablemente, en otros órganos que contengan epitelios polarizados”, concluye.

En este trabajo también han participado los hospitales de La Princesa de Madrid, Universitario Central de Asturias, en Oviedo, el Hospital La Fe de Valencia, el Hospital Universitario Virgen del Rocío en Sevilla y la Universidad Autónoma de Madrid.

Referencia bibliográfica:

Natalia Reglero Real, Adrian Álvarez-Varela, Eva Cernuda Morollon, Jorge Feito, Beatriz Marcos Ramiro, Laura Fernandez Martin, Pilar Sandoval, Jordi Muntané, Maria Jose Gómez Lechón, Pedro L. Majano, Isabel Correas, Miguel A. Alonso y Jaime Millán. Apicobasal polarity controls lymphocyte adhesión to hepatic epithelial cells. Cell Reports. Doi: 10.1016/

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Alt de la imagen
El melanoma ‘engaña’ a las defensas del organismo para aumentar la resistencia a la inmunoterapia

Un equipo del CNIO ha descubierto cómo el melanoma consigue reorientar al sistema inmunitario, no solo para evitar que ataque el tumor, sino incluso para convertirlo en un aliado que coopere con su desarrollo. Este hallazgo podrá contribuir a optimizar el uso de la inmunoterapia, cuya eficacia en este cáncer es solo parcial hasta la fecha.