Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Astronomía y Astrofísica

El telescopio Hubble celebra su 30 aniversario con un espectacular ‘arrecife cósmico’

Para conmemorar las tres décadas de descubrimientos del telescopio Hubble desde que fue lanzado en 1990, los responsables del proyecto han ofrecido uno de los ejemplos más fotogénicos de las muchas incubadoras estelares que ha contemplado este observatorio espacial: dos nebulosas vecinas en la Gran Nube de Magallanes.

La nebulosa gigante NGC 2014 y su vecina, NGC 2020, que se integran en la Gran Nube de Magallanes. / ESA/NASA

Las espectaculares fotografías e innovaciones científicas del telescopio espacial Hubble, que la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzaron el 24 de abril de 1990, han redefinido nuestra imagen del universo. Para conmemorar sus tres décadas de descubrimientos, los responsables del proyecto han ofrecido uno de los ejemplos más fotogénicos de las numerosas incubadoras estelares que el telescopio ha observado durante todo este tiempo.

La fotografía presenta la nebulosa gigante NGC 2014 y su vecina, NGC 2020, que se integran en una vasta región de formación estelar en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea a unos 163.000 años luz de distancia. La imagen tiene el sobrenombre de “Arrecife Cósmico” por su parecido al mundo submarino.

La imagen tiene el sobrenombre de “Arrecife Cósmico” por su parecido al mundo submarino

NGC 2014 es un grupo de estrellas masivas y brillantes cerca del centro de la imagen que han alejado la envoltura de gas de hidrógeno (en rojo) y polvo en la que se formaron. Un torrente de radiación ultravioleta procedente del cúmulo estelar ilumina el paisaje a su alrededor.

Estas estrellas masivas también provocan fuertes vientos que erosionan la nube de gas por encima y a la derecha de ellas. El gas en estas áreas es menos denso, lo que facilita que los vientos estelares las atraviesen, creando estructuras similares a burbujas que recuerdan a los corales y que le han valido a la nebulosa el sobrenombre de “Coral Cerebro”.

En cambio, la nebulosa azulada bajo NGC 2014 debe su forma a una colosal estrella, unas 200.000 veces más luminosa que nuestro Sol. Es un ejemplo de una clase poco común de estrellas denominadas estrellas de Wolf-Rayet. Estas estrellas, que se cree que descienden de las estrellas más masivas que existen, son muy luminosas y presentan una elevada pérdida de masa por vientos potentes.

30 años de descubrimientos

Hasta el momento, la misión ha efectuado 14 millones de observaciones y ha proporcionado datos que han permitido a astrónomos de todo el mundo escribir más de 17.000 artículos científicos revisados por pares, por lo que constituye uno de los observatorios espaciales más prolíficos de la historia. Su vasto archivo de datos solo ya bastará para impulsar la investigación astronómica durante generaciones.

Cada año, Hubble dedica una pequeña parte de su valioso tiempo de observación a tomar una imagen especial de aniversario que refleje objetos especialmente bellos o significativos.

Fuente:
NASA/ESA
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Redescubiertos dos fragmentos del meteorito que cayó en Barcelona en 1704
SINC

Estaban olvidados en un antiguo gabinete de curiosidades de Barcelona, pero científicos de varias instituciones catalanas han sacado a la luz los restos del meteorito que impactó cerca de Tarrasa un día de Navidad de hace tres siglos. Ocurrió en plena Guerra de Sucesión y los dos bandos lo utilizaron con objetivos propagandísticos.

Alt de la imagen
Confirmada la existencia de la exotierra más cercana

Hace cuatro años se anunció el descubrimiento de Próxima b, un planeta similar al nuestro que orbita alrededor de la estrella más cercana al Sol. Ahora, investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias y otros centros europeos han confirmado su existencia con gran precisión gracias al instrumento ESPRESSO.