Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Salud pública

El tratamiento con metadona reduce tres veces las muertes por opiáceos

En el tratamiento de la adicción a los opiáceos, la metadona actúa como terapia sustitutiva. Una investigación de varios centros españoles se propuso estudiar si la mortalidad en los usuarios era mayor mientras estaban en tratamiento o después de él. El resultado es que el número de muertes se reduce hasta tres veces en las personas que lo mantienen, por lo que el riesgo de complicaciones si se abandona es alto.

Un vaso de metadona en un centro de tratamiento en Indonesia. / DFAT.

La mortalidad de las personas dependientes de opiáceos que siguen un tratamiento con metadona (o buprenorfina, en otros países) es tres veces menor que cuando lo abandonan, según concluye un estudio internacional en el que participan la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y el CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP).

La Organización Mundial de la Salud estima que hay 15 millones de personas en el mundo dependientes de los opioides, entre ellos heroína, morfina o tramadol. Solo el 10% recibe tratamiento, y esta dependencia ocasiona la muerte de 69.000 personas al año.

“Nuestro objetivo era comprobar si la mortalidad en los usuarios era mayor mientras estaban en tratamiento. La conclusión principal es que este salva vidas”, sentencia Luis Sordo, investigador del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UCM y uno de los autores del estudio, publicado en British Medical Journal.

Este artículo muestra los resultados de una revisión sistemática de todos los estudios internacionales publicados de este tema desde 1974 hasta la actualidad.

El número global de muertes se reduce hasta tres veces, pero si se atiende solo a las muertes por sobredosis la comparación aumenta

El científico destaca que el número global de muertes se reduce hasta tres veces, pero si se atiende solo a las muertes por sobredosis “la comparación de mortalidad dentro y fuera del tratamiento aumenta”.

Cuatro semanas cruciales

Estos resultados son fruto del seguimiento de 122.885 personas tratadas con metadona entre uno y trece años y de 15.831 tratadas con buprenorfina entre uno y cuatro años.

Sordo insiste en que, para que el tratamiento sea más efectivo, las cuatro primeras semanas son cruciales. “Al inicio se dan dosis bajas, para evitar la sobredosis al paciente. Este puede sentirse insatisfecho y recurrir a la heroína. Por eso, los profesionales tienen que hacerle entender que la metadona es incompatible con otros opiáceos. Este tiempo de ajuste es el crítico, pero una vez pasado, se reduce la mortalidad”, explica.

Además de reducir el número de muertes, el tratamiento con metadona mejora la calidad de vida del paciente. “La heroína demanda muchas dosis, tiempo y dificulta la tarea diaria. La metadona se suministra, bajo control sanitario, solo una vez al día y permite al individuo realizar otras actividades al mismo tiempo”, añade el investigador.

Con estos resultados, los expertos alertan de la importancia de mantener este tratamiento, en un momento en el que la heroína ha resurgido con fuerza en Norteamérica y voces críticas se han alzado contra la posibilidad de que determinados pacientes dependan toda la vida de metadona.

“Nadie cuestiona que una persona diagnosticada de diabetes o de depresión se pase toda su vida con insulina o antidepresivos. Pero con la metadona, cada cierto tiempo surgen las mismas críticas. La adicción a los opiáceos es una enfermedad crónica y como tal requiere tratamiento a muy largo plazo”, afirma Sordo.

Referencia bibliográfica:

Luis Sordo, Gregorio Barrio, Maria J. Bravo, Iciar Indave, Louisa Degenhardt, Lucas Wiessing, Marica Ferri y Roberto Pastor- Barriuso. “Mortality risk during and after opioid substitution treatment: systematic review and meta-analysis of cohort studies”. Brithish Medical Journal. 2017. DOI: 10.1136/bmj.j1550

Fuente: UCM / CIBERESP
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La OMS confirma que el coronavirus no viaja libremente por el aire, sino en gotas

El virus que provoca la COVID-19 se transmite a través de las gotitas respiratorias que expulsa una persona infectada al toser o estornudar a menos de un metro, pero no por las partículas suspendidas en el aire, salvo en casos muy específicos durante los tratamientos hospitalarios. Así lo recoge un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud.

Alt de la imagen
Helena Legido, investigadora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres
“Los partidos políticos tienen la responsabilidad de no utilizar esta crisis para sus intereses”
Sergio Ferrer

Esta científica ha evaluado en la revista médica The Lancet los puntos de la Sanidad española que el coronavirus pondrá a prueba y las lecciones que ya se pueden sacar de la experiencia. Insiste en que una vez pase esta crisis será fundamental estudiar lo que se hizo bien y mal, pero ahora “no se debe permitir que los políticos exploten la situación en su beneficio”.