Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El trigo y la cebada ya se cultivaban en África hace 7.000 años

Se calcula que hace unos 10.500 años, el cultivo doméstico de cereales: trigo (Triticum spp.) y avena (Hordeum vulgare), principalmente, se propagó desde el próximo Oriente hacia el este –centro y sur de Asia– y hacia el oeste –Europa, cuenca mediterránea y norte de África–.

Visión general de la excavación del cementerio R12. Foto del Centro de estudios sudaneses y subsaharianos. / Donatella Usai.

La comunidad científica creía que en África, en la región del Sudán, los animales se habían domesticado antes que los cereales. Un estudio publicado el 22 de octubre en la revista PLOS One, coordinado por Marco Madella, investigador ICREA del Departamento de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra y del CSIC, y miembro del grupo de investigación Complexity and Socio-Ecological Dynamics (CaSEs), con participación de Juan José García Granero, investigador del CSIC conjuntamente con investigadores provenientes de Alemania, Italia y del Reino Unido, demuestra que, en la zona central de Sudán y Nubia, las comunidades cultivaban trigo y avena hace 7.000 años durante el auge de la domesticación de los animales.

La investigación se llevó a cabo en dos cementerios prehistóricos africanos: Ghaba (Sudán) y R12 (Nubia), excavados por miembros del Centro de Estudios Sudaneses y Subsaharianos de Italia, bajo la dirección de la profesora Donatella Usai.

La investigación se llevó a cabo en dos cementerios prehistóricos africanos: Ghaba (Sudán) y R12 (Nubia)

Analizando restos de plantas microscópicas (fitolitos de ópalos y granos de almidón) desde las fosas y los cálculos dentales (sarro o placa dental calcificada) de los dientes de los esqueletos de tumbas fechadas del Neolítico, el equipo ha sido capaz de encontrar nueva evidencia científica de las primeras prácticas agrarias y la dieta antigua que seguían los pobladores, a lo largo de la orilla del Nilo.

Una dieta que incluía cereales y plantas salvajes

La investigación llevada a cabo para este estudio sugiere que el trigo y la avena fueron una parte importante en la dieta junto con las plantas salvajes que provenían sobre todo de los pastos de mijo de la sabana de Ghab, mientras que el entorno de R12 de Nubia era más árido.

Madella, coordinador del estudio, resalta un aspecto importante encontrado en esta investigación: "las estrategias de explotación agrícola de los grupos de humanos prehistóricos que poblaron el valle del Nilo estaban diversificadas y implicaban cultivos, recolección de diferentes plantas silvestres, según los grupos humanos se ubicaran en ambientes desérticos o semi-desérticos".

El aprovechamiento de las semillas de mijo en aquella región, muy posiblemente venía de muy antiguo

La investigación demuestra que se cultivaron cereales en el valle del Nilo hace 7.000 años (las plantas están fechadas en 5.311 a 5.066 aC), mucho antes de lo que se había sugerido, por grupos de personas semi-nómadas que muy probablemente explotaban las aguas del Nilo de manera similar a como lo hicieron más tarde los egipcios.

Tenían conocimiento del valor nutricional de los alimentos

Los resultados muestran también que estos grupos humanos tenían un conocimiento profundo del valor nutricional de las plantas silvestres que tenían a su alcance en la sabana en la que vivían. El aprovechamiento de las semillas de mijo en aquella región, muy posiblemente venía de muy antiguo.

La domesticación de los pastos africanos (mijo, sorgo) se convirtió en importante a finales del primer milenio antes de nuestra era y siguen siendo hoy en día los principales cultivos en todo el Sahel de África occidental y oriental, debido a su valor nutricional.

Referencia bibliográfica:

Marco Madella, Juan José García-Granero, Welmoed A. Out, Philippa Ryan, Donatella Usai (2014), "Microbotanical Evidence of Domestic Cereals in Africa 7000 Years Ago ", PLOS One, 22 d'octubre,vol. 9 (10), DOI: 10.1371/journal.pone.0110177.

Fuente: Universidad Pompeu Fabra
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Alt de la imagen
Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.