Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El uso humano de antibióticos pone en peligro a los chimpancés salvajes

Las enfermedades infecciosas son una de las mayores amenazas de los primates del Parque Nacional de Gombe en Tanzania, protagonistas del #Cienciaalobestia. Sin embargo, sus heces contienen bacterias resistentes a fármacos usados habitualmente por las personas cerca de la reserva, según un nuevo estudio.

El número de chimpancés en el Parque Nacional de Gombe ha bajado hasta 95. / Thomas Gillespie

Cerca del Parque Nacional de Gombre en Tanzania, donde la primatóloga Jane Goodall llevó a cabo sus primeros estudios sobre los chimpancés (Pan troglodytes), las enfermedades diarreicas son comunes, por lo que la gente recurre a antibióticos baratos, compuestos de sulfonamida, que se consiguen sin receta en pequeñas tiendas que actúan como farmacias informales.

El uso excesivo de estos fármacos crea la posibilidad de que surjan superbacterias más letales y resistentes a los antibióticos

Thomas Gillespie, ecólogo

Los chimpancés tienden también a sufrir este tipo de dolencias que están relacionadas con bacterias y otros patógenos del intestino que afectan a su capacidad de mantener la ingesta de calorías y de absorber nutrientes.

Por eso, un equipo liderado por científicos de la Universidad Emory en EEUU ha analizado los genes que confieren resistencia a las sulfamidas, que se emplean como antibiótico, en el agua de los arroyos y en muestras fecales de seres humanos, animales domésticos, chimpancés y babuinos del parque nacional tanzano y sus alrededores. Los resultados se han publicado en la revista Pahogens.

“La mayoría de las personas de nuestro muestreo albergaban bacterias resistentes a la medicación con sulfonamidas que están tomando”, afirma Thomas Gillespie, autor principal del estudio y profesor asociado del departamento de Ciencias Ambientales y de la Escuela de Salud Pública del centro estadounidense.

“En esos casos, están malgastando su dinero con un medicamento que no les está ayudando a mejorar. Además, el uso excesivo de estos fármacos crea la posibilidad de que surjan superbacterias más letales y resistentes a los antibióticos”, recalca el experto.

Una resistencia a antibióticos general

La resistencia a la sulfonamida no solo apareció en el 74 % de las muestras humanas en general, sino también en el 48 % de las muestras de chimpancés, en el 34 % de las de babuinos y en el 17% de las de animales domésticos. La sulfonamida también apareció en el 19 % de las muestras tomadas de los arroyos compartidos por personas, animales domésticos y fauna salvaje.

Las bacterias resistentes a los antibióticos se están propagando de las personas a los primates no humanos al llegar a la cuenca hidrográfica local

Thomas Gillespie, ecólogo

“Las bacterias resistentes a los antibióticos se están propagando de las personas a los primates no humanos al llegar a la cuenca hidrográfica local”, advierte Gillespie. “La gente se baña y se lava en los arroyos, contaminando el agua con bacterias resistentes a los medicamentos donde beben los chimpancés y babuinos salvajes”, detalla.

En el trabajo, el equipo del investigador también buscó genes que confirieran resistencia a la tetraciclina, otra clase de antibióticos que la gente de la zona utiliza con mucha menos frecuencia, probablemente debido a su mayor coste y menor disponibilidad. Como los científicos esperaban, muy pocas de las muestras fecales de cualquiera de los grupos (humanos, animales y primates no humanos), y ninguna de las muestras de agua de los arroyos, mostraron evidencia de resistencia.

Thomas Gillespie fue pionero en el enfoque One Health para proteger a los seres humanos, los ecosistemas y la biodiversidad; y sus proyectos en África, incluida la colaboración con el Instituto Jane Goodall en Tanzania, se centran en ayudar a los agricultores que subsisten en medio de bosques fragmentados a coexistir con los primates y otros animales salvajes para minimizar el riesgo de intercambio de patógenos entre especies, lo que se conoce como spillover.

“Es importante tener en cuenta ambos aspectos: la salud y el bienestar de los seres humanos, así como la conservación de los chimpancés y otras especies”, subraya el autor. Sin embargo, la presencia de los humanos ha hecho mella en los grandes simios, debido a la fragmentación del hábitat y el intercambio de patógenos. En la actualidad, el número de chimpancés del Parque Nacional de Gombe se reduce a unos 95.

Los científicos sugieren que se oriente a escala local del uso adecuado de antibióticos para no perjudicar a las especies de su entorno, pero también es importante mejorar la higiene de las actividades relacionadas con el lavado en los arroyos de la zona, así como la eliminación de los residuos humanos, concluyen

Referencia:

Michele B. Parsons et al. “Antimicrobial Resistance Creates Threat to Chimpanzee Health and Conservation in the Wild” Pathogens

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.