Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

En los penaltis, mejor que decida el jugador

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid ha realizado un estudio respondiendo a la cuestión de si los entrenadores deben dejar a los deportistas tomar sus propias decisiones cuando están bajo presión o, por el contrario, es preferible imponerles sus acciones para obtener mejores resultados.

El penalti es un buen ejemplo de una situación que necesita de una toma de decisión rápida para el jugador de fútbol. / Pixabay

El penalti es el mejor ejemplo de una situación que necesita de una toma de decisión rápida por parte del jugador. ¿Qué tipo de presión siente el futbolista? ¿Deben actuar con total libertad a la hora de lanzar un penalti o es preferible que se le den instrucciones concretas de cómo hacerlo?

A éstas, y otras preguntas, ha respondido un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y de la Universidad de Amsterdam. “Intentamos responder a la cuestión de si los entrenadores deberían dejar a los deportistas controlar sus decisiones cuando están bajo presión o por el contrario sería mejor imponerles la forma de llevar a cabo sus acciones”, explica José Antonio Navia, uno de los autores.

Los investigadores midieron la presión psicológica de los jugadores a la hora de tomar decisiones

Para llevar a cabo el trabajo de investigación, los investigadores de la UPM han contado con la ayuda del Getafe Club de Fútbol, a través de los jugadores del equipo de categoría juvenil que se prestaron a realizar los ejercicios necesarios para tener una muestra objetiva.

El estudio consistió, entre otras acciones, en manipular el grado de autonomía en la forma de tiro determinando diferentes áreas en la portería por dónde tirar el penalti. Se compararon los resultados dependiendo de si las áreas de disparo habían sido elegidas libremente por los jugadores o impuestas externamente.

Asimismo, se midió la presión psicológica a la hora de tomar decisiones: un grupo actuaba sin presión y el otro sabiéndose evaluado por el entrenador y con la incertidumbre de futuras consecuencias en función del acierto obtenido.

La presión de los jugadores se analizó utilizando un cuestionario validado CSAI-2R. Este test se utiliza en modelos ansiedad-estado y mide mediante una serie de preguntas (17) los niveles de ansiedad cognitiva (por ejemplo, me preocupa un bajo rendimiento), ansiedad somática (por ejemplo, aceleración del corazón) y de autoconfianza (grado de seguridad en sí mismo sobre las posibilidades de éxito).

A mayor presión, mejores resultados con más autonomía

Sin presión o nivel alto de estrés, los resultados de la prueba fueron parejos. El grupo que recibió instrucciones de cómo ejecutar el penalti, consiguió un 2 % más de efectividad, 84 %, frente al 82 % del grupo con decisiones autónomas.

En cambio, con un nivel alto de presión psicológica, los resultados sí variaron notablemente. No tuvo incidencia en el rendimiento cuando los jugadores debían elegir por dónde tirar el penalti. Sin embargo, cuando se les impuso por parte del cuerpo técnico la zona de tiro, los jugadores bajo presión marcaron menos goles. En concreto, el porcentaje de acierto con esta premisa disminuyó un 10% (de un 73% al 63%). ¿Por qué?

Cuando los jugadores tienen dificultades para realizar acciones con presión y se les impone externamente una orden, su control se reduce

Según los investigadores, los estudios demuestran que cuando los jugadores tienen dificultades para realizar acciones con presión y se les impone externamente una orden reducen el control sobre lo que van a realizar y, además, acortan el tiempo de preparación porque ya no tienen que decidir dónde disparar, analizar el movimiento del portero u otros factores que, de forma autónoma y libre, si los analizarían. Todo ello, indica Navia, “conlleva, en líneas generales, a una reducción apreciable de éxito en las acciones realizadas”.

Como conclusión, se puede afirmar que en situaciones de donde exista una gran presión psicológica y no haya protocolos a seguir, ni una solución óptima, sino que se puede resolver mediante varias vías, como es el caso del lanzamiento de penalti ‘es preferible dejar elegir a los jugadores cómo sin indicaciones externas’. afirma Navia.

El estudio, además de usarse en el fútbol y otros deportes, podría ser aplicado en diferentes campos en los que existen situaciones de gran presión o estrés emocional como la psicología social, economía (por ejemplo, negociaciones reducir el grado de autonomía de la persona al cargo podría resultar perjudicial), educación (aumentar la autonomía bajo presión traería mejores resultados académicos), etc.

“Creemos que este estudio abre una nueva vía de investigación inexplorada en la interacción entre el grado de autonomía en el control de las acciones y la presión psicológica”, dice el coautor.

Referencia bibliográfica:

Self-Control in Aiming Supports Coping With Psychological Pressure in Soccer Penalty Kicks

Front. Psychol (2019).

Fuente: UPM
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
David Lois, del Centro de Investigación del Transporte
“La población quiere cambios en la movilidad y es lamentable que las instituciones no respondan”
Eva Rodríguez

El 74 % de los españoles encuestados en un estudio a escala europea afirma no querer volver a los niveles de contaminación anteriores al confinamiento. Según este investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, la clave está en incentivar desde los poderes públicos el uso de formas de transporte sostenibles para cambiar nuestros hábitos.

Alt de la imagen
Gina Rippon, catedrática de Neuroimagen cognitiva en la Universidad de Aston
“Hay que acabar con el azul para niños y el rosa para niñas, son códigos cargados de información”

Es experta en las técnicas de imagen que permiten asomarse al interior de nuestro cerebro y está harta de oír que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Ella creó el término ‘neurobasura’, con el que denuncia la mala ciencia que trata de justificar ideas obsoletas sobre la naturaleza de unos y otras.