Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Entrenadores contra la depresión

Que la práctica de ejercicio físico reduce los síntomas de depresión ya era conocido. Un estudio liderado por la Universidad de Oviedo demuestra ahora por primera vez que la mediación de un preparador o entrenador cualificado aumenta los beneficios del deporte en la reducción de estos síntomas.

Clase de yoga./ Universidad de Oviedo

Tras analizar el comportamiento de 106 personas –68 mujeres y 38 varones–, de entre 18 y 30 años, a las que se siguió durante ocho semanas, el equipo de la Universidad de Oviedo demuestra en la revista International Journal of Clinical and Health Psychology que el apoyo de un entrenador en la práctica de deporte ayuda a reducir síntomas de depresión.

El 59% de los integrantes del grupo asistido por un entrenador redujeron los síntomas de depresión, frente al 25% de quienes realizaron por su cuenta un ejercicio intenso

Los participantes en el estudio fueron distribuidos en cuatro grupos diferentes: ejercicio físico con entrenador, ejercicio físico intenso sin entrenador, ejercicio físico menos intenso también sin preparador y un grupo control de ejercicio placebo.

El trabajo revela dos aspectos relevantes. Primero, que quienes practicaban deporte con la asistencia de un preparador redujeron más los síntomas depresivos que el resto de los grupos y; segundo, que continuaron haciendo ejercicio y, por lo tanto, "se beneficiaron de sus efectos, una vez terminado el estudio", recalca José Antonio Cecchini Estrada, catedrático del departamento de Ciencias de la Educación de la universidad asturiana.

Según el estudio, el 59% de los integrantes del grupo asistido por un entrenador redujeron los síntomas de depresión, frente al 25% de quienes realizaron por su cuenta un ejercicio intenso, el 19% de quienes lo hicieron de forma más moderada y apenas el 3,84% del grupo control.

Cecchini asegura que la verdadera importancia de cualquier tratamiento radica en sus efectos a largo plazo. Aquí es donde la práctica deportiva asesorada por un entrenador adquiere más relevancia. El estudio demostró que seis meses después de concluida la intervención los que habían sido adscritos al grupo guiado por un preparador eran quienes más se beneficiaban de la reducción de síntomas de depresión.

La importancia de la figura del mediador

Hasta ahora, estudios previos relacionaban el volumen de actividad con síntomas depresivos, pero no tenían en cuenta la figura del mediador. “Lo que hemos demostrado –comenta Cecchini– es que cuando el entrenador actúa de forma adecuada incrementa el poder terapéutico de la actividad física en la reducción de los síntomas”.

"Cuando el entrenador actúa de forma adecuada incrementa el poder terapéutico de la actividad física en la reducción de los síntomas", dice el autor

¿Qué significa que le preparador actúe de forma adecuada? La tarea desempeñada por el entrenador debe motivar, despertar interés, promover el esfuerzo, los lazos colaborativos y de amistad entre los participantes y conseguir que quienes realizan deporte noten la mejoría y sean capaces de cotejarla con su punto de partida, según el experto.

Los resultados de esta investigación tienen consecuencias prácticas, más aún si se tiene en cuenta que la depresión es un trastorno mental muy frecuente. Se estima que más de 350 millones de personas sufren esta patología y las previsiones de la Organización Mundial de la Salud indican que en 2020 la depresión se convertirá en la segunda causa de discapacidad.

"Varios estudios habían examinado los efectos de la actividad física sobre los síntomas depresivos, existen evidencias de sus beneficios, incluso en dosis bajas, en prácticas aeróbicas como el ciclismo, correr o caminar", indica Cecchini. Otros tipos de actividad como el entrenamiento con pesas, el yoga o los estiramientos han sido menos explorados. Hasta ahora, no se había analizado la relación entre depresión y deporte cuando media la figura de un preparador o entrenador.

Referencia bibliográfica:

José Antonio Cecchini Estrada, Antonio Méndez Giménez, Christian Cecchini, Michael Moulton y Celestino Rodríguez. "Exercise and Epstein’s TARGET for treatment of depressive symptoms: A radomizez study" International Journal of Clinical and Health Psychology 4 (2), 166-181.Septiembre 2015.

Fuente: Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Juan Lerma, director del Centro Internacional de Neurociencias Cajal
“Conocer mejor el cerebro nos permitirá diseñar estrategias para tratar las enfermedades mentales”

El neurocientífico alicantino está al mando de este nuevo centro del CSIC con el objetivo de convertirlo en un referente mundial en el estudio del cerebro. Su intención es ponerlo en marcha, darle forma y buscar a un nuevo director “más joven” que será elegido por un comité internacional.

Las ‘tatarabuelas’ de las tijeras moleculares CRISPR harán más sencilla la edición genética

Investigadores de EE UU liderados por Feng Zhang, uno de los pioneros del corta-pega genético, han descubierto una clase de nucleasas que podrían ser los ancestros de las más utilizadas, Cas9 y Cas12. Su pequeña longitud permitiría facilitar el proceso.