Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

España retrocede un puesto en el ranking de innovación europeo

Según el último informe sobre innovación en la UE, a pesar de que España ha mejorado su rendimiento innovador, en la clasificación europea pasa del puesto 16 al 17, situándose entre los países “moderadamente innovadores”. Europa está recuperando su retraso en innovación respecto a Estados Unidos y Japón, pero las diferencias entre sus estados miembros son amplias.

España se sigue situando entre los países moderadamente innovadores de la UE. En la imagen, un laboratorio de la biotecnológica española Infinitec Activos, una de las empresas españolas innovadoras que triunfa en la industria cosmética internacional.

El informe Innovation Union Scoreboard (IUS), publicado hoy por la Unión Europea (UE), señala que pese a que Europa ha avanzado en innovación, las diferencias entre sus Estados miembros siguen siendo grandes.

La puntuación española en el índice sube y pasa de 0,407 en el año 2013 a 0,414 en IUS 2014; sin embargo, en la clasificación, España ha bajado un puesto, del 16 al 17, debido a una mejora de la puntuación de la República Checa.

El IUS utiliza un conjunto de 25 indicadores –el año pasado eran 24– clasificados en varias dimensiones: recursos humanos, sistemas de investigación, finanzas y apoyo, inversión de las empresas, emprendimiento, etc. A través de los indicadores se calcula un índice con el que se crea el ranking.

Nuestro punto fuerte respecto al resto de la UE está en las copublicaciones científicas internacionales

Según el documento, “la clasificación general dentro de la UE es relativamente estable, con Suecia en primer lugar, seguida de Dinamarca, Alemania y Finlandia, los cuatro países que más invierten en investigación e innovación”.

El nuevo indicador adoptado en 2014 incorpora el empleo en empresas innovadoras de rápido crecimiento sobre el total de empleo en este tipo de compañías. Con él se pretende medir el dinamismo de la economía poniendo el enfoque en la capacidad de cambio estructural hacia actividades basadas en la innovación. En este sentido, la puntuación española es relativamente cercana a la media europea, de 15,5 frente a 16,2 de la UE.

El rendimiento en innovación de España ha mejorado entre 2006 y 2013; sin embargo, en la mayor parte de los aspectos evaluados está por debajo de la UE.

Según el informe, nuestros puntos fuertes respecto al resto de la UE están en las copublicaciones científicas internacionales, la venta de innovaciones y el número de marcas comunitarias. En cuanto al crecimiento, la mayor caída de España se observa en inversiones de capital riesgo y el número de pymes innovadoras.

Los países cuya posición ha mejorado más son Portugal, Estonia y Letonia. “La mayor parte de los avances han sido impulsados por la apertura y el atractivo del sistema de investigación de la UE, así como por la colaboración para la innovación empresarial y la comercialización del conocimiento, medida por los ingresos por patentes y licencias procedentes del extranjero”, indica la Comisión Europea en un comunicado.

Sin embargo, añade, el crecimiento del gasto público en I+D se vio contrarrestado por una disminución en las inversiones de capital riesgo y en innovación no de I+D en las empresas.

En IUS se clasifica a los estados miembros en cuatro grupos distintos en función de sus resultados. Alemania, Dinamarca, Finlandia y Suecia son innovadores “sobresalientes”, ya que sus resultados están muy por encima de la media de la UE.

Austria, Bélgica, Chipre, Eslovenia, Estonia, Francia, Irlanda, Luxemburgo, los Países Bajos y Reino Unido tienen una calificación de notable y están ligeramente por encima o próximos a la media.

Los países cuya posición ha mejorado más son Portugal, Estonia y Letonia

Por su parte España, Grecia, Italia, Portugal, Chequia, Croacia, Eslovaquia, Hungría, Lituania, Malta y Polonia están por debajo de la media de la UE y son calificados como “moderadamente” innovadores.

Por último, Bulgaria, Latvia y Rumanía son considerados innovadores “modestos” con resultados muy por debajo de la media de la UE en este ámbito.

Convertir ideas en negocios

Tras la presentación del informe, Johannes Hahn, comisario de Política Regional y Urbana, ha destacado la necesidad de “convertir las grandes ideas europeas en negocios rentables que creen puestos de trabajo y un crecimiento sostenible”.

En su opinión, el nuevo presupuesto de la UE y la política regional reformada ofrecen una oportunidad única para impulsar la innovación, ya que “más de 100.000 millones de euros de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos van a destinarse a la investigación e innovación, así como al crecimiento digital, las pequeñas y medianas empresas y el desarrollo de energías ecológicas y eficientes”.

Todos los resultados se pueden consultar en la web.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El exoesqueleto pediátrico del CSIC ya puede ser comercializado internacionalmente

El dispositivo robótico ATLAS 2030, diseñado para ayudar a caminar a niños que sufren atrofia muscular espinal y parálisis cerebral, acaba de recibir el marcado CE de la Agencia del Medicamento y el Producto Sanitario. Este distintivo permitirá su distribución comercial internacional en hospitales y clínicas de rehabilitación.

Un hombre con tetraplejia logra escribir con la mente a una velocidad de 90 caracteres por minuto

Una nueva interfaz cerebro-ordenador permite a personas con parálisis convertir el pensamiento de estar escribiendo con la mano en un texto visible en una pantalla. El sistema, desarrollado por científicos de EE UU, consigue una rapidez similar a la de teclear en un smartphone