Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Según el informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente

España vivirá periodos de sequía más frecuentes y duraderos

A pesar de las fuertes lluvias que han caído estos últimos días en la Península Ibérica, los expertos prevén que aumenten los períodos de sequía y que sean más largos y frecuentes en las áreas mediterráneas del sur de Europa. Este dato se añade al aumento generalizado de temperaturas entre 1ºC y 5,5ºC a finales de siglo en el continente, según un informe publicado hoy por la Agencia Europa del Medio Ambiente, la Organización Mundial para la Salud y el Centro de Investigación de la Comisión Europea.

En España se incrementará la desertificación. Foto: SINC.

El informe Impactos del cambio climático en Europa se basa en 40 indicadores clave y hace hincapié en las consecuencias de los cambios presentes y futuros causados por el incremento del riesgo de riadas e inundaciones, la pérdida de biodiversidad, las amenazas a la salud humana y el daño a sectores económicos como la energía, el transporte, los bosques, la agricultura y el turismo.

En las próximas décadas, las temperaturas aumentarán en Europa, serán más comunes las olas de calor, habrá más precipitaciones extremas, el nivel del mar y su temperatura se incrementarán, así como la frecuencia de los desbordamientos de los ríos. El nuevo informe indica que las regiones más propensas a un aumento del riesgo de sequía son las del sur y el sureste de Europa.

España y los países de la cuenca mediterránea sufrirán el incremento de las sequías y la desertificación, sobre todo en verano. Además, los periodos de sequía y las olas de calor serán más duraderos y frecuentes, como el vivido en 2005 en la península. Habrá también entre el 0,2 y el 5,5% más de muertes humanas por cada grado de la temperatura que se incremente. A esto se añade la previsión de la disminución de la humedad del suelo en la región mediterránea y el ya observado descenso de las precipitaciones en hasta un 20%, aunque en el resto del continente aumenten.

El informe demuestra de este modo la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático de ciertas regiones europeas y la necesidad de realizar acciones de adaptación al aumento de las temperaturas. “Necesitamos intensificar estas acciones y mejorar el intercambio de información sobre los datos, la efectividad y los costes”, ha explicado en un comunicado Jacqueline McGlade, directora ejecutiva de la Agencia Europea del Medio Ambiente.

Según el estudio, las áreas más vulnerables son las zonas montañosas, las costeras, las regiones mediterráneas y el Ártico. En los últimos años, la demanda del agua para la agricultura ha aumentado entre un 50 y 70% en los países mediterráneos y el informe estima que seguirá incrementando por lo que habrá más competición entre los sectores. Por otra parte, debido a las condiciones climatológicas, el turismo tenderá a disminuir en las regiones mediterráneas en los meses de verano.

Medidas de acción propuestas

A parte de las reducciones de la emisión de gases de efecto invernadero, el informe muestra la necesidad de medidas de adaptación pro-activas para moderar los efectos del cambio climático. Muchas de las actividades de adaptación ya existentes se centran en la gestión y protección de inundaciones por lo que se espera desarrollar más acciones en otros sectores.

El estudio pide que se coordinen esfuerzos entre los países, la Comisión Europea y otras organizaciones para completar el vacío de información sobre el cambio climático. Para ello, entre las medidas destacan la monitorización de los datos del clima y los impactos observados, la ampliación de la información y los detalles de los escenarios espaciales y socioeconómicos, la vulnerabilidad, las buenas prácticas de acciones de adaptación y sus costes y el intercambio de mecanismos.

Según el informe, ya están desarrollando y realizando estrategias de adaptación. Los organismos europeos asistirán al desarrollo y la fase de ejecución de estos planes, sobre todo a partir de los indicadores presentados en el informe.

Más información:

http://reports.eea.europa.eu/eea_report_2008_4/en

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La lava que ha llegado al mar ha hecho crecer la isla de La Palma en 43 hectáreas
EFE

El sistema de vigilancia europeo por satélite Copernicus ha confirmado el aumento en la superficie de la isla debido a la erupción volcánica. Pasados dos meses del inicio de la erupción, el tremor volcánico se mantiene estable, mientras que el aeropuerto de La Palma continúa cerrado debido a la emisión de ceniza.

Reportan un leve descenso en la actividad volcánica casi dos meses después del inicio de la erupción
EFE

El dióxido de azufre y la actividad sísmica en niveles intermedios muestran una tendencia a la baja de la actividad del volcán de La Palma, lo que puede indicar que la erupción está perdiendo fuerza. Aunque las últimas mediciones invitan a la esperanza, los expertos advierten que aún siguen siendo valores muy altos.