Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Fumar cannabis reduce el dolor crónico

Mejora del humor, sueño más placentero y una reducción del dolor. Éstas son las ventajas que un nuevo estudio, publicado en el Canadian Medical Association Journal (CMAJ), atribuye al Cannabis sativa para las personas que sufren dolor crónico. Se trata del primer ensayo clínico de cannabis fumado realizado en pacientes externos del que se tiene noticia.

EL THC del cannabis es empleado, en su forma natural, para el tratamiento de enfermedades como glaucoma, asma, cáncer, migraña, insomnio o esclerosis múltiple. Foto: Alexodus.

Las personas con dolor neuropático crónico o disfunción del sistema nervioso tienen muy pocas opciones de tratamiento: opiáceos, antiepilépticos, antidepresivos y anestésicos locales. Sin embargo, su eficacia varía y todos ellos tienen efectos secundarios. Ahora, una nueva investigación muestra que el cannabis puede ser una gran alternativa, debido a sus grandes ventajas y menores efectos secundarios.

Los autores, investigadores de la Universidad McGill (Canadá), analizaron el efecto analgésico que tiene el Cannabis sativa inhalado en 21 participantes con dolor neuropático crónico. Los investigadores usaron tres potencias diferentes de la sustancia activa (niveles de THC del 2,5%, 6% y 9,4%) y un placebo con 0% de dicha sustancia.

Los resultados, publicados en el Canadian Medical Association Journal (CMAJ), muestran cómo los pacientes declararon una mejor calidad del sueño a medida que los niveles de THC aumentaban. La ansiedad y la depresión también se vieron reducidas en el grupo de 9,4% de THC en comparación con el grupo de placebo.

“Descubrimos que 25 mg de hierba de cannabis con un 9,4% de THC, administrada como una sola inhalación fumada tres veces al día durante cinco días, reduce de forma significativa la intensidad del dolor en comparación con el placebo”, afirma Mark Ware, autor principal del estudio. “También hallamos mejoras estadísticas en la calidad del sueño y la ansiedad”.

Se trata de uno de los escasos estudios que existe acerca del cannabis fumado y el dolor neuropático. Los investigadores recomiendan realizar más estudios para fines médicos con potencias más altas de THC, mayor duración del seguimiento y dosis flexibles.

¿Alivia el cannabis el dolor neuropático?

En un comentario publicado en la misma revista, Henry McQuay, investigador de la Universidad de Oxford (Reino Unido), escribe que “los autores deberían estar satisfechos porque el ensayo debe haber sido una gran pesadilla debido al gran número de obstáculos legales que hay que superar”.

“Este ensayo se suma al goteo de pruebas de que el cannabis puede ayudar a algunos pacientes que lo están pasando mal en este momento”, concluye.

-----------

Referencia bibliográfica:

Mark A. Ware, Tongtong Wang, Stan Shapiro, Ann Robinson, Thierry Ducruet, Thao Huynh, Ann Gamsa, Gary J. Bennett, Jean-Paul Collet. “Smoked cannabis for chronic neuropathic pain: a randomized controlled trial”. CMAJ 2010. DOI:10.1503/cmaj.091414.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
ANÁLISIS
Vacunas covid-19 en niños y adolescentes: los primeros resultados de la investigación son alentadores
Ángel Hernández Merino

Pfizer-BioNTech ya ha solicitado a la agencia estadounidense del medicamento autorización para usar su vacuna en niños de 12 a 15 años. La vacunación de niños y adolescentes contra la covid-19 les protegería a ellos de un riesgo pequeño pero cierto, y también a sus abuelos y a otras personas vulnerables de su entorno. Además, contribuiría a una escuela más segura.

Un modelo calcula el exceso de mortalidad al pausar la vacunación con Oxford/AstraZeneca

Un nuevo estudio analiza el impacto de esta decisión en la situación epidemiológica de dos países europeos: Italia y Francia. Aunque la interrupción fuera de apenas unos pocos días, las consecuencias serían difíciles de paliar y se seguirían notando tanto en los fallecimientos como en la confianza ciudadana en las vacunas.