Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Gaia ya está lista para desvelar los secretos de las estrellas más frías de la galaxia

La misión Gaia, que la Agencia Espacial Europea pondrá en órbita este otoño, será capaz de averiguar características físicas de decenas de miles de las estrellas ultrafrías de la Vía Láctea. Investigadores de la UNED han validado el método que se usará en la misión para este fin, según publican en la revista Astronomy & Astrophysics.

Ilustración de los retos científicos de Gaia.
La Piedra Rosetta de la galaxia. Foto: ESA

La misión Gaia, que la Agencia Espacial Europea (ESA) pondrá en órbita este otoño, será capaz de averiguar características físicas de decenas de miles de las estrellas más frías de la Vía Láctea. Investigadores de la UNED han validado el método que se usará en la misión para este fin, tal y como se publica en la revista Astronomy & Astrophysics.

Resulta muy difícil distinguir a las estrellas más frías de las enanas marrones, estrellas fallidas porque en su interior no se ha alcanzado la temperatura necesaria para que se produzcan las reacciones nucleares típicas de las estrellas ‘puras’.

Ambos objetos –las muy frías y las enanas marrones– pueden coexistir en el rango de temperaturas por debajo de 2.500 kelvin y se han agrupado bajo el nombre de enanas ultrafrías en el contexto de la misión Gaia, que la Agencia Espacial Europea (ESA) pondrá en órbita en torno al próximo mes de noviembre.

“Ahora, hemos calculado cuántas enanas ultrafrías va a detectar Gaia y serán decenas de miles pero, lo más importante, es que hemos validado el método con el que vamos a estimar sus parámetros físicos como la temperatura y la gravedad”, explica Luis Sarro, investigador del departamento de Inteligencia Artificial de la UNED y autor principal del trabajo.

“Hemos calculado cuántas enanas ultrafrías va a detectar Gaia y serán decenas de miles"

En la investigación, que publica la revista Astronomy & Astrophysics, también participa el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), la Universidad de Cádiz, el Observatorio de Calar Alto y el Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB-IEEC).

Las ultrafrías más escurridizas

Conociendo los parámetros que Gaia es capaz de medir y sus características de diseño, los investigadores han empleado técnicas de minería de datos para realizar las estimaciones. “Hemos desarrollado programas informáticos que aprenden, a partir de ejemplos, a estimar las propiedades físicas de los objetos”, indica Sarro.

Con este método podrán conocer la temperatura de las enanas ultrafrías con una margen de error “sorprendentemente pequeño para las características del instrumento”, apunta el astrofísico.

En función de los espectros de las enanas ultrafrías –determinados por la composición química de sus atmósferas– el estudio aporta cifras de la misión que hasta ahora se desconocían. Gaia detectará decenas de miles de enanas ultrafrías, es decir, objetos con una temperatura inferior a los 2.500 kelvin. “Como referencia, la temperatura de la superficie del Sol es de unos 5.780 kelvin”, puntualiza Sarro Baro.

Dentro de este grupo, el satélite solo podrá detectar y caracterizar unas pocas decenas de las más escurridizas, aquellas cuya temperatura es inferior a los 1.500 kelvin y su brillo es extremadamente débil en las longitudes de onda observadas por Gaia.

La Piedra Rosetta de la galaxia

El método se pondrá en marcha en cuanto la misión Gaia esté en órbita, hacia el mes de noviembre, según los expertos. El satélite va a dar vueltas alrededor del Sol, en la línea que une el Sol y la Tierra pero un millón y medio de kilómetros detrás, en un punto que se llama de Lagrange, en L2.

El método se pondrá en marcha en cuanto la misión Gaia esté en órbita, hacia el mes de noviembre, según los expertos

El objetivo principal del proyecto es medir las distancias y movimientos de unos mil millones de estrellas de nuestra galaxia, lo que permitirá saber con una precisión no alcanzada hasta ahora cuánta energía emiten.

“Gaia se convertirá en la Piedra Rosetta de la Vía Láctea”, compara Sarro, porque sus resultados servirán para entender los procesos físicos que subyacen a la gran variedad de objetos que pueblan la galaxia, tal y como la reliquia sirvió para entender los jeroglíficos egipcios.

Además, Gaia no solo medirá la posición de las estrellas. Durante los cinco años que estará en órbita, detectará muchos de los diferentes tipos de objetos que componen la Vía Láctea, como planetas alrededor de otras estrellas, asteroides de nuestro sistema solar o incluso otras galaxias o cuásares. Las posiciones que proporcionará serán más precisas que las facilitadas por cualquier otra misión espacial u observatorio en la Tierra.

Referencia bibliográfica:

L. M. Sarro, A. Berihuete, C. Carrión, D. Barrado, P. Cruz, Y. Isasi. “Properties of ultra-cool dwarfs with Gaia. An assessment of the accuracy for the temperature determination”, Astronomy and Astrophysics, 550, febrero de 2013. DOI: 10.1051/0004-6361/201219867.

Fuente: divulgaUNED
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
¿La formación de las primeras galaxias fue cómo un motor diésel o gripado?

Buscando análogos cercanos de las primeras galaxias formadas en el universo, investigadores del Centro de Astrobiología y otros centros internacionales han detectado un inicio irregular, con períodos violentos de formación de estrellas seguidos de otros donde las galaxias parecen dormidas. Los datos los han facilitado el telescopio espacial Hubble y el Gran Telescopio Canarias.

Los astrónomos ven por primera vez una enana blanca que “se enciende y se apaga”

El satélite TESS de la NASA ha observado disminuciones de tan solo 30 minutos en la luminosidad de una enana blanca mientras se ‘alimentaba’ de otra compañera, cuando lo habitual es que este fenómeno dure varios días o incluso meses. La detección se ha realizado en el sistema binario TW Pictoris, a unos 1.400 años luz de la Tierra.