Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hallan por primera vez imitaciones de ámbar prehistórico en la Península

Un equipo de investigadores, liderado por españoles, ha descubierto por primera vez cuentas de collar de ámbar falsificado en dos enterramientos prehistóricos de España. Para elaborar las piezas, que datan de la Edad de Bronce (2.500-1500 a.C.), los creadores recubrieron distintos materiales pequeños con resina de los árboles.

Muestras de perlas de ámbar estudiadas en este trabajo / Odriozola et al., 2019

Durante la Edad del Bronce (2.500-1500 a.C.), el ámbar cobró gran importancia ornamental y simbólica para los pueblos prehistóricos europeos. Para imitar esta materia prima, muy demandada pero poco abundante, las comunidades de la península ibérica recubrieron cuentas de collar con resinas de los árboles.

La revista PLoS ONE publica esta semana el primer hallazgo de piezas de ámbar falsificado en dos enterramientos prehistóricos de España. Los investigadores, liderados por el arqueólogo de la Universidad de Sevilla Carlos Odriozola, encontraron dos cuentas del tercer milenio a.C en la cueva de La Molina (en Sevilla) y cuatro piezas del segundo milenio a.C en la cueva del Gegant (cerca de Barcelona).

“Es la primera vez que se registra la imitación de un material tan valioso en la Prehistoria Europea”, cuenta Odriozola

“Es la primera vez que se registra la imitación de un material tan valioso en la Prehistoria europea”, declara a Sinc Odriozola, que señala que emplearon un microscopio electrónico y técnicas de espectroscopia infrarroja y difracción de rayos X para estudiar la composición y estructura química de las seis piezas.

Según los resultados, los prehistóricos recubrían distintos soportes (como conchas marinas) con resina de árbol y sedimentos con calcio, cinabrio o calcita para imitar el brillo y color del ámbar original.

“Aún no sabemos cuál era el propósito de las imitaciones. Puede que los intermediarios en el comercio quisieran engañar a los líderes con las falsificaciones o quizás los líderes que no disponían de recursos suficientes para adquirir el ámbar desarrollaron un material similar. Puede haber muchas causas”, subraya Odriozola.

Materiales exóticos y poco comunes

También se hallaron otros materiales exóticos y poco comunes de esta época, como el marfil, el oro y el cinabrio

En los dos yacimientos también se hallaron otros materiales exóticos y poco comunes de esta época, como el marfil, el oro y el cinabrio. Para los arqueólogos, las personas que fueron enterradas con estas piezas tan valiosas podrían haber sido objeto de un engaño. De hecho, en la cueva del Gegant se encontraron las imitaciones mezcladas junto a piezas de ámbar real, lo que sugiere que no todos eran capaces de distinguir la imitación del material original.

“Aunque hay muchos materiales que se asemejan al ámbar, el hallazgo de estas falsificaciones es importante porque hay una intención de engañar al ojo humano”, señala Odriozola.

Según los expertos, el análisis químico de las piezas de ámbar real podrá prevenir en el futuro identificaciones erróneas de este tipo de material en yacimientos ibéricos.

Referencia bibliográfica:

Odriozola, C. et al. 'Amber imitation? Two unusual cases of Pinus'. PLoS ONE. 1 de mayo de 2019

Fuente: US
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los genes relacionados con la creatividad contribuyeron a la supervivencia de los humanos modernos

Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada, identifica por primera vez un conjunto de 267 genes relacionados con la creatividad y que diferencian al Homo sapiens del neandertal y del chimpancé. La investigación apunta que estos genes supusieron un 'arma secreta' para evitar la extinción.

Un nuevo insecto de Kósovo adopta el nombre del coronavirus

La pandemia ha inspirado el nombre científico de una nueva especie de insecto volador encontrado en Kósovo. Potamophylax coronavirus, protagonista del #Cienciaalobestia, es un tricóptero que se recogió cerca de un arroyo en un parque nacional. Con su hallazgo los científicos llaman la atención sobre el estado ecológico de los ríos de este territorio.