Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en ‘Precambrian Research’

Hallan una nueva especie fósil en Extremadura

En los años ’80, investigadores españoles hallaron en España los primeros fósiles de Cloudina, un pequeño fósil de aspecto tubular y uno de los primeros animales que desarrolló un esqueleto externo hace entre 550 y 543 millones de años. Ahora paleontólogos de la Universidad de Extremadura han descubierto una nueva especie, Cloudina carinata, cuyo fósil ha preservado su forma tridimensional.

Fósiles bien conservados de Cloudina Carinata descubiertos en Extremadura. Foto: Cortijo et al.

Cloudina carinata se caracteriza por su elaborada ornamentación y complejidad de las conchas y del tubo que éstas forman al encajarse”, describe a SINC Iván Cortijo, autor principal e investigador en el Área de Paleontología de la Universidad de Extremadura.

El estudio, que se ha publicado recientemente en Precambrian Research, describe varios ejemplares de la nueva especie. Estos fósiles muestran evidencias de reproducción asexual, hasta ahora “sólo descritas en ejemplares chinos de Cloudina”, y suponen “uno de los más antiguos ejemplos de reproducción en animales del registro fósil”, asegura el investigador extremeño.

Los fósiles se han hallado en el yacimiento de El Membrillar (Badajoz), uno de los pocos yacimientos de Europa donde se encuentran restos de Cloudina. “Los ejemplares presentan una conservación excepcional, aparecen preservados en tres dimensiones, y muestran su forma original y numerosos detalles de las conchas”, apunta Cortijo.

Hallan una nueva especie fósil en Extremadura

Ejemplos de reproducción asexual de Cloudina carinata.

El hallazgo de nuevas especies de Cloudina es importante “para entender la evolución temprana de los animales”, afirma Cortijo, quien añade que “su importancia para entender el origen de los esqueletos es indiscutible”. A pesar de que su relación con otros grupos de animales es incierta, Cloudina se ha comparado con cnidarios (medusas y corales) y anélidos (gusanos marinos poliquetos, lombrices de tierra y sanguijuelas).

Según el equipo de investigación, el estudio de fósiles del Ediacárico (entre hace 630 y 540 millones de años) y de otros fósiles del Cámbrico inferior (hace 540 millones de años) desvela el camino seguido por la evolución en un momento crucial de la historia de la vida, cuando aparecieron los primeros animales. Esta primera radiación evolutiva de los animales llegó a su culmen en la llamada “gran explosión cámbrica” o “Big-Bang de la evolución”.

En busca de Cloudina

En los años ’70 se descubrieron por primera vez ejemplares de Cloudina en Namibia y más tarde se hallaron en Omán, sur de China y sureste de EE UU. Según los científicos, es un fósil indicativo del Ediacárico terminal, que marca el final del eón Proterozoico, y da paso al Fanerozoico, donde comienza la gran radiación de animales.

En España Cloudina se descubrió en los ‘80 de la mano de Teodoro Palacios, director del grupo de investigación Paleontología y Estratigrafía del Neoproterozoico y Paleozoico de la Universidad de Extremadura.

---------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Cortijo, I.; Marti Mus, M.; Jensen, S.: Palacios, T. “A new species of Cloudina from the terminal Ediacaran of Spain” Precambrian Research 176(1-4): 1-10 enero de 2010.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.