Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El descubrimiento incrementa el número de partos dobles de esta raza

Identificado un gen que hace más prolíficas a las ovejas de rasa aragonesa

Un equipo de investigación conjunto del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) ha identificado un gen que incrementa el número de partos dobles de las ovejas de raza Rasa Aragonesa. La investigación sobre genética se ha realizado en los laboratorios de ambos centros.

Más de 130.000 ovejas de 196 ganaderías aragonesas diferentes han formado parte de esta investigación, que ha empezado en 1994 con la recopilación de datos e información de los rebaños.

El gen ha sido localizado en numerosas hembras prolíficas de los rebaños de la Unión de Productores de Rasa Aragonesa (UPRA) y en un número considerable de machos del Catálogo de Reproductores de la empresa Carnes Oviaragón empleados para hacer inseminaciones artificiales. "Este hallazgo es importante ya que el número de partos dobles es uno de los principales factores económicos que determina la rentabilidad de las explotaciones ovinas de carne", explicó el Director de la cooperativa Oviaragón, Francisco Marcén.

Una vez seleccionados los animales portadores del gen, el procedimiento es sencillo. Se trata de cruzar un macho portador con una hembra que no lo sea, así la cordera que nazca tendrá la variante genética que se busca. "Con este descubrimiento, las ovejas podrán obtener una prolificidad media de 1,7 corderos por parto frente a los 1,3 actuales", añadió Marcén. Además, no aumenta la mortalidad de los corderos porque la mejora se consigue por el incremento de partos dobles y no de partos triples o cuádruples que siempre generan más problemas.

En estos momentos se está estudiando la manera de difundir con prontitud y correctamente esta mejora genética natural, y así, permitir una estrategia que beneficie lo máximo posible al núcleo de selección y a todos los rebaños de la Cooperativa en general, dado el valor de sus productos. Según apuntó el Director General del INIA, Javier Martínez Vassallo, "una vez realizada la investigación, el siguiente paso es difundir esta técnica y lograr que los ganaderos la aprovechen para mejorar su productividad".

Los resultados de la investigación han sido presentados por el Director General de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) del Gobierno de Aragón, José Luis Serrano; el Director de Oviaragón, Francisco Marcén; el Director General del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), Javier Martínez Vassallo, y el Director de Promoción y Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, Miguel Valls.

Los investigadores principales de este proyecto son Juan José Jurado García del Departamento de Mejora Genética Animal del INIA de Madrid, Jorge H. Calvo Lacosta y Jose Folch del Departamento de Producción Animal del CITA de Zaragoza.

Fuente: INIA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los insectos que propagan la 'Xylella fastidiosa' viajan más de lo que se pensaba

Para evitar la expansión de una bacteria que amenaza a olivos, almendros, viñas y otros árboles mediterráneos, la Comisión Europea ordenó erradicar todas las plantas en riesgo de contagio localizadas a menos de 100 metros de una infectada. Pero ahora científicos del CSIC han comprobado que las cigarrillas que llevan el patógeno avanzan más de 2 km en un mes, así que se está replanteando la medida.

Alt de la imagen
Estas son las variedades mejoradas de trigo más resistentes al calor

Un estudio internacional, con participación de la Universidad de Córdoba, ha analizado 54 líneas de trigo mejoradas genéticamente para determinar cuáles responden mejor a las altas temperaturas. En total, 10 genotipos toleraron el estrés por calor y pudieron producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea.