Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican mutaciones genéticas que causan una nueva miopatía congénita

Investigadores españoles han descubierto cómo mutaciones en el gen FXR1 son causantes de una miopatía congénita en humanos y en ratones. Los pacientes con esta enfermedad rara pueden presentar un cuadro clínico variable, que oscila desde una disminución del tono muscular grave a otro más moderado.

Sentadas, de izquierda a derecha, las dos primeras firmantes del artículo, Elisa Fernández-Núñez y María Cristina Estañ. De pie, Pablo Lapunzina, Julián Nevado, Víctor L. Ruiz-Pérez y Victor Martínez-Glez. / CIBERER

Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER), el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario La Paz (IDiPAZ) y el Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols (UAM-CSIC) han liderado un estudio internacional que revela cómo mutaciones en el exón –porción de gen que codifica aminoácidos– específico de músculo del gen FXR1 son causantes de una miopatía congénita en humanos y en ratones.

La proteína FXR1 mutante se acumula en el interior de las fibras musculares formando un nuevo tipo de gránulos citoplasmáticos

Hasta ahora, su relación con una patología humana no había sido demostrada. Los pacientes con esta enfermedad rara pueden presentar un cuadro clínico variable, que oscila desde una disminución del tono muscular grave –letal en los primeros meses tras el nacimiento– a otro más moderado, con alteraciones musculares crónicas compatibles con la vida. La investigación ha sido publicada en Nature Communications.

La nueva miopatía congénita descrita es de tipo ‘multiminicore’, lo que quiere decir que en las fibras musculares aparecen múltiples zonas en las que se pierde su estructura y, por tanto, no son plenamente funcionales. El trabajo también demuestra que la proteína FXR1 mutante –que se fabrica en la forma más grave de esta enfermedad– se acumula en el interior de las fibras musculares formando un nuevo tipo de gránulos citoplasmáticos.

El trabajo ha sido liderado por Víctor Luis Ruiz-Pérez, del UAM-CSIC, y Pablo Lapunzina, del Hospital La Paz, ambos del IDiPAZ y del CIBERER. En el estudio ha sido esencial la participación de investigadores de Canadá, Estados Unidos y Egipto y otros grupos del Hospital Universitario La Paz, la UAM, el IIS-Fundación Jiménez Díaz, el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y el CIBERER.

Referencia bibliográfica:

María Cristina Estañ, Elisa Fernández-Núñez [...] Víctor L. Ruiz-Pérez. “Recessive mutations in muscle-specific isoforms of FXR1 cause congenital multi-minicore myopathy”. Nature Communications

Fuente: CIBERER
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Describen los mecanismos responsables de la competencia entre genomas mitocondriales

La selección entre ADN mitocondriales depende de cómo estos afectan al metabolismo celular. Así concluye un estudio, publicado en Science Advances, que revela cómo la célula es capaz de reconocer la presencia de diferentes ADN de mitocondria y seleccionar de forma específica aquellos dependiendo de cómo influyen en su estado metabólico.

Alt de la imagen
ENCODE3: Publicado el catálogo más completo para interpretar nuestro genoma

La tercera fase del Proyecto ENCODE ofrece nuevos hallazgos sobre la organización y regulación del genoma humano y de ratón, un logro que ayudará a revelar cómo la variación genética interviene en el desarrollo de enfermedades. Aproximadamente 500 científicos de todo el mundo, también España, han participado en este registro online. Los resultados se han publicado en 14 artículos de la revista Nature.