Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Insectos comestibles: mucho más que proteínas

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid han demostrado que los insectos comestibles, populares en la actualidad por su potencial fuente de proteínas, podrían ser igualmente interesantes para otras actividades biológicas en nuestro organismo, más allá de su aporte nutricional.

En los mercados de comida de China, es habitual la venta de insectos. / Pixabay

En condiciones in vitro, extractos obtenidos a partir de insectos comestibles –como el gusano de la harina (Tenebrio molitor) o el grillo doméstico (Acheta domesticus)– son fuentes novedosas de compuestos bioactivos. Así lo comprueba un trabajo realizado en el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL, UAM-CSIC).

En concreto, el trabajo muestra cómo a partir de dichos insectos es posible obtener extractos concentrados en compuestos de naturaleza química muy diversa, tanto antioxidantes como inhibidores de la enzima responsable de la digestión de las grasas.

“La actividad antioxidante de los insectos ya había comenzado a evidenciarse en los últimos años para distintas especies de insectos comestibles, la cual ha sido principalmente atribuida a la fracción proteica de la harina obtenida a partir de estos insectos”, detalla Diana Martin, directora del trabajo.   

A partir de dichos insectos es posible obtener extractos concentrados en compuestos de naturaleza química muy diversa

“Sin embargo, este estudio muestra por primera vez esta actividad antioxidante para extractos no proteicos, obtenidos por metodologías avanzadas de extracción y medioambientalmente limpias”, añade la investigadora del Grupo de Ingredientes Alimentarios Funcionales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Por su parte, Joaquín Navarro del Hierro, coautor del estudio, aclara que una mejora del estado oxidativo de los tejidos “está altamente relacionado con una mejora del estado de salud y la prevención en el desarrollo de determinadas patologías. De ahí el interés en hallar nuevas fuentes comestibles ricas en compuestos antioxidantes”.

Capacidad inhibitoria de la digestión

Uno de los resultados más importantes de este trabajo, publicado en Food Chemistry, es la evidencia de la capacidad inhibitoria de la digestión de los lípidos de la dieta, algo que no se había descrito hasta ahora para los insectos comestibles.  

“Esta actividad inhibitoria contribuiría a una reducción en la absorción de los lípidos de la dieta, lo cual es de interés frente a problemas de salud como niveles elevados de triglicéridos o colesterol en sangre, así como sobrepeso u obesidad”, explica Martín.

Los autores se encuentran ahora explorando otras especies de insectos y evaluando otras actividades biológicas, así como distintas formas de obtención de extractos para el desarrollo de ingredientes bioactivos de alta eficacia a partir de insectos.

Referencia:

Joaquín Navarro del Hierro, Alba Gutiérrez-Docio, Paz Otero, Guillermo Reglero, Diana Martin. “Characterization, antioxidant activity, and inhibitory effect on pancreatic lipase of extracts from the edible insects Acheta domesticus and Tenebrio molitor”. Food Chemistry, 2020, vol. 309, 125742. DOI: 10.1016/j.foodchem.2019.125742

Fuente:
UAM
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las serpientes desarrollaron su veneno para matar a sus presas, no defenderse

Cada año se estima que más de 100.000 personas mueren por mordeduras de alguna de las 700 especies venenosas que existen en el mundo. Muchas de ellas, protagonistas de nuestro #Cienciaalobestia, actúan en defensa propia cuando se sienten amenazadas por los humanos u otros depredadores, pero en realidad su veneno evolucionó para dominar y matar a sus presas.

Alt de la imagen
Esta especie de mustélido vivió en Madrid hace nueve millones de años

Similar a una nutria o un hurón, este pequeño carnívoro con dientes muy punzantes habitó en lo que hoy es Madrid hace nueve millones de años. Los restos fósiles de cuatro individuos de esta nueva especie extinta han sido descubiertos en el yacimiento de Cerro de los Batallones en Torrejón de Velasco.