Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Investigadores gallegos avanzan en la eliminación de azufre en gasolinas y gasóleos

Un equipo de investigadores del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) está logrando avances importantes en la reducción de la presencia de azufre en los hidrocarburos. Se basan en el empleo de los denominados líquidos iónicos.

Equipo de investigación de la USC, liderado por Alberto Arce

El coordinador del grupo es el catedrático Alberto Arce Arce, de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la USC. Recuerda que una Directiva de la Unión Europea obliga a reducir el contenido de azufre en los combustibles, en particular en gasolinas y gasóleos, de modo que en 2010 se pase de cincuenta a diez partes por millón (unidad de medida que se refiere a los miligramos que hay de una sustancia en un kilo de producto). “Así, se reducirá mucho la contaminación, en concreto la lluvia ácida, de la que son responsables los compuestos de azufre”, señala el científico. La finalidad es limitar las emisiones, por lo que el equipo de la Universidad de Santiago trata de proporcionarle a la industria procesos de separación que permitan alcanzar los límites que establece la UE.

Los investigadores tratan de sustituir el proceso que emplean las refinerías de petróleo, muy caro, por otro más económico y eficiente. Tal como explica el profesor Arce, en la actualidad la industria del petróleo emplea en las refinerías la hidrodesulfuración para reducir la presencia del azufre en los hidrocarburos, pero es un procedimiento muy caro. “Se trata de sustituir este proceso industrial por otro sistema basado en la extracción del azufre mediante el empleo de nuevos disolventes, los denominados líquidos iónicos”, afirma el experto.

Arce señala que comienza a emerger el uso de estos líquidos a escala industrial. En los últimos años pasaron de ser meras curiosidades de laboratorio a ser la base de aplicaciones muy diversas. “Antes eran muy caros pero con el incremento de su producción, debido al interés creciente que están generando en los campos académico e industrial, su coste se reduce de forma progresiva y cada vez será más viable su utilización en procesos competitivos”, apunta el experto.

En la actualidad, debido a la legislación ambiental cada vez más rigurosa, en la industria química se hace necesario el desarrollo de disolventes orgánicos alternativos para la separación de componentes químicos. En esta línea, los líquidos iónicos representan una solución óptima.

Alberto Arce explica que los líquidos iónicos se caracterizan porque son líquidos en un amplio intervalo de temperaturas, incluso a temperatura ambiente y, en general, presentan propiedades muy singulares que los hacen interesantes para diversas aplicaciones. Son compuestos que tienen casi nula tensión de vapor, de modo que no evaporan, con lo cual no producen contaminación atmosférica. Por otro lado, el investigador señala que se pueden separar todos los compuestos volátiles que contienen, sin que estos pasen a fase de vapor y, además, se pueden emplear de manera continuada porque se reciclan en los procesos de separación. Y las etapas de recuperación son más sencillas que con los disolventes tradicionales.

Estas características hacen que los líquidos iónicos sean muy atractivos para la Química Verde. Tal como apunta el investigador de la USC, se busca crear una Química más limpia y sostenible, que no dañe o medio. Se trata del diseño de productos o procesos que reduzcan o eliminen el uso o la producción de sustancias peligrosas, ofreciendo alternativas de mayor compatibilidad ambiental. Así, la sustitución de los tradicionales disolventes orgánicos volátiles por líquidos iónicos no volátiles como medio de reacción se presenta como una solución a determinados problemas ambientales que sufre la industria química actual, como la emisión de gases nocivos.

El proceso podría ser objeto de patente

El equipo de la Universidad de Santiago está buscando líquidos iónicos que sean específicos para extraer los compuestos de azufre presentes en los hidrocarburos. Pretenden así proporcionarle a la industria un proceso de separación eficiente y respetuoso con el medio, lo cual podría ser objeto de una patente. Los resultados obtenidos hasta el momento por los investigadores de la Universidad compostelana se acercan a los límites que impone la Unión Europea en lo relativo a la presencia de azufre en los combustibles.

El profesor Arce indica que en España, en el campo de la Ingeniería Química, existen muy pocos grupos que trabajen en líquidos iónicos porque son productos muy novedosos, de modo que el equipo de la Universidad de Santiago es pionero y uno de los más relevantes en este ámbito a escala nacional.

Fuente: USC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una plataforma estudiará los factores ambientales asociados a la pandemia

Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada, ha desarrollado la primera plataforma del mundo que integra información de la COVID-19 con la de factores ambientales y meteorológicos. Esta herramienta ayudará a entender el efecto que las variables ambientales, como la temperatura, la humedad o los niveles de contaminantes, pueden tener en la pandemia.

Alt de la imagen
Una diminuta cámara robótica permite ver como un insecto

Instalada a bordo de escarabajos vivos, protagonistas del #Cienciaalobestia, una cámara inalámbrica y ultraligera permite capturar imágenes en primera persona del mundo de los insectos a muy pequeña escala. Esta tecnología, que logra grabar durante dos horas de forma continua, se podría aplicar para ampliar la visión en el campo de la navegación y la comunicación.