Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Investigan cómo obtener energía de las aguas residuales gracias a las bacterias

La Universidad de Alcalá colabora con la empresa Aqualia en el proyecto ITACA para investigar nuevas tecnologías en el tratamiento de aguas.

Convertir el proceso de tratamiento actual en una herramienta para la reutilización, el aprovechamiento de sustancias, subproductos y residuos, y la valorización energética de los residuos generados. CityofGeneva

El grupo de Bioelectrogénesis del departamento de Química Analítica e Ingeniería Química de la Universidad de Alcalá, en colaboración con la empresa Aqualia, participa en el proyecto ITACA, destinado a investigar nuevas tecnologías aplicadas al tratamiento de aguas.

La aportación del grupo de investigación de la Universidad de Alcalá se centra en técnicas de electroquímica microbiana, por el que determinadas bacterias, denominadas electrogénicas, transforman la energía química contenida en las aguas residuales en energía eléctrica. Este proceso tiene múltiples aplicaciones como, por ejemplo, eliminar la materia orgánica de las aguas residuales o efluentes industriales.

Conseguir nuevas formas de energía que respeten el medio ambiente es algo que microorganismos como las bacterias llevan haciendo millones de años. Una forma de utilizarlas para producir energía limpia es el uso de pilas de combustible microbianas, unos novedosos dispositivos que permiten aprovechar la descomposición de materia orgánica utilizando bacterias capaces de donar electrones a un material conductor y generar una corriente eléctrica.

El proyecto ITACA (Investigación de Tecnologías de tratamiento, reutilización y control para la sostenibilidad futura en la depuración de aguas), incluido en la convocatoria INNPRONTA de 2011, está dotado con un presupuesto de 15,5 millones de euros durante cuatro años. El objetivo del consorcio, coordinado por la empresa Adasa Sistemas, es la investigación en nuevos conceptos avanzados de depuración de las aguas residuales industriales o urbanas, minimizando los impactos en el medio natural.

Estas tecnologías novedosas deben permitir, de una manera eficiente y sostenible, convertir el proceso de tratamiento actual en una herramienta para la reutilización, el aprovechamiento de sustancias, subproductos y residuos, y la valorización energética de los residuos generados.

La convocatoria INNPRONTA está destinada a financiar grandes proyectos de investigación industrial con carácter estratégico, gran dimensión y largo alcance científico-técnico, en áreas tecnológicas de futuro, con proyección económica y comercial a nivel internacional. El programa supone un salto cualitativo en la colaboración en I+D entre empresas y organismos de investigación.

En esta primera edición, correspondiente a 2011, se presentaron 42 solicitudes de las que siete han sido seleccionadas. El grupo Bioelectrogénesis, a través de Aqualia e IMDEA Agua, participa también en otro de los proyectos de este programa, denominado IISIS y liderado por FCC, cuyo objetivo es investigar sobre los elementos, materiales, tecnologías y sistemas necesarios para desarrollar un edificio en un entorno marino, de forma sostenible y autosuficiente en todos los aspectos (energía, agua, alimentación básica, tratamiento y reciclaje de residuos).

Fuente: Universidad de Alcalá
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un robot blando con aspecto de pez consigue nadar en las profundidades de las Marianas

Inspirado en el pez caracol de la fosa de las Marianas, este robot chino ha sido capaz de nadar de forma autónoma y autopropulsada a casi 11.000 metros de profundidad. Aunque de momento sus funciones son muy limitadas, sus creadores creen que el diseño, flexible, blando y ligero, puede sentar las bases de la robótica submarina en condiciones extremas.

Robert Langer, catedrático de ingeniería química en el MIT
“No desarrollen nada por dinero, sino por el impacto que tendrá en la sociedad”

Langer, que cuenta con más de 1.400 patentes, 1.500 artículos científicos y unos 220 premios, entre ellos el Charles Stark Draper –el ‘Nobel’ de los ingenieros–, ayudó a crear la biotecnológica Moderna, que ha desarrollado una vacuna de ARN con la que ya se han comenzado a inmunizar cientos de miles de personas en Occidente. Precisamente, la tecnología que usa Moderna y el suero de Pfizer/BioNTech se basa en las nanopartículas que desarrolló este científico hace 40 años.