Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ha sido publicado en European Journal of Neurology:

LIF, una proteína implicada en el daño neuronal tras el infarto cerebral agudo

Un estudio internacional con participación del Institut Català de Ciències Cardiovasculars (ICCC), publicado recientemente en la revista European Journal of Neurology, demuestra un aumento en el nivel de expresión del factor inhibidor de la leucemia (LIF) en las zonas cercanas al núcleo del infarto cerebral. Éste aumento se debe al “secuestro” de la forma circulante de dicha proteína. El trabajo concluye que LIF puede tener un papel muy relevante tanto en la reorganización neuronal, como en la revascularización post-infarto.

El trabajo dirigido por Mark Slevin, actualmente colaborador del ICCC gracias a la cátedra de biomedicina de la Fundación BBVA, ha estudiado la expresión y localización de LIF.

Por un lado se han analizado nueve muestras de autopsias de pacientes fallecidos por infarto cerebral, comparando la diferente expresión de proteínas de los dos hemisferios cerebrales (sano y afectado). Por otro lado, se han usado ratas como modelos animales para observar los efectos de la oclusión de la arteria cerebral media (MCAO) in vivo. Finalmente, se han analizado los efectos de la falta de oxígeno y glucosa en cultivos de células neuronales fetales humanas.

Todos los estudios indican un aumento de expresión de LIF en las zonas próximas al núcleo del infarto, en paralelo a la disminución de los niveles en suero. Estos resultados parecen indicar que LIF podría tener un importante papel en la recuperación post-infarto. Por un lado, parece ser una proteína angiogénica que podría facilitar la revascularización de la zona dañada. Por otro lado, junto con otros factores, LIF parece favorecer la reorganización neuronal que se ve alterada como consecuencia de la muerte neuronal provocada por el infarto. Por estos motivos, los investigadores afirman que son necesarias más investigaciones sobre las propiedades de esta proteína.

Este estudio es el reflejo de la colaboración existente entre la Fundació IDIBELL y el Institut Català de Ciències Cardiovascular, a través de Jerzy Krupinski y Anna Luque.

Slevin M, Krupinski J, Mitsios N, Perikleous C, Cuadrado E, Montaner J, Sanfeliu C, Luque A, Kumar S, Kumar P, Gaffney J, "Leukaemia inhibitory factor is over-expressed by ischaemic brain tissue concomitant with reduced plasma expression following acute stroke", Eur J Neurol. 2008 Jan;15(1):29-37. Epub 2007 Nov 27

------------------------

Más información:

Institut Català de Ciències Cardiovasculars (ICCC):www.iccc.cat

IDIBELL:www.idibell.org

Manchester Metropolitan University: http://www.mmu.ac.uk

Fuente: ICCC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Este nuevo modelo predice la mortalidad en pacientes con neumonía por coronavirus

Junto al Instituto de Salud Carlos III y las universidades Complutense y Rey Juan Carlos, expertos del Hospital Universitario Infanta Leonor han creado un sistema que revela el riesgo de muerte en los pacientes con neumonía por covid-19 durante su ingreso. Además, facilita las decisiones clínicas y es extrapolable a otros centros.

Alt de la imagen
Cada 16 segundos ocurre una muerte perinatal en el mundo, según Naciones Unidas

Casi 2 millones de bebés nacen muertos cada año, es decir, 1 cada 16 segundos, según las primeras estimaciones conjuntas de UNICEF, la OMS y la ONU. Además, las interrupciones de los servicios de salud relacionadas con la covid-19 podrían empeorar la situación, añadiendo potencialmente cerca de 200.000 fallecimientos más en un período de 12 meses.