Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Antropología

La Edad de Hierro en el nordeste peninsular comenzó antes de lo que se pensaba

La datación arqueomagnética y las evidencias arqueológicas en el complejo de San Jaume en Alcanar (Tarragona) sugieren que la Primera Edad de Hierro en el nordeste peninsular pudo comenzar en el siglo VIII a.C. y no cien años más tarde, como se pensaba hasta ahora, según una investigación liderada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el Instituto de Geociencias (UCM-CSIC).

Espacio doméstico con elementos de la Edad de Hierro del Puig de Sant Andreu. / patrimoni.gencat

Unas ánforas fenicias halladas en el complejo de San Jaume en Alcanar (Tarragona) sugieren una antigüedad de entre 675-650 y 575/550 años a este asentamiento de la Primera Edad de Hierro. Sin embargo, un nuevo estudio arqueomagnético descrito en una investigación en la que participan la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el Instituto de Geociencias (UCM-CSIC) sitúa en cerca de cien años antes, es decir en el siglo VIII a.C., el inicio de la última Edad de los Metales.

Este resultado es importante porque implica revisar los patrones generalmente asumidos de asentamiento en esta región

La Edad de Hierro es la última de la era de los Metales y pone fin a la Prehistoria. Los resultados de este estudio, publicados en Archaeological and Anthropological Science, suponen también un adelanto de la transición entre las Edades de Bronce y Hierro.

Si bien los investigadores necesitarían confirmar estos resultados en otras estructuras de yacimientos datados en el mismo periodo, “se trata de un resultado importante porque implica que es necesario revisar los patrones generalmente asumidos de asentamiento en esta región”, destaca Miriam Gómez-Paccard, investigadora del Instituto de Geociencias (UCM-CSIC).

Datación arqueomagnética

Además de la UCM y el IGEO, en el estudio participan la Universidad de Barcelona y la Universidad de Rennes (Francia). Para llegar a estos resultados, los investigadores utilizaron como método la datación arqueomagnética.

El arqueomagnetismo estudia estructuras arqueológicas que han sido sometidas a altas temperaturas (como las ánforas de cerámica) y determina la remanencia magnética adquirida por las muestras arqueológicas durante el último enfriamiento de las estructuras.

“Debido a distintos procesos físicos, esta remanencia magnética es paralela al campo magnético de la Tierra presente en el momento de enfriamiento. Comparándola con las curvas de variación del campo magnético de la Tierra, se puede obtener el intervalo de edad del momento de adquisición de la remanencia a un cierto nivel de confianza”, explica Alicia Palencia-Ortas, investigadora en la facultad de Ciencias Físicas de la UCM, miembro del grupo Paleomagnetismo y en cuyo laboratorio se analizaron las muestras recogidas en las dos campañas de muestreo que se llevaron a cabo.

La aplicación de esta metodología supone mayor precisión a la utilizada más habitualmente, la datación por radiocarbono, al superar las limitaciones que este periodo prehistórico presentaba por la forma casi plana de referencia del carbono que daba lugar a “dataciones tan extensas, de dos o tres siglos que apenas aportan información relevante”, concluyen las científicas.

Referencia bibliográfica:

Miriam Gómez-Paccard, Mercedes Rivero-Montero, Annick Chauvin, David García i Rubert y Alicia Palencia-Ortas. “Revisiting the chronology of the Early Iron Age in the north-eastern Iberian Peninsula”. Archaeological and Anthropological Science. Marzo 2019. DOI: 10.1007/s12520-019-00812-9.

Fuente: Universidad Complutense de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Hallan la momia de una joven del Antiguo Egipto que vivió hace 3.600 años

Una campaña del proyecto Djehuty, liderado por el CSIC, ha descubierto una momia en la antigua ciudad egipcia de Tebas. Pertenece a una mujer de unos 15 o 16 años que lleva dos pendientes, dos anillos y cuatro collares, uno de ellos de gran valor. Los arqueólogos también han desenterrado otro pequeño ataúd con una figurilla momiforme de madera.

Alt de la imagen
El simio culinario: la cocina como motor de la evolución humana

Para el primatólogo estadounidense Richard Wranglam, el surgimiento del Homo erectus y del linaje que desembocó en el Homo sapiens es la consecuencia directa del control del fuego y la cocción de alimentos. Aunque su tesis flaquea, la lectura de su libro es buena para pensar.