Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La OMS suspende por segunda vez los ensayos con hidroxicloroquina para tratar la COVID-19

La Organización Mundial de la Salud ha anunciado que detiene los ensayos con hidroxicloroquina dentro de su programa Solidarity. La decisión se produce después de que los investigadores concluyeran que el fármaco no reduce la mortalidad de los pacientes con coronavirus.

La hidroxicloroquina ha sido uno de los fármacos más mediáticos en esta pandemia, ya que su uso ha sido promovido por Trump y sus aliados. / © Adobe Stock 

En un nuevo giro de tuerca, que ha pasado por la suspensión temporal de los ensayos con hidroxicloroquina y su reanudación hace un par de semanas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció ayer que detiene los ensayos clínicos de este fármaco en pacientes con COVID-19 dentro de su proyecto Solidarity

Los investigadores responsables de este ensayo en el proyecto Solidarity han examinado las pruebas recientes y han decidido dejar de reclutar nuevos pacientes

Esta decisión se produce, según la institución, tras analizar nuevos datos que apuntan a que este medicamento antipalúdico no reduce la mortalidad de las personas afectadas.

La hidroxicloroquina ha sido uno de los fármacos más mediáticos en esta pandemia, entre otras cosas, por haber sido promovido por Donald Trump y sus aliados. También porque un estudio relacionado con este medicamento acabó en un escándalo que terminó en la retractación de los autores.

Ayer, la experta de la OMS Ana María Henao-Restrepo señaló en una rueda de prensa on line que “los investigadores responsables de este ensayo en Solidarty habían examinado las pruebas recientes y habían decidido dejar de reclutar nuevos pacientes”.

Según la organización, la decisión se basa tanto en los datos de su ensayo como en otro llevado a cabo en Reino Unido, que determinó que el medicamento no ayudaba a los pacientes de COVID-19, y en una revisión de otras pruebas sobre la hidroxicloroquina.

Fin de las pruebas aleatorias

Para la institución sanitaria, "la hidroxicloroquina no reduce la mortalidad de los pacientes hospitalizados por COVID-19, en comparación con la atención estándar". Esto supone que la OMS ya no realizará pruebas aleatorias con este fármaco en pacientes. Aquellas personas que estén en medio del ensayo pueden elegir entre continuarlo o dejarlo después de consultar con su médico.

La decisión se basa tanto en los datos de su ensayo como en otro llevado a cabo en Reino Unido, que determinó que el medicamento no ayudaba a los pacientes de COVID-19

A principios de esta semana, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) retiró la autorización de uso de emergencia de la hidroxicloroquina tras concluir que puede no ser eficaz para curar las infecciones y que sus posibles beneficios no superan sus riesgos conocidos y potenciales.

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
ANÁLISIS
Cómo se ha desarrollado la vacuna de Janssen
Alberto M. Borobia

La vacuna de Janssen, la primera contra la covid-19 de una sola dosis, llega a España y el resto de países europeos. Se puede almacenar a temperaturas de nevera y es eficaz frente a nuevas variantes predominantes. Nuestro país fue uno de los tres Estados europeos donde se llevó a cabo el ensayo clínico de fase 2. 

Por qué es indispensable la EMA para garantizar la eficacia, seguridad y calidad de las vacunas en Europa
Salvador Peiró

Entre la impaciencia y el populismo parecen crecer las voces que pretenden administrar a la población vacunas no autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento. Sería una enorme insensatez, en realidad impensable, echar por la borda todas nuestras garantías.