Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La biodiversidad de los medios agrícolas se mantendría mejor con medidas a escalas de campo de cultivo y de paisaje agrario

El aumento del uso de pesticidas, la utilización de maquinaria agrícola y la eliminación de rastrojos o corredores entre cultivos son algunas de las causas por las que los campos de cultivo pierden biodiversidad. Un estudio publicado en la revista Landscape Ecology ha permitido desarrollar y contrastar un modelo que explica las relaciones entre la efectividad ecológica de las medidas agroambientales y la complejidad de los paisajes agrícolas en que se aplican.

Ejemplo de un campo extensivo en paisaje complejo. Foto: UCLM.

Comparar los efectos en la biodiversidad de las medidas agroambientales de la Política Agraria Común y de la complejidad del paisaje agrario en que se aplican ha sido el objetivo principal de un grupo de investigadores del Instituto de Recursos Naturales del CSIC y la Universidad de Castilla-La Mancha. La investigación les ha permitido analizar el resultado de las medidas agroambientales empleadas para combatir los efectos negativos de la intensificación agraria en función del grado de intensificación (simplificación) de los paisajes agrarios.

La investigación, publicada recientemente en Landscape Ecology, demuestra que la complejidad del paisaje agrario (es decir, la presencia y distribución de zonas no cultivadas como lindes, pastizales o rastrojos en campos de cultivo) influye en la efectividad de las medidas agroambientales para la conservación de aves, plantas y varios grupos de insectos.

El investigador y coautor del estudio, Mario Díaz, explica a SINC que se ha analizado cómo “los efectos de la complejidad del paisaje y de la aplicación de medidas agroambientales pueden interactuar, de modo que la efectividad de las medidas para aumentar la biodiversidad de los campos de cultivo varía en función de la complejidad del paisaje circundante”.

Cuatro escenarios para medir los efectos del paisaje

Los científicos han tratado de explicar las causas de la baja efectividad ecológica de las medidas agroambientales detectada en numerosas ocasiones. Para ello, han planteado cuatro posibles escenarios sobre las relaciones entre paisaje y efectividad. Han concluido que los resultados disponibles para cultivos españoles apoyan el escenario más complejo de relaciones variables entre efectos a escalas de campo y paisaje.

La efectividad de las medidas voluntarias a escala de campo aumentaría con la complejidad del paisaje si éste es relativamente simple (grandes campos cultivados sin lindes y con formas cuadradas), pero disminuiría en paisajes complejos. Según la investigación, la efectividad es máxima en paisajes de complejidad intermedia.

En paisajes muy simples, sin apenas zonas no cultivadas, las medidas no son efectivas, debido a la ausencia de áreas que actúan como refugios o corredores para la colonización de los campos. No obstante, en paisajes muy complejos, incluso los campos sin medidas serían continuamente recolonizados por organismos procedentes de las zonas no cultivadas.

La efectividad de las medidas agroambientales depende de medidas a escala de paisaje

Las medidas agroambientales son contratos voluntarios entre la Administración y los agricultores, que se comprometen a cultivar teniendo en cuenta aspectos ecológicos. Sin embargo, su utilidad para mejorar la complejidad de los paisajes agrarios es muy limitada, especialmente en países como España donde, “estas medidas parecen ser poco atractivas económicamente para los agricultores”, apunta Díaz.

El manejo del paisaje, necesario para hacer máxima la efectividad de estas medidas, puede realizarse con medidas simples e interesantes para la mayor parte de los agricultores. Puede igualmente desarrollarse con medidas más complejas para su aplicación en zonas concretas, o bien con la incorporación de medidas obligatorias. Éstas últimas se incorporarían desarrollando adecuadamente el requisito de condicionalidad de la Política Agraria Común con las Directivas europeas de conservación de la biodiversidad.

Los autores del estudio aconsejan desarrollar (y aplicar) estas medidas obligatorias para aumentar la complejidad paisajística en el caso de paisajes simples, así como para preservar los tipos de uso de la tierra en los paisajes más complejos. “Se debe combinar medidas obligatorias dirigidas a aumentar o mantener la complejidad del paisaje con medidas voluntarias, como las agroambientales, dirigidas a ‘extensificar’ los usos a escala de campo de cultivo”, concluye Díaz.

--------------------------

E.D Concepción, M. Díaz, R.A. Baquero. “Effects of landscape complexity on the ecological effectiveness of agri-environment schemes”. Landscape Ecology 23(2): 135-148 FEB 2008

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo robot para monitorizar las viñas

Investigadores de la Politécnica de Valencia han desarrollado VineScout, un robot autónomo equipado con sensores y visión artificial que estima las necesidades hídricas y otros parámetros de la vid. Con su ayuda, el viticultor puede optimizar el riego y planificar la vendimia de forma más eficiente.

La capacidad de los suelos forestales para almacenar carbono está sobreestimada

Los modelos climáticos actuales incluían una hipótesis que indicaba que la biomasa de las plantas y el carbono del suelo aumentarían de forma conjunta a lo largo de este siglo. Ahora, un estudio publicado en Nature asegura que no es así, por lo que plantas y suelo no podrán absorber a la vez más CO2, con consecuencias climáticas.