Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La cirugía de la epilepsia mejora el control de las crisis y la calidad vida

Un estudio liderado por la Universidad Washington en San Luis (Misuri, EE UU) revela que en los casos en los que el tratamiento médico no consigue controlar las crisis epilépticas, la cirugía es una opción segura y efectiva. El seguimiento de pacientes epilépticos durante 26 años reflejó que las crisis epilépticas desaparecieron en un 48% de los casos y la calidad mejoró en el 80%.

Fyodor Dostoevsky, uno de los epilépticos más famosos, retratado por Vasili Perov. Imagen: Wikipedia.
La cirugía de la epilepsia mejora el control de las crisis y la calidad vida. Foto: Wikipedia

Un estudio liderado por la Universidad Washington en San Luis (Misuri, EE UU) revela que en los casos en los que el tratamiento médico no consigue controlar las crisis epilépticas, la cirugía es una opción segura y efectiva. El seguimiento de pacientes epilépticos durante 26 años reflejó que las crisis epilépticas desaparecieron en un 48% de los casos y la calidad mejoró en el 80%.

“En los casos en los que el tratamiento médico no consigue controlar las crisis epilépticas, la cirugía es una opción segura y efectiva”, explica Matthew Smyth, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Washington en San Luis (Misuri) y autor principal del estudio.

Sin embargo, “a pesar del aumento del número de intervenciones quirúrgicas para tratar la epilepsia, y de los testimonios encontrados en la bibliografía médica sobre el éxito de la cirugía con respecto a la medicación, este tratamiento sigue infrautilizándose para el control de las crisis epilépticas”, afirma Smyth.

De hecho, un estudio de 2001 estimaba que, de los cuatro millones de personas que podrían beneficiarse de la cirugía de la epilepsia, menos del 0,1% lo hacían. El tratamiento médico sigue siendo la opción más utilizada para tratar esta enfermedad.

La revista Epilepsia publica esta semana un nuevo estudio, de 26 años de duración – el mayor hasta la fecha–, que afirma que la mitad de los participantes sometidos a cirugía para tratar la epilepsia no sufren ninguna crisis epiléptica incapacitante y que el 80% goza de una mejor calidad de vida tras la intervención.

“Nuestros hallazgos indican que los beneficios de la cirugía de la epilepsia se mantienen durante largos periodos de tiempo”, apunta Smyth. “El aumento de las intervenciones quirúrgicas ofrece a los pacientes epilépticos la posibilidad de controlar sus crisis a largo plazo y mejorar su calidad de vida”.

Mejor calidad de vida para el 80%

Con el objeto de profundizar en el conocimiento de las tasas de control de las crisis epilépticas a largo plazo, los investigadores analizaron los datos sobre las crisis epilépticas y los resultados obtenidos sobre la calidad de vida de 361 pacientes que se sometieron a cirugía de la epilepsia entre 1967 y 1990.

Sidney Goldring, un importante neurocirujano y pionero de este tipo de cirugía, fue el encargado de las intervenciones. Después se realizó un estudio de los pacientes para evaluar el control de las crisis epilépticas y su calidad de vida.

De todos los pacientes de la muestra, 117 realizaron las entrevistas de seguimiento del estudio y se determinó que un 48% no padecían crisis epilépticas incapacitantes. Además, en un estudio que evaluaba la calidad de vida de los epilépticos, el 80% de los pacientes declaró que su calidad de vida general había mejorado después de la cirugía.

Por último, tal y como esperaban los autores, “las complicaciones quirúrgicas y la mortalidad postquirúrgica se fueron reduciendo con el tiempo y no se halló una relación estadísticamente significativa entre las complicaciones postquirúrgicas y el control de las crisis epilépticas a largo plazo ni los resultados sobre la calidad de vida”.

El 30% de los pacientes no se trata

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2001, en el mundo existen 50 millones de personas que sufren crisis epilépticas. Las pruebas médicas revelan que, en comparación a la población general, los epilépticos poseen una calidad de vida significativamente inferior, padecen con mayor probabilidad otras patologías y tienen unas tasas más bajas de empleo, matrimonio y educación.

Existen estudios que indican que la mayoría de los epilépticos responden al tratamiento con antiepilépticos, pero que más del 30% son refractarios al tratamiento médico.

Referencia bibliográfica:

"Impact of Epilepsy Surgery on Seizure Control and Quality of Life: A 26-year Follow-up Study." Hussan S. Mohammed, Christian B. Kaufman, David D. Limbrick, Karen Steger-May, Robert L. Grubb Jr., Steven M. Rothman, Judy Weisenberg, Rebecca Munro, Matthew D. Smyth. Epilepsia; February 7, 2012 (DOI:10.1111/j.1528-1167.2011.03398.x). http://doi.wiley.com/10.1111/j.1528-1167.2011.03398.x.

La revista Epilepsia es la publicación oficial de la Liga Internacional Contra la Epilepsia (ILAE, por sus siglas en inglés).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados