Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La estrella solitaria más rápida de la galaxia

La estrella US 780 viaja a unos 1.200 kilómetros por segundo por nuestra galaxia. Según un estudio internacional su origen está en un sistema binario, desde donde su compañera la expulsó a gran velocidad cuando estalló como supernova. El fenómeno ya lo habían predicho investigadores españoles hace unos años.

Una estrella hiperveloz tras explotar su compañera

La estrella US 780 viaja a unos 1.200 kilómetros por segundo por nuestra galaxia. Según un estudio internacional su origen está en un sistema binario, desde donde su compañera la expulsó a gran velocidad cuando estalló como supernova. El fenómeno ya lo habían predicho investigadores españoles hace unos años.

Las estrellas hiperveloces (HVS, en inglés) viajan tan rápido que exceden la velocidad de escape de las galaxias. Una estrella compacta de helio de este tipo llamada US 780 se mueve por la Vía Láctea a 1.200 km/s, la más véloz de las que viajan sueltas por nuestra galaxia, pero su origen hasta la fecha es incierto.

Ahora investigadores del Observatorio Europeo Austral (ESO) y otros centros internacionales plantean en Science, en un número dedicado al centenario de la teoría general de Einstein, que su procedencia más probable es un sistema binario.

La estrella donó masa a una compañera, que explotó, y la primera salió disparada

Normalmente este tipo de estrellas se mueven muy rápido porque el agujero negro supermasivo del centro de su galaxia actúa como una honda que las impulsa, pero la historia de US 780 parece ser diferente, según los autores.

En este caso, la estrella estuvo donando parte de su masa a una compañera, que acabo generando una supernova o explosión estelar tipo Ia. Durante ese proceso US 780 fue girada considerable y, al final, fue expulsada con fuerza del sistema doble después de la explosión.

El equipo confía en que ahora que entienden el pasado exótico de la veloz estrella, podrán aprender más sobre su evolución, así como obtener más detalles de la naturaleza de las supernovas tipo Ia, una subcategoría de estrellas variables que se producen tras la violenta explosión de una enana blanca.

La investigadora Pilar Ruiz Lapuente de la Universidad de Barcelona, junto a otros colegas europeos, ya predijeron y modelizaron hace unos años que las compañeras de este tipo de supernovas podrían sobrevivir a la explosión y alcanzar velocidades significativas. Su estudio se publico en Nature y el vídeo que elaboraron ha servido ahora para ilustrar el nuevo trabajo.

Referencia bibliográfica:

S. Geier et al. “The fastest unbound star in our Galaxy ejected by a thermonuclear supernova”. Science, 6 de marzo de 2015.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
El Instituto de Astrofísica de Canarias participa en el hallazgo
Descubren trozos brillantes de unos asteroides entre el material oscuro de otros

Las naves de la misión japonesa Hayabusa2 y OSIRIS-REx de la NASA han encontrado fragmentos exógenos dispersos por las superficies de los asteroides Ryugu y Bennu, de los que, respectivamente, van a traer algunas muestras a la Tierra. En el caso de Bennu, esas rocas externas proceden del asteroide Vesta.

Alt de la imagen
Los diamantes encontrados en un meteorito de Sudán pueden explicarse sin necesidad de planetas perdidos

Las incrustaciones en una ureilita descubierta en Sudán son un misterio. Hace dos años se postuló que su origen solo podía estar en un cuerpo padre desaparecido del sistema solar, más grande que Mercurio, sometido a altas presiones. Ahora científicos italianos concluyen que este preciado material se pudo formar en pequeños planetesimales.