Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Astronomía y Astrofísica

La evolución de Venus fue muy rápida al principio, pero se frenó al perder sus océanos

El planeta Venus evolucionó mucho más rápido que la Tierra en las primeras etapas de la formación del Sistema Solar, pero al perder sus océanos en un periodo geológico muy corto la evolución de su superficie se ralentizó sustancialmente. Así lo consideran los científicos que analizan los datos que llegan desde la sonda europea Venus Express, según ha explicado el físico Fred Taylor, de la universidad de Oxford, durante la reciente Convención Nacional de Astronomía de la Real Sociedad Astronómica británica en Belfast (Irlanda del Norte).

Composicion de Venus utilizando imágenes ultravioletas e infrarrojas obtenidas de la Venus Express (Foto: ESA)

Los investigadores señalan que la pérdida de las aguas de Venus impidió tanto la evolución de los seres vivos, como el desarrollo de una tectónica de placas semejante a la de la Tierra, lo que explicaría porqué la evolución geológica y los climas de ambos planetas han sido diferentes. “Los dos pudieron tener un aspecto muy similar al principio”, afirma el profesor Taylor, "pero tenemos cada vez más pruebas de que Venus perdió la mayor parte de su agua, y nuestro planeta perdió la mayor parte del dióxido de carbono de su atmósfera".

El CO2 de la Tierra está almacenado en los minerales de la corteza terrestre, en los océanos y en los vegetales. Su liberación de vuelta a la atmósfera es motivo de preocupación en la actualidad debido al calentamiento global y al cambio climático. En Venus, sin embargo, la mayor parte del CO2 continúa en su atmósfera. Esto, unido a la elevada temperatura de su superficie frena o detiene, según los científicos, su evolución tanto geológica como biológica. Por ejemplo, la temperatura venusiana de 450 ºC “es excesivamente alta para el desarrollo de la vida tal como la conocemos”.

Taylor indica, no obstante, que lo interesante “es que la dinámica física en ambos casos es la misma, y el gran logro de la Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) es que está poniendo el comportamiento climático de ambos planetas en un marco común de conocimiento”.

La sonda Venus Express, cuya señal llega a la estación de espacio profundo de la ESA en Cebreros (Ávila), se mantendrá en funcionamiento hasta el mes de mayo de 2009, aunque los científicos que participan en el proyecto ya están trabajando para prolongar su vida útil hasta 2011. “Tenemos planes para la realizar operaciones conjuntas con la sonda japonesa Venus Climate Orbiter, que llegará en diciembre de 2010”, dice Taylor, que añade: “Juntos, podremos realizar actividades imposibles de desarrollar por separado, y así poder resolver algunos de los enigmas que todavía encierra Venus”.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Confirmada la existencia de la exotierra más cercana

Hace cuatro años se anunció el descubrimiento de Próxima b, un planeta similar al nuestro que orbita alrededor de la estrella más cercana al Sol. Ahora, investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias y otros centros europeos han confirmado su existencia con gran precisión gracias al instrumento ESPRESSO.

Alt de la imagen
Los choques de la Vía Láctea con la galaxia Sagitario pudieron crear estrellas como el Sol

La formación de estrellas en nuestra galaxia se disparó durante las colisiones con la vecina Sagitario en al menos tres ocasiones: hace 5.700, 1.900 y 1.000 millones de años. Así lo sugieren investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias tras analizar los datos de la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea.