Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La guerra química de las babosas de mar contra sus ‘enemigos’

Los buceadores conocen bien a las babosas de mar por sus llamativos colores y mágicos movimientos acuáticos. Pero estas aparentemente inofensivas criaturas marinas almacenan en su interior sustancias químicas tóxicas para ahuyentar a sus predadores. Un nuevo estudio demuestra que seleccionan una sola toxina con un compuesto tan potente que, con una mínima cantidad, es capaz de matar a un pequeño crustáceo. Son protagonistas de nuestro #Cienciaalobestia.

Una de las especies de babosa de mar estudiadas (Chromodoris magnifica). / Eva McClure

Una vez absorben las sustancias químicas, las babosas de mar almacenan solo los compuestos más tóxicos para usarlos contra sus predadores

Hasta ahora se sabía que las babosas de mar, también denominadas ‘mariposas de los océanos’, obtenían toxinas a partir de lo que consumían, por ejemplo, esponjas de mar. Un nuevo estudio publicado en PLoS ONE demuestra que una vez absorben las sustancias químicas, almacenan solo los compuestos más tóxicos para usarlos contra sus enemigos.

“Hemos descubierto que las babosas de mar seleccionan una sola toxina para recoger y acumular un compuesto tóxico particular llamado Latrunculin A, conocido por su capacidad de matar células y ahora también a un crustáceo con la mínima cantidad, según han demostrado los test de toxicidad”, señala Karen Cheney, investigadora en la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Queensland (Australia) y autora principal del trabajo.

Esta práctica parece ser habitual entre estos moluscos nudibranquios (con las branquias al desnudo). Los científicos examinaron cinco tipos de babosas marinas recogidos en la Gran Barrera de Coral y en el sureste de Queensland, en Australia. Estas especies emplean defensas químicas y colores brillantes para ahuyentar a sus posibles predadores, un mecanismo similar al que utilizan las ranas dardo venenosas y las coloridas mariposas que avisan de su toxicidad por sus colores.

Babosa de mar (Chromodoris elisabethina) del estudio. / Anne Winters

“Sin embargo, aún tenemos que confirmar si los patrones de sus colores están relacionados con la potencia de sus defensas químicas”, indica Cheney. Precisamente, el equipo está investigando si los colores más brillantes de las babosas de mar son los más tóxicos y si las que se camuflan con su entorno también contienen defensas tóxicas.

"El papel de Latrunculin A en la naturaleza podría transferirse al campo de la medicina", dice Garson

Almacenar tóxicos sin intoxicarse

Los peces reconocen fácilmente las señales visuales gracias a los colores de estos moluscos, pero los científicos sospechan de que debe haber algo más ya que en las cinco especies de babosas estudiadas estaba presente el mismo compuesto tóxico. Según los biólogos, es posible que otros depredadores como los cangrejos utilicen otras formas de detectar la toxicidad de sus presas.

Pero, sin duda, uno de los aspectos que más intrigan a los investigadores, y en el que centrarán sus próximos estudios, es cómo estas criaturas son capaces de comer a sus presas y transportar elementos químicos tóxicos sin causarse ningún daño interno en su organismo.

“El papel que desempeña el compuesto elegido por las babosas –Latrunculin A– en la naturaleza podría transferirse al campo de la medicina para guiar la investigación hacia tratamiento contra el cáncer o enfermedades neurodegenerativas”, concluye Mary Garson, de la Escuela de Química y Biociencias Moleculares de la universidad australiana, y coautora del estudio.

Referencia bibliográfica:

Karen Cheney et al. "Choose Your Weaponry: Selective Storage of a Single Toxic Compound, Latrunculin A, by Closely Related Nudibranch Molluscs" PLoS ONE 20 de enero de 2016 DOI: 10.1371/journal.pone.0145134

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los neandertales tenían mayor semejanza genética con los ‘Homo sapiens’ que con los denisovanos

Un equipo, con participación española, ha analizado las secuencias genéticas del cromosoma Y de neandertales y denisovanos, estrechamente relacionados evolutivamente con los primeros. Los resultados revelan, sin embargo, mayor similitud genética entre los neandertales y los humanos modernos, lo que deja a los denisovanos como un linaje de una raíz más antigua para este marcador genético.

Alt de la imagen
Anatolia y el sur del Cáucaso no son la cuna de los caballos domésticos

El ADN antiguo de 111 restos indica que hace 4.000 años se produjo una entrada repentina de caballos domésticos desde las estepas euroasiáticas. El trabajo, que cuenta con la participación del CSIC, refuta la hipótesis de que la domesticación de los caballos comenzó hace unos 5500 años de forma independiente en Anatolia y el sur del Cáucaso.