Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La inhibición de un receptor de azúcares protege contra el ictus cerebral

Un nuevo estudio demuestra que al inhibir la lectina MLB se genera un efecto protector sobre los efectos negativos que provoca un ictus. Esta proteína interviene en los primeros pasos de la activación de la cascada de procesos involucrados en el daño cerebral.

RMN de cráneo que muestra una hemorragia intracerebral profunda (zona oscura). / Wikipedia

Una investigación en la que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que el receptor de azúcares lectina MBL desempeña un papel fundamental en los daños cerebrales asociados al infarto cerebral.

El trabajo, publicado en la revista Circulation, revela que la inhibición de este receptor puede proteger a un cerebro afectado por esta dolencia.

Hasta ahora el tratamiento más común frente a un infarto cerebral es la destrucción del trombo

“Esta proteína, que también reconoce e interacciona con el azúcar manosa, interviene en los primeros pasos de la activación de la cascada de procesos involucrados en el daño cerebral asociado a un ictus”, afirma Javier Rojo, investigador del Instituto de Investigaciones Químicas.

Por ello, al inhibir esta proteína se genera un efecto protector. Rojo considera a la lectina MBL como “una diana terapéutica de amplia acción en accidentes cerebrovasculares”. Hasta ahora, el tratamiento más común frente a un infarto cerebral consiste en la destrucción del trombo.

No obstante, el experto opina que se trata de “un remedio insuficiente, ya que su efecto es solo eficaz durante las tres o cuatro horas después del suceso, tras lo cual, los daños serían irreversibles.

“Sin embargo, esta nueva estrategia terapéutica podría aplicarse incluso más de 24 horas después de que haya tenido lugar el accidente cerebrovascular, lo que permitiría una mayor capacidad de actuación”, sostiene Rojo.

Referencia bibliográfica:

Franca Orsini, Pia Villa, Sara Parrella, Rosalia Zangari, Elisa R. Zanier, Raffaella Gesuete, Matteo Stravalaci, Stefano Fumagalli, Roberta Ottria, José J. Reina, Alessandra Paladini, Edoardo Micotti, Renato Ribeiro‐Viana, Javier Rojo, Vasile I. Pavlov, Gregory L. Stahl, Anna Bernardi, Marco Gobbi and Maria‐Grazia De Simoni. “Targeting Mannose‐Binding Lectin Confers Long‐Lasting Protection With a Surprisingly Wide Therapeutic Window in Cerebral Ischemia”. Circulation. DOI: 10.1161/circulationaha.112.103051

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Alt de la imagen
Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.