Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
‘Journal of Thrombosis and Haemostasis’ publica el estudio

La isquemia miocárdica aguda aumenta la expresión de genes proinflamatorios

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han demostrado que la isquemia miocárdica (la disminución del riego sanguíneo, y por tanto del oxígeno, que llega al corazón) desencadena una respuesta inflamatoria aguda tanto a nivel cardiaco como sistémico. Dado que la inflamación es un indicador de futuros problemas cardiovasculares, los resultados del estudio, publicado en Journal of Thrombosis and Haemostasis, refuerzan la necesidad de diseñar estrategias farmacológicas destinadas a reducir la respuesta inflamatoria tras un infarto.

Gemma Vilahur y Lina Badimon, investigadoras principales del estudio. Foto: CSIC-ICCC.

Mediante un modelo experimental porcino de infarto agudo de miocardio, los investigadores del Centro de Investigación Cardiovascular (centro mixto del CSIC y el Institut Català de Ciències Cardiovasculars en Barcelona) han demostrado que periodos cortos de oclusión coronaria inducen un aumento en los niveles de citoquinas proinflamatorias, una mayor activación de las células mononucleares presentes en sangre y una mayor reactividad plaquear.

Además, el equipo dirigido por la investigadora Lina Badimón, directora del centro, ha demostrado por primera vez que la isquemia aumenta la expresión a nivel cardiaco de proteina C-reactiva modificada (PCRm) y que ésta se asocia con los macrófagos (células del sistema inmune encargados de fagocitar cuerpos extraños) reclutados en el área de la lesión cardiaca. El equipo de Badimon ya había demostrado previamente que la PCRm induce trombosis y tiene efectos proinflamatorios.

Asimismo, los resultados revelan que tras 30 minutos de isquemia se produce un incremento tanto a nivel génico como proteico de MCP-1 (la quemoquina que regula la migración e infiltración de monolitos circulantes), ciclooxigenasa 2 (enzima proinflamatoria) y factor tisular (un elemento clave para la inducción de trombosis) en las células mononucleares circulantes. Del mismo modo, se produce un aumento de la reactividad plaquear a nivel funcional (con un aumento en la deposición de plaquetas bajo condiciones de flujo) y molecular (activación de RhoA, una pequeña proteína involucrada en la reorganización del citoesqueleto y consiguiente activación de la plaqueta).

En definitiva, los resultados demuestran que, además de la reacción inflamatoria generalizada asociada con la enfermedad aterosclerótica (caracterizada por el depósito de sustancias lipídicas en las paredes de las arterias de mediano y grueso calibre y causa principal de la isquemia) y sus posibles complicaciones trombóticas, el tiempo de isquemia afecta a las células mononucleares e induce una respuesta inflamatoria aguda adicional a nivel cardiaco y sistémico, así como un mayor riesgo de trombosis. Los nuevos conocimientos contribuyen a una mayor comprensión de los beneficios asociados a una rápida revascularización de la arteria coronaria ocluida.

Fuente: CSIC / Centro de Investigación Cardiovascular
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un nuevo mecanismo que controla la aparición del cáncer de hígado

Científicos del CNIC han diseñado un modelo animal en el que se puede estudiar el desarrollo del cáncer de hígado causado por los ácidos biliares. Publicado en PNAS, el estudio muestra que la proteína PPARα –al ser bloqueada– reduce drásticamente la incidencia y la progresión de este tipo de tumor, denominado colangiocarcinoma.

Alt de la imagen
La historia evolutiva del sarampión pone una nueva fecha al origen del virus

El virus del sarampión empezó a infectar a los humanos unos 1.400 años antes de lo que se pensaba. Así concluye un nuevo estudio cuyos resultados pueden ayudar en la lucha contra otros patógenos humanos.