Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio ha sido publicado en el último número de Journal of Applied Ecology

La mortalidad de las aves en los parques eólicos es muy superior a la estimada en los informes previos

Un estudio analiza el índice de accidentes con aves en los aerogeneradores durante tres años en 20 parques andaluces. La mortalidad, una vez los parques están operativos, está muy por encima de las estimaciones en los exámenes previos a la obtención de licencias.

La mortalidad de aves por colisiones con las turbinas es uno de los principales impactos adversos de los parques eólicos. Imagen: CSIC

"La metodología para estimar el impacto de los parques eólicos empleada en España es inadecuada"

El impacto estimado de mortalidad de aves en los parques eólicos, estimado en los informes ambientales previos a la concesión de licencias, no se corresponde con las cifras reales. La investigación internacional, liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
sugiere que las administraciones públicas podrían haber concedido permisos de construcción de parques de aerogeneradores basándose en criterios erróneos.

“Este trabajo demuestra por primera vez que la metodología para estimar el impacto de los parques eólicos empleada en España, que es similar a la de Europa y Estados Unidos, es inadecuada”, explica el investigador del CSIC Miguel Ferrer, de la Estación Biológica de Doñana. La investigación compara los datos recopilados durante tres años en 20 parques eólicos con las cifras estimadas para estas instalaciones en el estudio de impacto ambiental previo a su construcción, así como con otros 33 proyectos de campos eólicos que no obtuvieron la aprobación por parte de la Administración.

Todos los emplazamientos estudiados se situaban en la región andaluza de Tarifa. Según Ferrer, “los datos del estudio indican que durante los últimos años se han autorizado parques eólicos que según los estudios previos eran seguros cuando, en realidad, su mortalidad ha resultado ser muy elevada una vez operativos. Del mismo modo, es muy posible que siguiendo esos criterios erróneos se haya denegado la autorización a parques eólicos que hubiesen sido seguros para las aves”.

Importancia del emplazamiento de cada turbina

En la actualidad, los estudios de impacto previos a la construcción se hacen midiendo los parámetros del parque eólico como conjunto. Los parques suele tener más de 20 turbinas y los resultados de la investigación demuestran que la cifra de mortalidad de aves y su distribución varía mucho entre turbinas contiguas. Esto es debido a que las corrientes de viento y la orografía de la zona determinan el comportamiento de las aves.

Por ello, los investigadores proponen en este estudio que la evaluación y la autorización para el emplazamiento de los futuros parques eólicos se base en el
análisis de los parámetros de cada aerogenerador de forma individual y no en el conjunto del parque. Además, la investigación sugiere el uso de tecnologías, como las simulaciones previas en túneles de viento, que permitan incrementar la calidad de las estimaciones de riesgo. De esta manera, se compatibilizaría la generación de energía no contaminante y la conservación de la biodiversidad.

Previsiones y mortalidad real

Los parques eólicos apenas generan contaminación. Sin embargo, la mortalidad de aves por colisiones con los rotores de las turbinas es uno de sus principales impactos adversos.

Según esta investigación, la mortalidad de las aves varía mucho de un parque a otro y algunas especies se ven más afectadas que otras. Uno de los datos más alamartes es el de las rapaces: se ha registrado la tasa más alta hasta el momento de este tipo de aves estrelladas contra las turbinas. El buitre leonado es la especie más afectada, con un 23% de las muertes.

Miguel Ferrer, Manuela de Lucas, Guyonne F. E. Janss, Eva Casado, Antonio R. Muñoz, Marc J. Bechard y Cecilia P. Calabuig. Weak relationship between risk assessment studies and recorded mortality in wind farms. Journal of Applied Ecology. DOI: 10.1111/j.1365‐2664.2011.02054.x

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.